Adele se confiesa enamorada como nunca y aclara sus planes de boda con su novio, Rich Paul: “Quiero más hijos. Soy una señora de mi casa”

“Estoy obsesionada con él”, asegura la cantante británica sobre su pareja, con quien sale desde hace más de un año, en una poco habitual entrevista en la edición británica de la revista ‘Elle’

La cantante Adele y el agente deportivo Rich Paul en un partido de los 2022 NBA Playoffs en San Francisco.
La cantante Adele y el agente deportivo Rich Paul en un partido de los 2022 NBA Playoffs en San Francisco.Harry How (Getty Images)

“Nunca he estado tan enamorada. Estoy obsesionada con él”. Con estas palabras la cantante Adele, de 34 años, ha hablado abiertamente de su novio, Rich Paul, un agente deportivo de 40 años. Lo ha hecho en una entrevista en la versión británica de la revista Elle, en una rara muestra pública de afecto de la cantante, que ha mantenido un perfil bajo en lo personal desde que se casara en secreto y se divorciara, ya de forma más pública, en 2018 con el empresario Simon Konecki, padre de su hijo Angelo, de nueve años.

Por su parte, Paul tiene tres hijos propios. Ambos están renovando su nueva casa pensando en que sirva para dar cobijo a una familia mixta. No será por espacio. Se trata de una mansión de estilo español en Beverly Hills, California (EE UU). La casa, diseñada por el arquitecto Richard Landry, conocido como “el rey de la megamansión”, cuenta con seis habitaciones y nueve cuartos de baño. Adele se la compró a Sylvester Stallone, su antiguo propietario, el pasado mes de enero. Pagó 58 millones de dólares.

En la entrevista a Elle, Adele declara que se casaría con su novio, “absolutamente”. Las declaraciones llegan después de los insistentes rumores de compromiso entre ambos, que se intensificaron el pasado febrero, tras la ceremonia de los premios Brit, donde se vio a la cantante luciendo un impresionante anillo con un diamante en forma de lágrima. En la entrevista, la periodista le llega a preguntar hasta en tres ocasiones por este compromiso. La cantante despacha las dos primeras saliendo por la tangente para acabar asegurando a la tercera: “No estoy comprometida. Solo me gustan las joyas de alta gama”.

2020 fue un año difícil para Adele. Ella y Konecki se separaron en 2019, y después llegó la pandemia. Estaba en duelo por el fin de su relación, encerrada en su casa y sufría ataques de ansiedad. En sus momentos más oscuros, grabó notas de voz de sí misma llorando, hablando con su hijo Angelo. Algunas se pueden escuchar en su álbum 30. “Fue horrible”, recuerda. “Daba vueltas por la casa como una maldita avispa”.

Poco a poco, fue saliendo del agujero. Se comprometió a hacer terapia y probó con remedios extravagantes como baños de sonido y meditación. Pero funcionó. También empezó a hacer deporte y se reconcilió con su padre, Mark Evans, que estuvo ausente la mayor parte de su vida. Murió de cáncer en mayo de 2021. Por último, se enamoró.

Adele y Rich Paul se conocieron en una fiesta hace unos años. Se hicieron amigos de inmediato, pero no empezaron a salir hasta 2021. Decidieron hacer pública su relación ese mismo año, cuando ella se sentó junto a él en un partido de la NBA en julio. “Por suerte para él, me encanta el baloncesto”, dice Adele.

La cantante asegura en la entrevista que “definitivamente” tendrá más hijos con él, matizando que no se trata de un proyecto a corto plazo. “Quiero más hijos. Soy una señora de mi casa y una matriarca. Además, una vida estable me ayuda con mi música. Pero ahora mismo, todo lo que tengo en mi cerebro es Las Vegas. Quiero hacerlo jodidamente bien”. La cantante se refiere de esta forma a la residencia que iba a estrenar en la ciudad norteamericana, un show en el que iba a presentar su último disco. El espectáculo fue cancelado a última hora en un vídeo en el que una Adele llorosa explicaba a cámara que era “imposible” empezar su espectáculo con “la mitad del equipo”, enfermo de covid-19, pero varios medios aseguraron entonces que el verdadero motivo fueron problemas con su novio.

“Fue el peor momento de mi carrera con diferencia”, asegura la artista en la revista. Entonces se encerró en su casa y se alejó del ojo público. Llegó incluso a hacerse una cuenta falsa en Twitter para leer todas las críticas que estaba recibiendo. “Estaba avergonzada”, resume Adele. “Pero en realidad hizo crecer mi confianza en mí misma, porque fue algo muy valiente. Y no creo que mucha gente hubiera hecho lo que hice. Estoy muy orgullosa de mí misma por estar a la altura de mis necesidades artísticas”. Finalmente la artista presentó su álbum en Hyde Park, en el que fue su primer concierto en directo en cinco años. Las críticas fueron entusiastas y ahora la cantante ha retomado su proyecto en Las Vegas. Parece que la suerte le sonríe, en lo personal y en lo profesional.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS