James, el hermano de Kate Middleton, se casa en una boda íntima en Francia

El hermano pequeño de la duquesa de Cambridge y la consultora Alizee Thevenet salen juntos desde hace casi tres años

Alizee Thevenet y James Middleton en una gala en Londres en junio de 2021.
Alizee Thevenet y James Middleton en una gala en Londres en junio de 2021.David M. Benett (Dave Benett/Getty Images for Bvl)

Hace ya más de una década Kate Middleton entró a formar parte de la familia real británica y, desde entonces, todo lo que la rodeaba empezó a perseguirse y analizarse con lupa y, por supuesto, su familia. Sus padres, Michael y Carole, y sus hermanos, Pippa (que fue dama de honor en la boda de los duques de Cambridge ante los ojos de millones de espectadores) y también su hermano menor, James. Ahora, el más joven de la familia se ha casado y, aunque ha intentado hacer una boda pequeña y discreta, se ha convertido en noticia.

Más información
James, el miembro más desconocido de la familia Middleton
James, el soltero de oro de los Middleton, presenta a su nueva novia

James Middleton, de 34 años, ha celebrado este pasado fin de semana su enlace con la que hasta ahora era su prometida, una joven francesa llamada Alizée Thevenet, de 31. La pareja lleva saliendo unos dos años y medio; se conocieron hace tres en un club de Londres, y en Navidad de 2018 se les vio y fotografió juntos en la isla caribeña de San Bartolomé, destino vacacional favorito de los Middleton, junto a Pippa y Carole Middleton. Meses después él hizo pública la relación en mayo de 2019. En octubre de 2019, la pareja anunciaba su compromiso. “Ella dijo oui[sí, en francés]. Nuestro secreto ha salido a la luz pero no podemos estar más felices de compartir la noticia”, escribió él pocas horas después de que varios medios británicos filtraran la noticia.

Ahora, casi dos años después y con una pandemia de por medio, ha llegado por fin la boda. El enlace se ha celebrado en Francia, en la localidad de Bormes-les-Mimosas, junto al Mediterráneo y muy cerca de Saint Tropez. Aunque James Middleton siempre ha rehuido la fama, ha querido compartir este momento personal en sus redes sociales, donde tiene unos 218.000 seguidores. “Señor y señora Middleton”, escribía junto a un corazón y las iniciales de Gran Bretaña y Francia, sus mutuos países de origen. “Me he casado con el amor de mi vida rodeado de familiares, amigos y por supuesto de unos cuantos perros en el hermoso pueblo de Bormes-les-Mimosas. Las palabras no pueden describir la felicidad que siento”.

Por el momento, solo se ha visto una fotografía de los novios, la publicada por James en Instagram, donde ambos aparecen sonrientes, ella con vestido blanco y él con un traje claro, camisa azul y corbata oscura, montados en lo que parece un coche descapotable con un perro detrás. Pero según la prensa británica toda la familia Middleton acudió al enlace, incluida la duquesa de Cambridge con su esposo, Guillermo de Inglaterra, y sus tres hijos, Jorge, Carlota y Luis.

Thevenet ha sido analista en una consultora de Londres y ahora dirige una empresa tecnológico-financiera; además, su padre es diplomático, ya retirado. Unas experiencias que la han llevado a vivir en países como Alemania, Chile o Indonesia y a hablar con fluidez tres idiomas. Por su parte, James Middleton siempre ha tratado de pasar desapercibido pese a su directa conexión con quien un día será reina consorte de Inglaterra. En una entrevista en agosto de 2019 con la revista Tatler relató cómo el hecho de ser familiar cercano a los duques de Cambridge le había pasado factura. “De repente, públicamente, juzgaron si fui un éxito o un fracaso”, relataba. “Eso pone presión sobre ti porque, en mi opinión, vivo de manera independiente a mi familia y a los eventos que hayan ocurrido”. También ha dicho en alguna ocasión que lleva “una vida separada de ellos”. “Si hay un interés en mí, genial. Si hay un interés en mí por ellos, es diferente”, dice.

Esa situación le hizo encarar una difícil depresión que llegó a calificar de “paralizante” y de la que ya habla públicamente. En una columna en el Daily Mail en enero de 2019 contó que había sido diagnosticado con Trastorno por Déficit de Atención (ADD) un año antes y de dislexia en la niñez. Además, explicó que había sufrido una depresión que le hizo rozar el suicidio. Relataba que le era imposible comunicarse incluso con sus familiares y amigos más queridos y cercanos. “Sé que estoy bendecido y vivo una vida privilegiada”, asumía. “Pero eso no me hizo inmune a la depresión. Es difícil describirlo. No es meramente la tristeza. Es una enfermedad, un cáncer de la mente”. “La inercia debilitante me atrapó. No podía ni responder al mensaje más simple, así que no abría mis correos electrónicos”, escribió. En la entrevista con Tatler dijo: “Es más difícil hablar con aquellos que están más cerca de ti. Era imposible que mis seres queridos supieran sobre la tortura que ocurría en mi mente”, contaba hace dos años.

James Middleton estudió, con una trayectoria menos brillante que sus hermanas, en el internado Marlborough College, para después pasar por la universidad de Edimburgo para formarse en Gestión de Recursos Ambientales, donde solo duró un curso. Decidió montar una empresa para hacer repostería en casa en 2007, Cake Kit Company, que cerró en 2015. En 2014 montó una empresa de personalización de chucherías, que perdió un millón de euros en 2015 y 1,9 millones en euros en 2016. Desde 2013 y durante casi cinco años salió con la cantante, actriz y presentadora Donna Air, con quien llegó a acudir a la boda de su hermana mediana, Pippa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS