Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los negocios de los hermanos de Kate Middleton, una ruina

James perdió 1,9 millones en 2016 con su empresa de chucherías y Pippa ha cerrado la suya

Pippa Middleton y James Middleton, en Wimbledon.
Pippa Middleton y James Middleton, en Wimbledon. Getty Images

Los hermanos de Kate Middleton no tienen ojo para los negocios a diferencia de sus padres que en solo unos años sumaron una fortuna con su empresa de eventos. James, de 30 años, presentó el pasado martes el balance de su empresa de malvaviscos que arroja unas pérdidas de 1,9 millones de euros. Lo de Pippa, de 34 años es peor, ha cerrado su negocio.

Convencido de que su futuro estaba en el emprendimiento, e influido tal vez por el éxito de la empresa familiar, Party Pieces, James lanzó en 2007 una start up para hacer repostería en casa, Cake Kit Company, con la que pretendía erigir “un imperio de las tartas”. Pese a hacerse valedor de premios como el Smarta 100 o el Haines Watts Young Entrepreneur, el negocio no llegó a despegar y acabó cerrando en 2015. Ahora su última apuesta parece aún más arriesgada: en 2014 puso en marcha Boomf, una empresa que comercializa malvaviscos que pueden personalizarse con imágenes. Es fácil entender por qué se autodefine como un “Willy Wonka moderno”.

La compañía de James Middleton ha visto como sus pérdidas se duplicaban en solo un año según revelan los nuevos documentos financieros que ha presentado. El balance de Boomf, publicado este martes, muestra que la empresa de confitería  perdió 1,9 millones en euros en 2016 frente al millón del año anterior. Su cuñado, el marido de Pippa, James Matthews, invirtió  90.000 euros apoyando a la empresa llamada Boomf en 2015, comprando 12,853 acciones a 7,78 cada una. Las cuentas que recoge la prensa británica también revelaron que las reservas de efectivo de la compañía se han reducido de  989.000 euros a  395.000 y que se está manteniendo a flote con  préstamos de 500.000 euros. El negocio del varón de los Middleton nació a la sombra de la empresa familiar Party Pieces, dedicada a los eventos. De hecho comparten oficinas.

Pippa Middleton y su esposo James Matthews,
Pippa Middleton y su esposo James Matthews, Cordon Press

La noticia llega solo unos días después de que Pippa cerrara su propio negocio, PXM Enterprises, que anteriormente dirigía sus actividades editoriales, incluyendo su libro de planificación de fiestas y sus colaboraciones con la revista del supermercado Waitrose. 

Pippa se casó este año con James Matthews, de 40 años, director ejecutivo de Eden Rock Capital Management, un fondo de cobertura que fundó en 2001 y que en 2007 ya gestionaba inversiones por valor de más de 1.200 millones de euros.