Cantantes

Luis Fonsi: “Despacito’ me hizo perderme las primeras veces de mi hijo”

El artista puertorriqueño, que confía en lanzar nuevo disco a finales de año, presenta ‘Bésame’, que ya se cuela en las quinielas de la canción del verano

El artista puertorriqueño Luis Fonsi, en Madrid el pasado jueves.
El artista puertorriqueño Luis Fonsi, en Madrid el pasado jueves.INMA FLORES

Lo que unió un ascensor que no lo separe nadie. Así debió pensar Luis Fonsi (San Juan de Puerto Rico, 43 años), cuando coincidió en un elevador junto al también puertorriqueño Mike Towers durante una gala de los Premios Billboard, donde ambos recibían galardones. Fue el propio Fonsi quien le pidió trabajar juntos y un año después llega Bésame, un tema que fusiona bachata y reguetón que en solo 10 días desde su lanzamiento ya acumula más de 10 millones de visualizaciones en YouTube y va camino de convertirse en la canción del verano. Algo que no debería ser extraño para el creador de Despacito, el tema que lanzó junto a Daddy Yankee en 2017 y que terminó siendo el fenómeno musical de la década.

Cuatro años y varios éxitos después, a Fonsi se le sigue iluminando la mirada cuando recuerda lo que supuso Despacito para su trayectoria y para su vida. “Es una bendición, un regalo de Dios. Mientras la gente no se canse y me la sigan pidiendo, la cantaré”, responde sincero sin mostrar un ápice de hastío por seguir hablando del tema que alcanzó la cima de las listas musicales en 47 países y se convirtió en la primera canción en español en mantenerse en el número uno de Estados Unidos durante 16 semanas. Cuenta, en cambio, que la escribió “como una más, igual que el resto”: “La compuse de la misma manera, con la misma guitarra, en el mismo estudio y con las mismas dudas y emociones que con cualquier otro tema”. Y reconoce que lo asocia a un reinicio en su profesión, pues llegó en una nueva etapa de su carrera. “Habían pasado tres años desde mi disco anterior, que fue muy diferente porque era más orgánico, grabado en Londres con una esencia muy británica. La música había cambiado mucho, yo cambié de sonidos, de productoras y por primera vez me lancé a hacer una colaboración con el artista urbano por excelencia”, dice sobre su compatriota Daddy Yankee, pese a las habladurías sobre la mala relación que surgió entre ellos tras el éxito.

Más información

Aunque todo fueron alegrías —”gracias a ella llevé mi música y mi idioma a Asia, Australia, Rusia… conocí a mucha gente y muchas otras culturas” —, Despacito también trajo algún inconveniente a su vida personal. Solo unas semanas antes de su lanzamiento nacía su hijo Rocco, el pequeño de los dos que tiene junto a su esposa, la modelo española Águeda López. “Eran sentimientos extraños porque necesitaba estar a tope profesionalmente pero, a la vez, me estaba perdiendo las primeras veces de mi niño, sus primeros pasos… Eso me costó mucho”, explica y bromea sobre que su hijo supo cómo devolvérsela. “Él fue el culpable”, ríe sobre que la canción infantil Baby Shark desbancara a Despacito como la melodía más vista de YouTube. La pandemia le ha permitido disfrutar de los suyos, pero reconoce que este parón debido a la crisis sanitaria le ha hecho valorar mucho más su profesión: “La música latina está en un momento muy importante a nivel global. Es un vicio muy hermoso y en este último año y medio me he dado cuenta de que lo necesito y de lo difícil que es no tenerlo”.

Pero además de dedicarse a su familia y de trabajar desde el estudio de su hogar en Miami en su nuevo disco, que prevé lanzar a finales de este año, el artista puertorriqueño se ha involucrado más que nunca en la política. Aunque se define “antipolítico”, la preocupación del intérprete de No me doy por vencido ante la desigualdad y la división política que ha vivido la sociedad estadounidense en los últimos meses ha influido en su decisión de alzar la voz por los latinos. Y lo ha hecho con conocimiento de causa. “Yo he sufrido bullying, racismo… y todavía hay gente que dice que, como hablo español, no soy americano. Eso me lo tomo muy personal, me hierve por dentro”, reconoce con pasión.

Haber vivido ese desprecio en primera persona le hizo decidir volcarse con el demócrata Joe Biden durante la campaña y el pasado septiembre presentó al candidato en un mitin en Florida en conmemoración del Mes de la Historia Hispana, donde también participaron el cantante Ricky Martin y la actriz Eva Longoria. “Mi padre siempre me enseñó que la política es un tema delicado y que hay que respetar a todo el mundo, por eso cuando me invitaron me lo pensé mucho, porque era una responsabilidad muy grande, pero sentí que había que hablar”, explica sobre la necesidad de ejercer de altavoz ante muchos compatriotas. “No estuve nada de acuerdo con la manera de gobernar de [Donald] Trump, especialmente con cómo trató a la población de Puerto Rico. Se burló de nosotros, nos despreció, y me lo llevé muy a lo personal”, explica sin esconder su contrariedad a muchas de las políticas del exmandatario: “[Biden] no será un presidente perfecto y cometerá errores, pero al menos hemos mejorado en el respeto a los derechos humanos. Ya no tenemos ese circo diario como había antes”.

Sin querer profundizar más en el tema, Fonsi pone ahora su mirada a lo que está por llegar. Más de dos décadas en la música después, reconoce que aún sigue teniendo ese mismo hormigueo en el estómago y esos nervios por subir de nuevo a un escenario. Algo que no llegará hasta 2022. Antes, el público podrá seguir sus pasos en la nueva edición de La Voz, que ya ultima las grabaciones como coach junto a Alejandro Sanz, Malú y Pablo Alborán. Y también anuncia nuevos temas que sorprenderán. Con cinco Grammy Latinos, 12 premios Billboard y dos American Music Awards, el músico advierte: “Las mejores canciones todavía no se han escrito”. Palabra de Fonsi.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50