Actrices

Milena Smit y su romance a ciegas con Pedro Almodóvar

La actriz de 24 años, nominada al Goya por su debut en ‘No matarás’, protagoniza la próxima película del director, al que no conoció hasta la última prueba.“Estoy en una nube”, afirma

Milena Smit posa en la Gran Vía madrileña el viernes 12 de febrero.
Milena Smit posa en la Gran Vía madrileña el viernes 12 de febrero.KIKE PARA

Quizá sean los prejuicios, verla tan seria, vestida de negro de pies a cabeza, con esa raya en el ojo que sobrepasa lo clásico. Quizá la imagen de ella en su primera y única película, No matarás, donde da vida a una lianta de cuidado que le arruina la noche (y la vida) a Mario Casas. Todo ello forja una idea de que Milena Smit (Elche, 24 años) es una mujer seria, distante. A los tres minutos de charla, su sonrisa constante y una voz como salida de una nana desmonta el mito. Smit es una debutante recién llegada al mundillo del cine, pero lejos de sentirse perdida o miedosa frente al interlocutor, se muestra abierta, divertida y salpica la conversación de tacos y “uffffs” cargados de expresividad.

Hija de manchega y holandés, el nombre de Smit está por todas partes. Ha fichado por Alma, nueva serie de Netflix, pero sobre todo se ha hecho hueco como una de las tres protagonistas de Madres paralelas, el que será el 22º largometraje de Pedro Almodóvar. Por si era poco para esta recién llegada a la industria y sin formación previa, todo va aliñado con una nominación al Goya a mejor actriz revelación.

La ficharon por Instagram. “Ni siquiera por una foto mía, sino de una mano con sangre”, cuenta, todavía sorprendida, sobre la elección del director David Victori para su personaje de Mila en su primera película. Él llevaba seis años buscando protagonista. Ella no era actriz: cuando acabó el Bachillerato, a los 17, no podía plantearse qué quería ser los próximos 50 años. “Me puse a currar: de camarera, poniendo copas, cuidando niños, de dependienta. Me vino superbién, eso te da valores y disciplina. Soy trabajadora y responsable”, dice, sin dudas. “No me había planteado ser actriz. He cumplido sueños antes de tenerlos”, reflexiona. Si tuviera que elegir ahora, estudiaría Psicología.

Milena Smit, la actriz de 24 años que protagonizará 'Madres paralelas', la próxima película de Pedro Almodóvar, posando en la terraza de Gran Vía, 40.
Milena Smit, la actriz de 24 años que protagonizará 'Madres paralelas', la próxima película de Pedro Almodóvar, posando en la terraza de Gran Vía, 40.KIKE PARA

El término de recién llegada no es al azar. “No sabía ni lo que era una claqueta. Era como un bebé“, ríe. Cuenta que para preparar el personaje de No matarás, el director la fue ayudando. “A Mario [Casas] y a mí no nos dejaron conocernos antes”, relata, pero para que ella rompiera el hielo de esa “figura imponente”, como le define con cariño, inventaron algo: llevaron al actor a un spa donde ella hizo de masajista, con él tumbado. “Estuve dándole un masaje como una hora, siempre de espaldas. Acabé incluso harta de él”, ríe. Cuando se miraron a los ojos a la hora de rodar, surgió la conexión.

Ese personaje le ha dado la fama en el mundillo, lo que la ha llevado en volandas hasta Alma y también hasta Pedro Almodóvar, con quien rodará junto a Penélope Cruz y Aitana Sánchez Gijón. Pero curiosamente ella no sabía a qué película optaba cuando hizo las pruebas. “Yo no sabía para lo que era, ¡y salí con la sensación de haber hecho la peor prueba del mundo! Soy superexigente conmigo misma y estaba muy frustrada”, rememora. Aunque sus agentes, presentes en la charla, desvelan que ellos se olían que se trataba de Almodóvar, no quisieron decirle nada para no ponerla más nerviosa. La segunda prueba “era una escena complicada”, pero se la preparó muy bien. “Me lo había currado la vez anterior, pero salí de ese y dije: la mejor prueba de mi vida”, ríe. Fue después, en una videollamada, cuando los agentes le contaron que era para Madres paralelas: “Pedro te ha visto ya en esas pruebas, le has gustado mucho y la semana siguiente tienes una prueba con Penélope [Cruz] y con él’. Y me eché a llorar, diciendo: ¡Me estás vacilando!”. Cuando tuvo que presentarse en las oficinas de El Deseo para esa prueba iba nerviosa, pero con un aprendizaje hecho. “He aprendido a no hacerme expectativas. Haber tenido el gusto de conocerlos ya me parecía un logro. Pero tanto con Penélope como con Pedro hubo un flechazo. Nos entendimos superbién y me encanta estar con ellos. Estoy embobada”, reconoce.

“Nos estamos entendiendo muy bien a la hora de trabajar”, explica del manchego. “Estoy compartiendo un reparto con actorazos y para mí es como... ¡Dios! ¡No me lo termino de creer!”, sigue sorprendiéndose. Cuenta que el director la está guiando y que juntos han encontrado una manera “muy linda” de trabajar. “Estoy en una nube”. Pero la más feliz de la historia es, cuenta, su propia madre: “Tardé dos meses en contárselo, era un secreto. El día que la llamé... Está supercontenta”.

Mario Casas, Netflix, Pedro Almodóvar, un Goya a las puertas... son algunas de las cosas grandes que le están pasando. Del galardón, dice, le hace ilusión y lo ve como un impulso, pero no se había hecho expectativas de la nominación ni se las hace de poder llevárselo. La fama está llegando en oleadas y quiere seguir manteniendo su intimidad: “Si esto es así no quiero ni imaginarme cómo va a ser cuando llegue todo”. Últimamente intenta cuidar su entorno, mantenerse en una pequeña burbuja. “Porque si no, siento que todo el mundo tiene mi vida en su boca, pero yo no la tengo en mis manos”, afirma. Si le llegan a plantear cómo sería todo hace dos años, se habría reído y habría soltado un “¡Me estás timando!”. “Mi vida no tenía ninguna posibilidad de acabar así. Se habrán alineado los astros”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50