Harald y Sonia de Noruega celebran 30 años como reyes y padres de una peculiar familia real

El matrimonio rompió las normas de la realeza y se casó por amor como luego lo hicieron sus hijos con parejas poco convencionales según las normas palaciegas

La familia real noruega.
La familia real noruega.

Los reyes de Noruega están estos días de celebración. Festejan 30 años en el trono. Esta vez no ha habido grandes fiestas, la pandemia obliga a actos modestos. En este caso una sesión de fotos y unas palabras de los protagonistas. “Ser reyes del país durante 30 años nos llena de gratitud. Miramos hacia atrás con alegría en los cientos de viajes y visitas que hemos hecho por nuestro país a lo largo de todos estos años. Echamos la vista atrás para recordar encuentros con personas en lo alto de las montañas y en las mesetas, en la costa y en los bosques profundos, en ciudades y pueblos”, confesaron. Y añadieron: “Nos hemos reunido en todo tipo de condiciones. Hemos compartido tanto experiencias buenas y divertidas como tristes y difíciles. Estamos profundamente agradecidos de que siempre nos reciban con tanta calidez y hospitalidad cuando les visitamos sin importar la ocasión. Hemos podido experimentar y conocer a un pueblo en toda su diversidad, coraje y perseverancia. Quien ve oportunidades y quien se preocupa por los demás. En toda Noruega conocemos a personas con un profundo amor por su ciudad natal, por su comunidad y sus semejantes. Nos llena de alegría y orgullo infinitos. ¡Gracias por la compañía en este viaje hasta ahora!”, aseguraron.

Este no ha sido un año fácil para ninguno de los dos. Primero tuvieron que hacer frente a la muerte de Ari Behn, el exmarido de su hija Marta Luisa y luego llegaron los problemas de salud de Harald. El soberano, que es un gran deportista y participó en competiciones de vela en los Juegos Olímpicos, tiene una salud frágil desde hace varios años, pero siempre se ha negado a abdicar. Además de su operación cardíaca en 2005, se había sometido a una intervención en 2003 por un cáncer de vejiga. También en noviembre de 2017 padeció una infección que le obligó a permanecer tres días hospitalizado. Y el año pasado, en diciembre de 2019, un virus le obligó a pasar unos días apartado de sus deberes, algo que se repitió el pasado mes de enero a causa unos mareos. Todo acabó con una operación en la que le sustituyeron una válvula cardíaca colocada hace 15 años. En todos esos momentos de baja médica Haakon asumió el trabajo de su padre.

Harald de Noruega y Sonia Haraldsen forman una de las parejas más sólidas de las monarquías europeas. Se conocieron cuando tenían 15 años en un campamento de verano. Él era el heredero al trono y ella la hija de un comerciante. Un amor juvenil por el que nadie apostaba. Mantuvieron su relación en secreto casi una década. Durante ese tiempo de discreción incluso se le adjudicaron otras parejas a Harald, entre ellas, la entonces Sofía de Grecia. Cuentan que la hija del rey Pablo, hoy reina emérita de España, se enamoró del apuesto noruego pero pese a ello, él siguió apostando por Sonia. El 29 de agosto de 1968 la pareja se casaba en la catedral de Oslo. En su caso triunfó el amor y su historia con final feliz abrió la puerta a otras personas que, sin ser miembros de familias reales, pasaron a formar parte de ellas. Quizá por ello, los reyes de Noruega aceptaron que su hijo Haakon se casara con Mette Marit, una mujer que aportó al matrimonio un hijo, y ahora intentan llevar lo mejor que pueden que su hija Marta Luisa se haya enamorado del chamán Durek Verret.

Marta Luisa es nota disonante en la familia real noruega. Tras impartir conferencias con su novio chamán, la princesa ahora ha anunciado que participará en un programa de televisión de desafíos, una serie de retos en los que participarán rostros conocidos del país. En Helt Harald se verá a las celebridades nórdicas haciendo esquí acuático, conduciendo un rally, practicando la equitación por paisajes nevados del país o haciendo rafting. En las primeras imágenes que han circulado del programa a modo de promoción se ve a la princesa montando a caballo.

La televisión no es el único medio en el que Marta Luisa está experimentando. Hace tan solo unos días habló en un podcast sobre su adolescencia y sus primeros años de juventud donde desveló que era una chica cargada de inseguridades, que hacía un gran esfuerzo por agradar a todo el mundo y que descubrió que muchos de los amigos que tenía no lo eran y solo estaban a su lado porque era miembro de la realeza.

Más información

Lo más visto en...

Top 50