Victoria Marichalar

Gonzalo Caballero y Victoria Marichalar, cinco meses de vidas radicalmente distintas

El torero ha sido dado de alta tras la grave cogida que sufrió en octubre y la hija de la infanta Elena consolida su relación con el Dj Jorge Bárcenas

Victoria Federica de Marichalar en el hipódromo de la Zarzuela de Madrid el pasado octubre.
Victoria Federica de Marichalar en el hipódromo de la Zarzuela de Madrid el pasado octubre.UAT / GTRES

Cuando el pasado 12 de octubre se conoció la gravedad de la cornada que el toro Colombo le había causado al torero Gonzalo Caballero (27 años) en Las Ventas, todo el mundo pensó en dos cosas: en la mala suerte de este joven torero, que vivía su segundo percance importante en menos de cinco meses, y en Victoria de Marichalar Borbón, la hija de la infanta Elena con quién se relacionaba al torero en aquel momento.

En los cinco meses que han pasado desde entonces se ha sabido que la relación sentimental que existía entre ambos se ha roto y que la vida de cada uno de ellos ha seguido derroteros radicalmente distintos. Fue el mismo torero, quien después de un largo tiempo en silencio, desveló la noticia en una entrevista en la revista ¡Hola!: “He estado saliendo con Victoria unos meses, pero he tomado la decisión de no tener una relación seria porque quiero centrarme en mi profesión”, dijo a finales de noviembre. Para entonces la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar ya se dejaba fotografiar con naturalidad en fiestas, reuniones de amigos y encuentros musicales con el dj Jorge Bárcenas, quien a pesar de su sonado apellido no tiene nada que ver con el extesorero del PP, Luis Bárcenas, según ha dicho su propio hijo, el cantante del grupo Taburete, Willy Bárcenas.

Al margen de este embrollo en el que un apellido ha llevado a forjar relaciones familiares erróneas, lo cierto es que la que fue pareja ha dado un giro importante a sus vidas en los meses durante los que Gonzalo Caballero ha estado de baja. El torero se ha centrado en este tiempo en recuperarse de la cogida, una cornada en la ingle izquierda que hizo temer por su vida. “Hubo ocho o nueve minutos en los que me dieron por perdido” dijo Caballero un mes después. Y este mismo miércoles ha publicado en sus redes sociales la noticia de que ha sido dado de alta aunque tendrá que continuar con su rehabilitación para poder pensar en su vuelta a los ruedos. Lo ha hecho con una fotografía en la que aparece vestido de luces y abrazando al doctor Máximo García Padrós, que le atendió en un primer momento en Las Ventas, acompañada del siguiente texto: “Hoy he recibido el alta médica después de casi cinco meses. Esta foto define a la perfección mi sentimiento de gratitud hacia mi ángel de la guarda, D. Máximo García Padrós. Ahora todo se centra en recuperar el nervio. Estamos acortando los plazos”, explica haciendo mención también al equipo de fisioterapeutas que le está ayudando en estos momentos.

Gonzalo Caballero, que nació en Madrid en el seno de una familia de clase media, es el segundo de tres hermanos y está muy unido a su madre desde que su padre falleció en 2017, a la edad de 52 años y después de una dura enfermedad que él mismo ha recordado en alguna de sus publicaciones para rendir un homenaje al coraje de su progenitor. Muy relacionado con el mundo del deporte, primero optó por el fútbol y a los 16 entró en la Escuela de Tauromaquia de Madrid. Debutó en la plaza en 2010 pero se matriculó en Ingeniería Informática, aunque los toros ganaron la batalla a los ordenadores y finalmente, y pese a las dos graves cogidas que ya ha sufrido, parece decidido a hacer de la tauromaquia su profesión. “Yo prefiero torear poco y bien que hacerlo de cualquier manera”, ha dicho en alguna ocasión. Ese es su objetivo más próximo: recuperarse para volver a enfrentarse a un astado en la plaza y seguir dibujando una carrera en la que ha llamado la atención por su seriedad en la plaza y su sentido clásico.

Por su parte Victoria de Marichalar (19 años) parece estar viviendo sus meses más locos y mediáticos para disgusto de su madre, la infanta Elena. La menor de los dos hijos que la infanta tuvo durante su matrimonio con Jaime de Marichalar tenía acostumbrado al público a una imagen de niña buena, prudente y callada. Pero la joven ha crecido y con su mayoría de edad ha llegado la pasión por descubrir y divertirse, que es común a muchos jóvenes de su edad. Mientras que durante los meses en los que frecuentó al torero se la pudo ver sobre todo en eventos deportivos, desde que sale con Bárcenas parece estar en todas partes. Aunque continúa estudiando Administración y Dirección de Empresas, disfruta a tope de su tiempo libre y normalmente acompaña a su pareja en sus actuaciones en las discotecas en las que pincha dj Barce. Además de estas citas musicales, los dos jóvenes han sido fotografiados juntos en varios viajes, el último de ellos a Ámsterdam, junto a un grupo de amigos, en cumpleaños y en reuniones de personajes variopintos, entre los que no faltan famosos instagramers e influencers.

Victoria de Marichalar se muestra ahora más espontánea y divertida, y no parece dispuesta a perderse casi nada. Su última aparición en las revistas del corazón, esta misma semana, no deja lugar a dudas al respecto. Con pantalones deshilachados y un bolso de Louis Vuitton colgando de su hombro, no dudó en ponerse detrás de la barra de un bar madrileño tradicional para aprender a tirar cañas junto a un grupo de amigos variopinto entre los que se encontraban rostros conocidos como Cayetana Rivera, hija del torero Fran Rivera y de Eugenia Martínez de Irujo, Gloria Camila Ortega, hija de José Ortega Cano y Rocío Jurado, o el actor Aarón Guerrero.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50