Y el mejor truco para hacer huevos escalfados es...

Coladores, torbellinos, microondas... Internet ofrece varias técnicas milagrosas para no naufragar con los difíciles huevos poché. El Comidistest las pone a prueba y descubre cuáles funcionan de verdad.

Porno pochéVídeo: MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA / UNTO

El huevo escalfado es quizá la prueba más dura de los Juegos del Hambre de la cocina. Gran parte de los que se enfrentan a ella mueren por el camino, y acaban comiéndose unas yemas cuajadas rodeadas por hilachos deslabazados de clara. Sólo unos pocos, muy pocos, logran el milagro de facturar en casa algo parecido a los huevos benedict de su restaurante cuqui de referencia. Por eso la Red está llena de fórmulas milagrosas que prometen unos huevos pochés -también se llamán así- perfectos aunque seas un zote integral.

¿Funcionan estos trucos para torpes? ¿O son puras falsedades creadas por cazadores de clics y visionados? Tras hacer la prueba del algodón a las recetas en taza al microondas, los trucos interneteros para afilar cuchillos o los artilugios culinarios de AliExpress, El Comidistest vuelve para comprobar si sirven para algo el colador, el torbellino, el microondas, el plástico transparente y otros recursos para los que necesitan desesperadamente un huevo escalfado pero no llegan ni a parvulitos de cocina. Si quieres saber cuáles son un sí cuáles un no y cuáles un bueeeeno, no tienes más que darle al play en el vídeo de arriba. Y si los haces y te quieres montar unos benedict que no se los salte un monje, aquí tienes la receta mágica de la salsa holandesa.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga

Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS