_
_
_
_
_

590 días de obras y 1.000 árboles menos: Ayuso planta una parada de Metro en Madrid Río

Los cambios en el texto como la destrucción del parque de Comillas y la tala de árboles en Madrid Río no fueron sacados a información pública

Madrid Río
Obras de la futura estación de Metro de la línea 11 en el parque de Madrid Río, en el distrito de Arganzuela en Madrid, el 9 de febrero de 2023.Jaime Villanueva

Madrid organiza este jueves un Congreso Nacional de Parques y jardines públicos. “Los espacios verdes como sistemas naturales de salud ciudadana serán el foco del congreso”, ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid en sus redes sociales. La realidad de este cónclave, sin embargo, no abordará que uno de los principales parques públicos de Madrid sufrirá una tala sin precedentes en unas semanas: más de 1.027 árboles serán cortados de cuajo, según el nuevo proyecto que pretende abordar la Comunidad de Madrid en Madrid Río y alrededores. El plan de la administración regional, amparado y apoyado por la capital, es la creación de dos nuevas paradas de metro de la línea 11. “Es una infraestructura esencial para vertebrar la movilidad en la ciudad”, recalcan fuentes del Ayuntamiento.

Los árboles del parque de Comillas ya están señalados para ser talados. También las enormes hileras de plataneros que dan una gran sombra en Madrid Río, una de las arboledas más antiguas del parque. Estas dos zonas verdes son las más afectadas por el nuevo proyecto de Isabel Díaz Ayuso. La ubicación de las dos nuevas estaciones de metro, que darán un servicio de transporte público muy demandado en la zona, ha causado sorpresa e indignación entre los vecinos del distrito. El proyecto de ampliación, que salió a información pública en un primer momento, no contemplaba ni la apertura de la estación de Comillas ni la apertura de la estación de Madrid Río dentro del parque con la consecuente tala de árboles. El primer proyecto contemplaba una zona asfaltada en el paseo de Yeserías, justo al lado.

Ahora, sin embargo, las vallas de obras ya cubren la zona que se va a ver afectada en Madrid Río, cerca del popular parque infantil del barco pirata, que también se va a retirar. Allí, donde ya ha comenzado la reforma, se está librando la primera batalla contra esta decisión unilateral. Más de 350 vecinos están organizando concentraciones para este sábado 18 de febrero a las 12.30. Han colocado carteles en la arboleda bajo el lema Yo defiendo este árbol y han presentado este miércoles una denuncia en los juzgados para frenar la construcción de la estación. Han solicitado medidas cautelarísimas para evitar la tala de árboles. Es decir, una petición a los juzgados para que, en menos de 42 horas, se frene el proyecto de deforestación.

La obra, adjudicado a la empresa Uter Acciona Dragados Rover Infra S.A. por más de 500 millones de euros, contemplaba en mayo del 2019 tres alternativas para conectar la estación de Plaza Elíptica con Conde de Casal. Según la memoria del proyecto, el trazado de la línea, de siete kilómetros, atravesaba el barrio de Comillas, pero no contemplaba la apertura de una estación. Entonces, la Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid, entre otros, solicitó que se abriese una para paliar las necesidades de transporte público de la zona. Sugirieron colocarla en la calle de Baleares, al este del parque, o en la esquina de esta misma calle con la de Miguel Soriano, al suroeste. La Comunidad de Madrid accedió a la petición, pero ha decidido abrirla en mitad del solar.

La apertura de la estación en el centro del parque no es lo que va a causar la tala de árboles. El problema es la tuneladora. Este lugar va a ser el punto de entrada de la máquina que se va a utilizar para crear el trazado de la mayor parte de la línea. El proyecto necesita despejar y levantar una zona de 25.184 metros cuadrados para ubicar la Zona de Instalaciones Auxiliares (ZIA) que necesita la tuneladora. El proyecto alega que ubicar la estación allí aumenta la distancia a edificaciones y reduce el impacto acústico y visual durante las obras. La medida dejará solo 10.000 metros cuadrados de zonas verdes para el disfrute de los vecinos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según la Comunidad de Madrid, van a talar 1.027 árboles en total, 58 se preservan y 348 se trasplantan, pero no especifican cuántos van a talarse en el parque de Comillas y cuántos en Madrid Río. “Dependerá de cómo avancen las obras”, indica una portavoz de la Consejería de Transportes e Infraestructuras a preguntas de este diario. Para compensar esta acción, financiarán la plantación de 19.513 nuevos árboles. El dónde y cuándo será decisión del Ayuntamiento de Madrid, que aún no ha planeado nada. Según la memoria del proyecto, las hileras de plátanos de sombra, de más de 50 años de edad y que sobrevivieron al soterramiento de la M-30 y a la construcción de Madrid Río, no se van a replantar. Según los planos del proyecto, se van a talar las hileras casi en su totalidad. Los que caigan se sustituirán por otra especie de árbol, el Acer platanoides, que, según los informes de la Comunidad de Madrid, son más seguros para la población, sin especificar en qué.

Cartel de protesta por la tala de árboles en los parques de Madrid Río y de Comillas.
Cartel de protesta por la tala de árboles en los parques de Madrid Río y de Comillas.

El por qué de esta nueva ubicación de la estación de Madrid Río no está claro. La Consejería de Transportes e Infraestructuras alega que la construcción de la estación de Comillas provoca que cambie ligeramente el trazado de la línea y la nueva ubicación es “más óptima para este nuevo trazado”. Sin embargo, el proyecto recoge una recomendación del promotor de la obra que especifica que acercar la estación al río y, por tanto, a las construcciones del soterramiento de la M-30 es desaconsejable, ya que implica que las construcciones deben ser más profundas para esquivar las que sostienen el túnel. Uno de los vecinos, Eduardo Ramis, miembro de la asociación vecinal del distrito de Arganzuela Pasillo Verde Imperial, afirma que el motivo de mover la estación de sitio es que en el anterior las obras cortarían el tráfico de la zona y habría que redireccionarlo. Este argumento también está recogido en el proyecto de obra.

Los técnicos encargados de la obra han visitado las casas de la zona para realizar fotografías de las paredes por si aparecen grietas causadas por las obras para prevenir problemas estructurales.

Tras los cambios en el proyecto causados por la creación de la estación de Comillas y la nueva ubicación, se pidió que se volviese a realizar el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) de la obra, y se realizó una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA), que ha catalogado esta alternativa como la más perjudicial para el medioambiente, con 9.624,60 metros cuadrados de zonas verdes afectadas, pero la más beneficiosa para las opciones de movilidad pública de los vecinos. Jesús Martín, miembro de Ecologistas en Acción, denuncia que la Comunidad de Madrid ha cometido “un grave incumplimiento de la Ley de Transparencia al no haber seguido el procedimiento adecuado de información pública” de las modificaciones del proyecto. También alega que “de acuerdo al inventario del EsIA recogido en la DIA, solo se iban a ver afectados 20 árboles en Madrid Río, frente a los más de 180 inventariados en el proyecto de ejecución”.

El portavoz de la entidad ecologista explica que las obras en Madrid Río no van a afectar a la fauna del río, pero sí a las aves. “Es la zona verde más interesante que hay en Madrid, ya que conecta directamente con la sierra de la región. El parque es uno de los pocos refugios que tienen las aves para anidar y con la destrucción de los árboles y el ruido de las obras se van a marchar”, remarca Martín. Las obras de Madrid Río van a durar 590 días: “No sabremos cómo va a afectar a la fauna hasta que ya esté hecho”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_