_
_
_
_
_

Almeida rectifica su plan contra los pisos turísticos: la polémica normativa de Carmena seguirá vigente

El Ayuntamiento aprueba en un pleno extraordinario una serie de cambios en el plan de ordenación urbana, vigente desde 1997, con los votos a favor de Vox, Ciudadanos y PP

Plan contra pisos turísticos
Turistas en una calle del Centro, al salir presuntamente de un alojamiento en pisos turísticos.Luis Sevillano

Al cajón de las promesas. No habrá cambios. El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado este lunes que, pese a lo que había anunciado en junio de 2021, ahora descarta modificar la ordenanza de los pisos turísticos. La medida seguirá como hasta ahora. Por norma general, aquellos propietarios que quieran alquilar sus casas a turistas tendrán que contar con un acceso independiente en su portal para dichos pisos turísticos. Este cambio está vigente en la capital de España desde 2019, cuando la entonces alcaldesa Manuela Carmena intentó regular una de las principales demandas de los vecinos del distrito Centro, que veían cómo las viviendas de alquiler se reducían cada vez más y más al mismo tiempo que se incrementaban los precios. Este acceso independiente consistía, básicamente, en que los turistas accederían a la vivienda alquilada por un lugar distinto al de la puerta de entrada. Es decir, que no podrían usar el portal, ni las escaleras comunes. Tampoco el ascensor del edificio.

Según datos internos municipales, solo el 2% de las viviendas de Madrid cumplen con estos requisitos. Con esta normativa tendrían que haber desaparecido los pisos turísticos en Madrid desde hace tres años. ¿Qué sucede entonces? Que la normativa se incumple a diario. Un simple paseo a cualquier hora del día por la zona centro es un ir y venir constante de turistas con maletas accediendo a los edificios que solo cuentan con un portal. El Ayuntamiento calcula que ahora mismo existen más de 10.000 viviendas turísticas en la capital.

El Gobierno de Ahora Madrid aprobó este Plan Especial para frenar la conversión de viviendas habituales en pisos de uso turístico en marzo de 2019, con el voto en contra de PP y Ciudadanos, que prometieron poner fin a las medidas si ganaban las elecciones. Una vez en el poder, tanto PP como Ciudadanos tardaron más de dos años en proponer una alternativa a la regulación de Carmena. El plan llegó en junio de 2021. El equipo de Ciudadanos, liderado por el edil de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, planteó en una Junta de Gobierno al resto de los ediles que los pisos turísticos se restringirían exclusivamente a los pisos bajos y a los primeros, eliminando así el plan de Carmena y su enquistado y polémico acceso independiente. Un año después, Fuentes ha descartado también esta medida. “Todo seguirá como hasta ahora, con la normativa de Carmena”, ha dicho. Los pisos turísticos tampoco se pueden regular por días. El 9 de abril de 2019 la Comunidad de Madrid descartó también esta medida. En junio de 2021, la vicealcaldesa Begoña Villacís, respondía así a preguntas de este diario sobre las medidas que estaban barajando:

―¿La normativa de pisos turísticos se tiene que regular por días, como en Barcelona?

―Estamos en ello. Por respeto a las partes no puedo avanzar más.

Finalmente, ha quedado descartada. Esta era una de las principales reivindicaciones del sector. “El 40% de las pernoctaciones se hacen en apartamentos turísticos. Si limitamos la oferta a bajos y primeros, sin luz y sin intimidad, estaremos ofreciendo una mala oferta, que probablemente atraerá un turismo de poca calidad”, explicaba hace unos meses Chema González, presidente de la Asociación de Gestores de Viviendas de Uso Turístico (Asotur), que representa a las 25 empresas más importantes del sector y a más de 1.000 viviendas. “Tengo la esperanza de que haya modificaciones. En caso contrario, sería una de las ciudades con la regulación más restrictiva a los pisos turísticos. Aplaudimos que se regule y que haya límites, pero nos parece un disparate la retroactividad”. Y avisaba de que si la norma no cambiaba, Madrid desaparecerá de los grandes destinos turísticos. “Nuestra apuesta es que se tienen que regular los pisos turísticos cuanto antes”, cuenta ahora por teléfono Vicente Pérez, portavoz de Vivienda de la Federación Regional de las Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). “El plan actual que quieren mantener no se cumple. Si se mantiene el plan de Carmena tendrá que aplicarse, pero hasta ahora no han hecho nada”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A los pisos turísticos se les achaca gran parte del problema de la vivienda de alquiler en la capital. Hay cuatro datos contundentes que explican la situación del mercado en Madrid. Uno: alquilar una vivienda en Madrid sale un 82% más caro que en la media del resto de ciudades del país, según un informe publicado el 2 de agosto por el Banco de España. Dos: una pareja de menos de 35 años y con ingresos medios solo puede encontrar un alquiler asequible en el mercado libre en 13 de los 128 barrios de Madrid, según un análisis elaborado por EL PAÍS en 2020. Tres: el último informe del Observatorio de Emancipación Juvenil de 2019 describe: “El aumento continuado de los precios del mercado inmobiliario, tanto en venta como en alquiler, hacen de la vivienda un bien económicamente inalcanzable para la población de entre 16 y 29 años de la Comunidad de Madrid”. Y cuatro: la media del precio del alquiler en la capital es de la más altas de España, según el Índice de Alquiler de Vivienda elaborado por el Ministerio de Transportes.

Según datos del Ayuntamiento, entre el 1 de enero de 2021 y el 1 de febrero de 2022 la Agencia de Actividades municipal ha inspeccionado 6951 viviendas. De estas, 625 se dedicaban a uso turístico y el resto (6.326) a uso residencial tradicional. El Consistorio ha dictado 592 órdenes de cese de actividad por incumplir con los requisitos para este tipo de viviendas.

Cocinas fantasma y licencias

PP y Ciudadanos aprobarán este martes en una Junta de Gobierno extraordinaria algunas modificaciones del plan de urbanismo de la ciudad, vigente desde 1997. Modificar el plan completo requiere, al menos, de ocho años de estudio. El objetivo es adaptar algunas de las nuevas realidades urbanas al plan de 1997. Por ejemplo, las cocinas fantasma, un problema que afecta a numerosos barrios de la capital e incluso colegios, donde las chimeneas sobresalen como periscopios en el patio del recreo. Desde este martes, se limita la implantación de estas cocinas a locales de uso industrial con un máximo de 350 metros cuadrados. La normativa exige que tanto la carga, la descarga y la estancia de los transportistas se haga en el interior del mismo. El máximo de cocinas permitidas será de ocho. Las actuales seguirán vigentes porque la normativa no tiene carácter retroactivo.

Novedades en las terrazas

Las terrazas, los trasteros y los cuartos de instalación en plantas de piso no computarán a efectos de edificabilidad. A partir de ahora también se permitirán los miradores con persiana, que hasta ahora no se podían poner. El Ayuntamiento también quiere favorecer la implantación de viviendas sostenibles.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Manuel Viejo
Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_