Muere Enrique de Aguinaga, decano de los Cronistas de la Villa

Su fallecimiento priva a la ciudad de uno de sus periodistas con mayor trayectoria profesional y docente

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, con Enrique de Aguinaga, en un reciente homenaje al cronista.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, con Enrique de Aguinaga, en un reciente homenaje al cronista.Ayuntamiento de Madrid

La muerte de Enrique Aguinaga López, a los 99 años de edad, decano de los Cronistas de la Villa de Madrid, priva a la ciudad de uno de sus periodistas con mayor trayectoria profesional y docente. Había nacido en 1923 en la localidad cacereña de Valverde del Fresno, al haber sido destinado alli su padre, José Antonio Aguinaga, veterinario navarro, amigo íntimo del dirigente republicano y Embajador de España en Máxico, Félix Gordón Ordax. En Valencia, en 1937 y con 13 años de edad en plena Guerra Civil, Aguinaga recordaba haber escuchado al embajador español asegurar que la guerra estaba perdida para la causa republicana y que su misión entonces, en la visita ad limina que giraba al Presidente de la República era preparar el exilio español en el país azteca con el presidente Cárdenas.

Enrique de Aguinaga cursó Bachillerato en el Instituto Salmerón de Barcelona, donde fue alumno del filósofo Eduardo Nicol; posteriormente, estudiaría Magisterio y siguió estudios de Técnico de Telecomunicación para graduarse posteriormente en Periodismo. Comenzaría su ejercicio profesional en el diario Arriba, para desempeñarlo luego en medios como La Vanguardia, Ya, Hoja del Lunes, la Voz de Madrid y La Gaceta y, décadas después, en la revista La Ilustración de Madrid, que dirigió durante siete años. Experto en información local, su carrera giró en torno a la ciudad de Madrid, de cuyo Estatuto de Capitalidad fue comprometido adalid. Durante años pugnó por conseguir un desarrollo reglamentario del artículo 5 de la Constitución Española, que asigna a Madrid la capitalidad de España.

De igual modo, como docente de Periodismo, docencia que desarrolló como Profesor en la Escuela Oficial, en la Escuela de Periodismo de la Iglesia y en el CEU-San Pablo, se convirtió en uno de los enseñantes que desplegó más beligerancia para conseguir la integración de los estudios del Periodismo en la Universidad, que culminaron con la creación de la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense, de la cual fue catedrático y, posteriormente, emérito.

Fue asimismo el primer Doctor en Ciencias de la Información que ingresó en la Real Academia de Doctores, con un discurso sobre La dimensión científica del Periodismo. En las asociaciones profesionales, como la Asociación de la Prensa, en la que detentaba el carné profesional número 1, y la Federación de Asociaciones de la Prensa, desempeñó distintas Secretarías y cargos directivos. Premio Nacional de Periodismo con los galardones Luca de Tena, Rodríguez Santamaría y Mesonero Romanos, fue autor de media docena de libros, señaladamente Periodismo, profesión, de 1980, utilizado como libro de texto en las escuelas periodísticas. De igual modo, publicó, con Stanley Payne, Mil veces José Antonio, sobre el líder falangista, de cuyo pensamiento se consideraba legatario. En los años 60, emprendería una breve carrera política tras ser nombrado Delegado de Servicios del Ayuntamiento de Madrid y, posteriormente, Director Gerente de Mercamadrid, durante el mandato municipal del alcalde Carlos Arias Navarro.

Con amplia desenvoltura social, Enrique Aguinaga desplegaba una capacidad de trabajo manifiesta en una ingente tarea documental sobre la Historia de Madrid, recientemente cedió su copioso archivo al Museo Municipal de Historia. Dotado de un humor teñido de cierta socarronería, por las aulas del Profesor Aguinaga, padre de una familia numerosa con dos hijos periodistas, Atocha y José, han pasado centenares de estudiantes que recuerdan su erudición, su compromiso docente y sus profundos conocimientos sobre Madrid, ciudad a la que dedicó los años más intensos de su dilatada trayectoria profesional.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS