educación
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

En la infancia, cuanto antes y más idiomas, mejor

La controvertida petición de varios colegios de retirarse del programa bilingüe solo demuestra que una buena metodología es clave para la absorción de más de un idioma en la infancia

Un alumno del colegio público bilingüe Tolosa Latour, en el barrio de Vallecas, en Madrid.
Un alumno del colegio público bilingüe Tolosa Latour, en el barrio de Vallecas, en Madrid.ULY MARTÍN

Este 2021, más escuelas españolas se han retirado del sistema de enseñanza bilingüe, que tanto prometía a principios de los 2000 y al que muchas escuelas se adhirieron. Según datos del Ministerio de Educación, entre el 2010 y el 2020 se dio un aumento del 498% en el total de alumnos matriculados en el programa de enseñanza bilingüe, situando la cifra en 1,4 millones de alumnos. Recientemente, varias organizaciones, incluyendo CC OO y CGT, se concentraron en la puerta de la consejería y el Ministerio de Educación en contra del sistema bilingüe en las aulas.

La retirada de muchos colegios de lo que prometía ser un programa exitoso ha llevado a los especialistas en pedagogía y lingüística a reabrir el debate sobre la cantidad de idiomas que un infante o adolescente puede absorber al mismo tiempo.

Cualquier momento vital es bueno para aprender una nueva lengua, pero es cierto que la infancia, sobre todo la edad más temprana, es el momento idóneo para absorber nuevos idiomas de manera orgánica y rápida. En este momento, el cerebro de los niños se está formando y absorbe e interioriza los conocimientos de forma intuitiva. Cuanto antes iniciemos el proceso de aprendizaje, mejor. La recomendación es hacerlo antes de los 10 años.

El cerebro de un niño que aprende varios idiomas actúa de una manera distinta a como lo hace el que adquiere sólo uno, organizando la mente para descifrar los mensajes dependiendo del idioma que utilice. Existe la posibilidad de que un niño que aprenda más de un idioma a la vez desde muy pequeño tarde más en desarrollar un habla fluida, pero sus facultades serán muy superiores en el futuro. Bajo esta argumentación, no se encuentra razón alguna para establecer un número limitado de idiomas a aprender desde joven.

Pero no debemos perder de vista que la metodología es una de las claves del éxito en la enseñanza de idiomas. Por lo que la problemática en el sistema bilingüe no reside en el bilingüismo en sí, sino en los medios, metodología e instrumentos establecidos en el modelo. De este modo, todas estas dificultades son subsanables, y en cualquier caso generarán ventajas a medio y largo plazo.

Animamos a las autoridades del sector educativo a replantear las metodologías e instrumentos del sistema bilingüe y a apoyarse en la colaboración público-privada para que las academias, a través de convenios, puedan actuar como refuerzo en este proceso, especialmente en los casos en los que los alumnos tengan dificultades para seguir las clases en ese segundo idioma y necesiten un refuerzo. Las academias de idiomas llevamos muchos años aplicando metodologías con un enfoque eminentemente oral y conversacional, que constituyen un complemento ideal para este tipo de enseñanza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS