LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Giménez, consejero de Economía de Madrid: “La hostelería no se cierra. La gente se tiene que ganar la vida”

El hombre que pilota el 20% del PIB de España adelanta en EL PAÍS las primeras líneas del presupuesto de la región, que contará con 235 millones de euros en ayudas directas para el comercio, el turismo y la hostelería.

Manuel Giménez, consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, en su despacho.
Manuel Giménez, consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, en su despacho.© Luis Sevillano/El Pais

Una tarde de agosto de 2019, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, llamó al economista malagueño Manuel Gímenez, (Ronda, 38 años). Licenciado en ADE y Derecho por la Universidad Comillas y en Políticas por la Autónoma, aceptó el encargo de consejero de Economía y Competividad de la Comunidad de Madrid sin dudarlo. Desde entonces, pilota el 20% del PIB de España en la región más azotada por el coronavirus.

Pregunta: ¿Qué hace un hombre de perfil técnico y ajeno a la política en un sitio como este?

Respuesta. (Silencio) Servir. Oportunidades como la de ser el consejero de Economía de la entidad que constituye el 20% de la economía de un país hay una o ninguna en la vida. Cuando Ciudadanos me lo planteó con tres días de margen lo hablé con mi mujer. Tenía una hija de semanas. Yo colaboraba con Ciudadanos desde hacía mucho tiempo. ¿Por qué lo hice? Porque en lugar de dar consejos a otros o reflexionar desde Twitter o desde el sofá, pues te arriesgas.

P. ¿Tenía algún mandato especial?, ¿quería introducir algo en la Comunidad?

R. La única consigna que se me traslada es independencia, profesionalización y competitividad internacional. Me dijeron que profesionalizara las políticas económicas de la región, que no era una de las más competitivas de Europa. Desde entonces, ni la presidenta ni el vicepresidente han tratado de interferir.

P. La economía madrileña, en líneas generales, está basada en el efecto capitalidad, el ladrillo y el sector servicios. No es una economía muy diversificada y moderna.

R. Tenemos una economía con un fuerte peso de servicios competitivos y eso no se puede infravalorar. El sector industrial estaba de capa caída en los últimos diez años. Nosotros apostamos por eso. Aquella idea de que Madrid fuera el cerebro y la factoría estuviera en Asia no había sido una decisión correcta. Se trata de volver a situar a Madrid dentro de las industrias en las que tenemos potencial: el sector de la aeronáutica, las tecnologías, la industria de componentes, de datos, la movilidad…

P. Con el coronavirus todo ha volado por los aires.

R. Aquellas tecnologías por las que apostamos en agosto de 2019 han seguido mejorando. Apostamos muy fuerte por la formación digital, el empleo verde, la transición energética o la industria universitaria. ¿Alguno de estos ámbitos ha perdido vigencia por la crisis? No. Tenemos preocupaciones adicionales, que es lo que nos conduce a que tengamos que aprobar los presupuestos regionales con la máxima urgencia. Si en estos seis meses de 2021 no estamos a la altura, cualquier otra reflexión es inútil.

P. Da la impresión, aunque a usted no se lo hemos escuchado abiertamente, que ahora solo importa la hostelería. ¿Si se hunde la hostelería se hunde Madrid?, ¿tan importante es la hostelería que estamos todo el día con la palabra en la boca?

R. Puedo hablar por mi ámbito competencial. Cuando se desata el coronavirus somos conscientes de que hay 270.000 personas que viven del comercio, que el 85% tienen empleo casi indefinido o a tiempo completo, que el 60% es empleo femenino y que el modelo de comercio tradicional está expuesto a un proceso de cambio tecnológico que constituye una oportunidad y una fuente de amenazas que hay que tener en cuenta. Y vemos que el País Vasco decrece al 2,4% anual, que Cataluña al 1,8% y que Madrid al 1,1%. No podemos conformarnos con ser sensiblemente mejor que nuestras comparables. El sector hostelero y el comercio tienen una gran contribución al PIB de Madrid. Y es muy intensivo en trabajadores. No podemos desatender al sector turístico, hotelero y restauración. Si luego ya cada uno de nosotros tiene una sensibilidad mayor o menor, eso es una responsabilidad compartida entre políticos y medios.

P. El vicepresidente de la región, Ignacio Aguado, habló con en EL PAÍS en octubre y planteó una parálisis de la economía durante 15 días para frenar la tasa de contagios de golpe. La incidencia por entonces era de 450 casos por cada 100.000 habitantes. Ahora, con casi 1.000, ustedes descartan esa posibilidad.

R. En octubre, con la realidad económica de la región delante, yo planteo a los responsables de Sanidad y a los empresarios si tenían sentido medidas en esa dirección para disminuir la curva. La respuesta que me dieron es que los focos de contagio no estaban en el comercio, ni en los restaurantes, ni en la industria, ni en los centros de trabajos, ni el transporte. Los contagios estaban en los hogares. Todas las comunidades que han desplegado actuaciones casi de culpabilizar al comercio y a la hostelería no han tenido mejores cifras que Madrid. ¿Qué cifras tiene Galicia, Valencia, Navarra, La Rioja o Castilla y León? Han sido más severas e incluso han culpabilizado a la actividad económica.

Giménez, durante la entrevista.
Giménez, durante la entrevista. © Luis Sevillano/El Pais

P. Ustedes dicen que el 80% de los contagios se produce en casa, pero los ciudadanos no están en casa las 24 horas. En Madrid, la trazabilidad de los contagios solo llega al 16%. ¿Cómo pueden saber que no se contagia en restaurantes o comercios si solo se analizan el 16% de los casos positivos?

R. Lo que es... Esto es una cuestión de evidencia científica. ¿Hay alguna evidencia de que adoptando medidas más restrictivas contra el comercio y la hostelería o la económica en general se mejora la situación? Se rastreen o no, podemos ver que, con la misma falta de información de la que hablan, las comunidades que aplican restricciones no han variado la tasa de contagios.

P. Pero en los hospitales disminuyen los ingresos.

R. En Castilla y León no, en Cataluña no, en Portugal no, en Galicia no….

P. ¿Por qué el resto lo hace?, ¿por qué Madrid es la única que se sale del carril?

R. No puedo contestar a eso. Puedo decir que no existe ninguna evidencia científica de que sea útil [cerrar la hostelería y los comercios].

P. Pero ustedes plantearon en octubre una parálisis y ahora ni se lo plantean.

R. Porque sabemos muchos más y eso no tenía utilidad. Sabemos que en los lugares donde se ha desplegado esa propuesta no es útil.

P. ¿Somos más listos que Alemania y Francia?

R. Si yo me pronunciara sobre hipótesis sanitarias y realidades sociales económicas de Francia o Alemania estaría cometiendo imprudencias. En el contexto más cercano, las comunidades que culpabilizan a la actividad económica no están teniendo mejores resultados que Madrid.

P. ¿En el Gobierno de Madrid hay alguna preocupación por la salud?, ¿qué se hace con una incidencia de casi 1.000 contagios?

R. Insistimos en que lo útil es el testeo, el rastreo y el aislamiento de las zonas básicas de salud. Esto, según los expertos sanitarios, es lo que funciona. La gente, mientras tanto, se tiene que ganar la vida. Tenemos que pagar los servicios públicos, las carreteras, las universidades… tenemos que hacer que la gente recupere la razón de ser sus vidas.

P. Parece que dice que en otras comunidades no se quiere recuperar la vida. ¿Feijóo en Galicia no quiere que los gallegos recuperen su vida?, ¿Puig en Valencia tampoco?

R. Me parece tremendamente desafortunado que, estas personas a las que aluden, opinen en el sentido que están haciendo de Madrid. Así que... no voy a opinar.

P. Hablemos de los presupuestos. Usted dice que son de urgencia. Hace meses lo planteó con todos los partidos y ahora se centran primero en pactarlos con Vox.

R. Creo que las ayudas son absolutamente urgentes. Los presupuestos son impostergables. Tienen que estar a la altura. La ortodoxia liberal hoy es el gasto. Eso es lo liberal hoy y nuestro socio de Gobierno lo ha entendido.

P. ¿Por qué primero con Vox y no con el resto de los partidos?

R. Es que es lo más leal. Ellos nos dieron la posibilidad de gobernar en la investidura. Además, es lo más rápido. Y estos presupuestos tienen que aprobarse ya. Son imprescindibles. Tenemos 90.000 parados y esto es un puto drama. Por eso vamos a dar 235 millones de euros en ayudas en los presupuestos de 2021; 85 millones para autónomos, 85 para la hostelería y el turismo, 30 millones para el comercio, 35 para el sector industrial y ayudas que pueden llegar hasta los 30.000 euros por empresa. Estos presupuestos van a ser de mucha utilidad. Además de 113 millones a políticas activas de empleo. En la consejería de Economía hemos aumentado el 70% de presupuesto respecto al prorrogado de 2019. Esto es lo que nosotros hemos pactado con no poco sufrimiento dentro de los partidos de la coalición. Creo que hemos logrado persuadir al socio de Gobierno y confío en que Vox, que se llena la boca de los autónomos, lo demuestre.

Giménez, en su despacho.
Giménez, en su despacho.© Luis Sevillano/El Pais

P. ¿Qué plazo le han dado a Vox para posicionarse?

R. Esto no está en mi negociado. Si por mi fuera les daría un sí o no. Nunca, en ningún caso, deberíamos irnos a un mes. Me parecería una temeridad.

P. Cambiando de asunto. En octubre, 382 empresas se fueron de Madrid a Cataluña.

R. No celebro como una victoria que las empresas catalanas se vayan o vengan a Madrid. Lo mejor que le puede pasar a Madrid y a España es una Cataluña fuerte.

P. 9.000 sociedades se han dado de baja en 2020.

R. Y 16.000 de alta. ¿A quién le puede extrañar que haya empresas yéndose a la quiebra? No estamos permitiendo la actividad económica. Si no tratamos de conectar la economía con la pandemia...

P. ¿Se sabe ya el impacto de la pandemia en el PIB de Madrid?

R. No. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal hizo una estimación hace unos días y hablaba de una caída del 7,6%. Esto nos demuestra que, pese a ser una economía de sector servicios, la economía madrileña se ha comportado mejor que la de Cataluña.

P. La inversión extranjera sigue subiendo.

R. Sí, sigue entrando dinero. Y tenemos que concentrarnos en que continúe en términos absolutos porque somos conscientes de que la entrada de inversión en Madrid es la entrada de inversión a España. Y Madrid tiene que ser el motor económico de España. Cuando defendemos la entrada de inversión, estamos pensando en Madrid y en España. Este año rondamos el 80% de la inversión extranjera porque Madrid sigue siendo un punto de entrada altamente confiable. También es verdad que el 60% de las grandes empresas están aquí, pero hace 60 años no.

P. ¿Qué tal se lleva con el consejero de Hacienda, Javier Fernández- Lasquetty?

R. Muy bien.

P. ¿Son igual de liberales?

R. ¡Yo soy más!

P. ¿Bajaría más los impuestos?

R. Creo que lo más liberal es la igualdad. Se tienen que pagar impuestos para tener los servicios públicos de la máxima calidad. Ahora, con los impuestos, los mínimos para cumplir esa premisa. Y ahora con la pandemia si tu prohíbes a las empresas abrir sus puertas, les pagas.

Giménez, en su despacho.
Giménez, en su despacho.© Luis Sevillano/El Pais

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50