La variante británica de la covid se extiende por Madrid y se confirma el primer caso de la brasileña

Esta cepa supone ya la mitad de los positivos en algunas zonas. Se ha confirmado el primer caso de la procedente de Brasil y hay en estudio uno de la sudafricana. La curva de contagios y de ingresos desciende ligeramente en la última semana

Una joven se somete a un test de antígenos en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), a finales de enero.
Una joven se somete a un test de antígenos en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), a finales de enero.Fernando Villar (EFE)

La variante británica de la covid-19 se extiende ya por la Comunidad de Madrid. En algunas zonas, la presencia alcanza el 50% de los casos detectados. Así lo ha explicado este viernes el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero: “En algunos hospitales como el Gregorio Marañón la positividad [de esta variante] es del 20%, el 22% en el de Móstoles, el 14,8% en el Ramón y Cajal, el 22,7% en La Paz y en lugares como Collado Villalba y Moralzarzal es del 57% y del 50%”. Aunque en estos dos últimos municipios “no son muchos casos”, ha puntualizado Zapatero, el dato “da una idea de lo que está ocurriendo”. Además, continúa analizándose una muestra de la cepa sudafricana y se ha confirmado el primer caso de la variante brasileña, según ha informado la Comunidad a través de una nota a primera hora de esta tarde. Es un hombre de 44 años que llegó a España el 29 de enero a través del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Aunque tenía PCR negativa en origen, se le hizo un test de antígenos al pisar territorio español, con resultado positivo. Fue entonces trasladado al hospital Gregorio Marañón, donde se le realizó una nueva PCR y donde se ha confirmado este viernes esa variante.

Más información
Varias mesas en una terraza del distrito de La Latina en Madrid (España), a 1 de febrero de 2021. La comunidad de Madrid decretará el uso obligatorio de mascarilla en el interior de restaurantes y ampliación de 6 personas las que pueden estar sentadas en una misma mesa de una terraza. Las medidas entrarán en vigor a partir del viernes que viene.
01 FEBRERO 2021;CORONAVIRUS;RESTRICCIONES;INFECTADOS_;CONTAGIOS;MASCARILLA;HOSTELERÍA
Ricardo Rubio / Europa Press
01/02/2021
Madrid amplía de cuatro a seis los comensales por mesa en las terrazas
Incidencia del virus por calles

El viceconsejero cree que, aún siendo una buena noticia el descarte de esos casos en estudio, “la aparición de esas variantes en Galicia y Cataluña suele traer malas noticias, nos tememos que pueda haber más casos”.

Otro dato positivo, pero tampoco definitivo, es la bajada de las curvas de ingresos y nuevos contagios en la región. “Es un cambio de tendencia al disminuir esta semana el número de casos, un descenso progresivo. La incidencia acumulada está hoy en 860, aun así es elevada y el nivel de transmisión sigue siendo alto y hay que tenerlo presente”, ha dicho Zapatero.

Frente a esta situación, la Comunidad de Madrid ha decidido este viernes ampliar el aforo para las terrazas, de cuatro a seis comensales; fijar la obligación de llevar mascarilla en bares y restaurantes ―hasta ahora era solo una recomendación― y hacer también forzosa la ventilación, mecánica o natural, en esos establecimientos. Estas medidas han entrado ya en vigor, desde que han sido publicadas esta mañana en el boletín oficial de la comunidad. Además, Sanidad ha revisado las zonas básicas de salud en las que habrá limitación de la movilidad a partir del próximo lunes (72 zonas y 28 localidades), a pesar de que no hay aún evidencia científica ni los datos demuestran que estos perimetrajes funcionen.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero. En vídeo, sus declaraciones sobre la incidencia de la cepa británica.Vídeo: EUROPA PRESS/O.CAÑAS / QUALITY
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Estas medidas, vigentes hasta la medianoche del viernes 12 de febrero, “tienen justificación técnica”, ha dicho el viceconsejero: “Tenemos un seguimiento muy detallado de dónde se producen los contagios y no es en la hostelería principalmente, sino en el ámbito familiar y en las reuniones sociales”. Esta declaración choca con los datos aportados por la propia Comunidad de Madrid al Ministerio de Sanidad. Cada semana el ministerio publica un informe con el seguimiento de las variables para medir el riesgo en las autonomías, y en el del pasado jueves se indicaba una trazabilidad del 16,1% de los casos en Madrid. Es decir, que, según ese número, Madrid desconoce el origen del 83,9% de sus contagios. Sin embargo, Elena Andradas, directora general de Salud Pública de la región, señala que “el cálculo de esos indicadores no está consensuado desde un punto de vista técnico”. Ha precisado, además, que “para que refleje la verdadera trazabilidad habría que incluir los brotes que se están investigando y ese dato no ha sido incorporado por parte de la Comunidad”.

Por otra parte, la Consejería de Sanidad ha decidido mantener el umbral a partir del cual fija restricciones más duras en los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Una horquilla que lleva subiendo y bajando desde hace meses y que, en las últimas semanas, con las curvas disparadas, no ha hecho sino ir aumentando. Es decir, cuantos más contagios se producían y más ocupación hospitalaria había, más alta era la cifra de corte para imponer restricciones. El último cambio fue dejarlo “en la media de la comunidad”, y variaba cada semana. Ahora que la incidencia baja, ese número se mantiene en 1.000. Una decisión que Andradas justifica con los otros criterios para imponer limitaciones, como “dónde se producen los contagios” y si tienen “controlada” esa transmisión.

Leve bajada en las curvas de casos e ingresos hospitalarios

El pasado viernes, rozando los 1.000 casos de incidencia acumulada y con las UCI al 150% de ocupación, Madrid decidió no cambiar las medidas restrictivas. Ni añadiño nuevas, ni modificó las existentes. “A ver cómo evoluciona la semana”, dijo entonces el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero. Y la semana ha dado un leve respiro en la curva de contagios, en la positividad de las pruebas diagnósticas —ha bajado seis puntos, de 20,88% a 14,96%— y ha hecho descender la incidencia acumulada hasta los 860, según ha cifrado Zapatero, un número que no deja de situarse más de tres veces por encima del máximo nivel de peligro, el de riesgo extremo, en este parámetro que marca el Ministerio de Sanidad (250). Es la quinta comunidad con esta variable más alta, después de Comunidad Valenciana (1.245), Castilla y León (1.177), La Rioja (1.160), Castilla-La Mancha (981) y Melilla (949), según los últimos datos del ministerio de este jueves.

La mejoría en esas variables no supone, sin embargo, un alivio inmediato para el mayor problema en este momento de la pandemia, la capacidad asistencial de los centros, en los que se han reducido los ingresos en los últimos siete días respecto a la semana anterior, de 4.257 a 3.162. El número global de pacientes ingresados también lleva tres días en descenso, 4.094 con datos de este jueves. Pero donde ese cambio aparentemente estable aún no llega es a las unidades de cuidados intensivos, como ha recordado el viceconsejero. Siempre van con al menos dos semanas de retraso respecto al resto de variables, cuando se produce una modificación en la tendencia. Eso se debe a la propia evolución de la enfermedad, el periodo de 14 días entre el contagio, la aparición de síntomas y el agravamiento, si se produce, de la infección.

Las UCI han aumentado levemente la ocupación global respecto a la semana anterior: 727 críticos este jueves respecto a los 721 del pasado viernes, según los datos diarios de la Sociedad de Medicina Intensiva de Madrid; y 318 nuevos enfermos graves han necesitado una de estas camas en los últimos seis días. Estos servicios están por encima del 150% de su capacidad estructural, sin contar con otras áreas reconvertibles como quirófanos o unidades de reanimación. Muchas de ellas, en la mayoría de centros, ya han parado la actividad habitual para poder atender a pacientes de covid, lo que deja, por lo tanto, sin cubrir el resto de patologías.

Y tampoco el número de fallecidos ha iniciado el declive. Desde el pasado jueves, sin datos aún de este viernes, han muerto por coronavirus en la comunidad 451 personas, 477 lo hicieron la semana previa. Solo desde que comenzó el año, los datos de sanidad mortuoria de la Consejería de Sanidad registran 1.703 muertes por el virus. La mejor herramienta ahora para frenar todos los parámetros es la vacunación. Zapatero ha cifrado el número de personas inmunizadas en 250.000: “70.000 segundas dosis, y hoy [por este viernes] superaremos el objetivo que era acabar con 80.000 pautas completadas. Esta semana se pondrán más de 60.000 segundas dosis en residencias de ancianos y de discapacidad y se espera que a mediados de febrero estén los grupos 1 y 2 vacunados. Y siempre que recibamos más vacunas, retomaremos en ese momento las primeras dosis en profesionales sanitarios”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Sobre la firma

Isabel Valdés

Corresponsal de género de EL PAÍS, antes pasó por Sanidad en Madrid, donde cubrió la pandemia. Está especializada en feminismo y violencia sexual y escribió 'Violadas o muertas', sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS. Su segundo apellido es Aragonés.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS