EDUCACIÓN

La Comunidad de Madrid trasvasó 51,2 millones más a la concertada en el último año

PSOE y CC OO analizan en qué se gastó el presupuesto para Educación y denuncian la estrategia sistemática de favorecer lo privado frente a lo público

Padres del colegio público Miguel de Cervantes de Getafe denuncian que el centro lleva años sin terminar de construirse.
Padres del colegio público Miguel de Cervantes de Getafe denuncian que el centro lleva años sin terminar de construirse.Olmo Calvo

A las puertas de una pandemia, la Comunidad de Madrid contaba con 4.923 millones de euros para Educación, según consta en los Presupuestos regionales de 2019, prorrogados este año. ¿Es mucho o poco? Según un informe de la Fundación BBVA, Madrid es la comunidad que menos invierte en la materia de toda España, un 63% menos que la que más lo hace, el País Vasco. ¿Y en qué se ha empleado finalmente el dinero? El PSOE, principal partido de la oposición, y CC OO, el sindicato mayoritario del sector, han analizado para EL PAÍS la liquidación de las cuentas al cierre del ejercicio que acaba de proporcionar el Gobierno regional a los grupos de la Asamblea y denuncian que, a la estrategia de partida del PP de “favorecer lo privado frente a lo público”, se suma una ejecución que aún carga más la balanza del lado de la concertada. El Gobierno regional replica que invirtió un 0,30% más que en el ejercicio anterior y que siete euros de cada 10 fueron a la pública.

Más de dos tercios de las partidas iniciales se han visto modificadas, precisa Marta Bernardo, portavoz socialista de Educación en la Asamblea. Entre los cambios, Bernardo destaca “el trasvase”, vía conciertos, de 51,2 millones de euros más a la escuela concertada de los contemplados inicialmente. “El año anterior ocurrió algo similar, pero fueron 25 millones, este año es el doble. La situación de la educación pública es crítica, no se le puede seguir quitando dinero para dárselo a la concertada”, censura Bernardo. “No solo cada año aumenta su presupuesto en relación con la pública, sino que además ejecutan más de lo previsto”, coincide la secretaria general de Enseñanza de CC OO, Isabel Galvín, que calcula que ese dinero da contratar unos 1.155 docentes extra. A las escuelas infantiles de gestión privada también se envió más de lo previsto, 3.6 millones.

En 2018, la concertada superó por primera vez la barrera de los mil millones en los Presupuestos regionales, una cifra que aumentó a 1.104 millones en la liquidación de 2019 y que es previsible que siga creciendo en las próximas cuentas regionales, que siguen en el limbo. En este contexto, Galvín no entiende qué quiere decir la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, cuando promete que aprobará “un proyecto de ley para blindar la libertad educativa en Madrid”. “¿Qué más pueden hacer para favorecer a la concertada, si ya la tienen blindada?”, se pregunta. La pública, que “se encuentra en una situación de suma necesidad tras 10 años de recortes”, también ha sumado respecto las previsiones, pero apenas un 1,6% más, el equivalente al sueldo de 199 docentes. “Quitan de unas partidas para poner en otras sin que al final haya un incremento global significativo”, denuncia Galvín.

En respuesta, la Consejería de Educación que dirige Enrique Ossorio, que defendió sus cuentas en la comisión de presupuestos de la Asamblea, sostiene que el presupuesto para la pública se incrementó un 6% y el de concertada, un 4%. “Finalizado el año, la pública se llevó 7,1 euros de cada 10, mientras la concertada recibió 2,8. El peso de la pública creció en un 0,38% mientras la concertada bajó el 0,44%”, asegura un portavoz, que justifica el aumento del gasto de la concertada en el “crecimiento natural de los colegios concertados, que incrementan año a año los cursos y etapas educativas”.

¿Y dónde se ha recortado? En educación compensatoria ―el refuerzo que se les da a los alumnos más vulnerables, bien por pertenecer a un colectivo en riesgo de exclusión o por tener un desfase curricular de dos cursos―, una partida “históricamente maltratada” de la que se ha ejecutado un 75%, 22,7 millones menos de lo previsto. “Traducido en profesores serían unos 748 menos”, puntualiza Galvín, que recuerda que estos fondos llevan congelados o sufriendo la tijera desde hace más de cuatro años. “A los centros es en lo que más les quitan, profesores técnicos en servicios a la comunidad y maestro de refuerzo. El resultado es que no se pueden crear grupos de compensatoria, por lo que estos niños quedan abandonados a su suerte”, constata.

En la “otra partida que nunca sube”, la de enseñanzas de régimen especial ―idiomas y artísticas―, se dejaron de gastar 2,98 millones. CC OO también subraya que del total del programa de Calidad de la Enseñanza no se usaron 6,6 millones y en la enseñanza bilingüe en centros públicos, 4,5. En la partida a la que pertenece el Programa Accede, el sistema de préstamo de los libros de texto, se han dejado de invertir más de 46 millones, un 34,9%.

“Para la gratuidad de las escuelas infantiles había previstos 7,5 millones de euros y el gasto final ha sido de cero euros”, se echan las manos a la cabeza en el PSOE, que también lamenta que el capítulo de construcción en infraestructuras, que contaba de salida con un montante “casi ridículo, por las necesidades de equipamientos existentes”, se hayan dejado en un cajón 10,5 millones, con los que “se hubieran podido construir al menos cuatro centros educativos”. La consejería responde que la partida de infraestructuras “se incrementó en 15 millones de euros para crear 10.185 nuevas plazas públicas”, al tiempo que tilda de “falso” el dato sobre la gratuidad de los centros de 0 a 3 años. “Es una partida que se ha ejecutado en su totalidad y de la que se han beneficiado más de 55.000 familias”.

La responsable sindical denuncia la racanería en la partida destinada al funcionamiento de los centros, que se han visto obligados a sobrevivir con “el 50% de lo que recibían en 2008″ al quedarse el gasto en el 89% de ejecución (10,8 millones por debajo de lo previsto), lo que generó “enormes dificultades” en el día a día de colegios e institutos. “Antes de la pandemia, los centros nos hacían un SOS porque estaban estrangulados, les escamoteaban los pagos y no tenían ni para calefacción, ni para luz ni para fungibles. Estos datos avalan que la situación era realmente grave. Ahora han recibido fondos para la pandemia, pero las carencias de fondo persisten porque partían de una penuria muy extrema”, lamenta CC OO.

Además, los alumnos que más necesitan también reciben menos. Según denuncia el PSOE, se han dejado de invertir más de 46 millones en becas para el alumnado de la pública mientras aumentaban los fondos del polémico cheque de 3.000 euros con el que el Gobierno regional beca a alumnos que quieren estudiar en la concertada el bachillerato, que ha pasado de 4,5 millones el curso anterior a nueve al incluir a los alumnos del segundo año. El PSOE recuerda que a estas becas solo pueden acceder los jóvenes que ya estudiaban en centros concertados. El curso pasado, parte de estos fondos acabaron en 15 centros privados, a pesar de que el Gobierno regional aseguró que serían solo para los concertados.

Para Bernardo, el mensaje es “claro”: el Gobierno regional “no apuesta por la educación ni le importa la calidad de la enseñanza”, en contra de las declaraciones públicas de Ayuso. La portavoz socialista considera llamativo que en el capítulo de personal solo se haya producido un incremento en la contratación de profesores de religión, un millón más de lo previsto, y que “solo esté ejecutado por encima del 100% el gasto en altos cargos”. Sin embargo, la Consejería de Educación subraya que ejecutó “3.884 millones del Presupuesto en 2019, el 99,60%, un 0,30% más que en el ejercicio anterior, lo que significa alrededor de 267,7 millones de euros más”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50