Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP apuntala el avance de la concertada

El anuncio de 3.000 becas en bachillerato multiplica el apoyo a esta modalidad

La inédita inversión de ocho millones de euros en becas de bachillerato en centros concertados azuzará hoy el choque de PSOE, Podemos y los sindicatos con el Gobierno, que defenderá la medida en la Asamblea. En lo que va de legislatura, el Ejecutivo del PP ha incrementado las plazas de concertada, rompiendo la barrera de los 1.000 millones de presupuesto y elevándolo a mayor ritmo que el de la pública. “Esta política se estrena en Madrid para darle más a quien más tiene”, critican los sindicatos.

El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, durante el inicio del curso escolar. Ampliar foto
El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, durante el inicio del curso escolar.

A menos de un año de las elecciones de 2019, el PP apuntala una parte clave de su propuesta electoral sobre el pilar de la enseñanza concertada. Frente al Gobierno de Pedro Sánchez —que quiere modificar la LOMCE para priorizar la pública— el partido que sostiene al Ejecutivo regional ha registrado mociones en defensa de su modelo en todos los Ayuntamientos. También ha impulsado una declaración de la Asamblea. Y ha multiplicado su apuesta por financiar con dinero público plazas escolares privadas con un anuncio que sacudió el debate del estado de la región: Garrido quiere becar a 3.000 bachilleres “de los entornos más desfavorecidos” para que estudien en la concertada. “Hay muchas familias que afrontan una situación difícil cuando su hijo pasa de secundaria, que es obligatoria, y por tanto gratuita, al bachillerato [de pago]”, argumentó entonces.

Los datos clave

  • Presupuesto. En 2018, el presupuesto de la enseñanza concertada supera por primera vez los 1.000 millones, por los poco más de 900 de la pública para educación infantil, primaria y especial (cifra que prácticamente se duplica si se añade la educación secundaria y FP). Así, la concertada representa el 52% del presupuesto educativo de la región, por el 48% de la pública.
  • Plazas. Madrid contará con un máximo de 15.680 plazas concertadas al final de legislatura, según información del portal de transparencia de la Comunidad. Según el PSOE, las plazas de concertada se han incrementado un 12% desde las elecciones de 2015, mientras que sus alumnos solo lo han hecho en un 4,5%.
  • Alumnos. El 54% de los alumnos acude a centros públicos, el 30% a concertados y el 16% a privados.

Ese razonamiento ha concitado las críticas de PSOE, Podemos y los sindicatos, que anticipan movilizaciones en contra de una propuesta que no tiene precedentes en España.

 “No tiene ningún sentido”, lamenta el portavoz socialista de educación, Juan José Moreno, que planea aprovechar el pleno de hoy para pedirle explicaciones al consejero de educación, Rafael Van Grieken. “Escolarizar a esos alumnos en la pública solo requeriría de 60 aulas más, lo que tiene un coste menor: dos millones frente a ocho”, analiza. “¡Es perfectamente factible!”.

“Es una política más del PP que desvía dinero público a manos privadas”, coincide Lorena Ruiz-Huerta, la portavoz de Podemos. “Continúa abriendo aulas en la educación concertada, y no dota de suficientes plazas a la pública, de manera que los padres y las madres se ven obligados a optar por la concertada”, razona.

Estos son los datos. Madrid es la Comunidad Autónoma que menos invierte en educación, según un informe de BBVA. La concertada supone el 30% del sistema educativo en Madrid, lo que solo superan el País Vasco y Navarra, según datos del ministerio de Educación. Y bajo la dirección de Cristina Cifuentes y de Ángel Garrido, los dos presidentes que ha tenido la Comunidad esta legislatura, el presupuesto de la educación concertada ha crecido un 8% —rompiendo la barrera de los 1.000 millones—; ha aumentado su peso en el total de la inversión educativa hasta el 52%; y ha servido para crear cientos de plazas.

Críticas de los sindicatos

“Como en infantil o Formación Profesional, al final es darle más al que más tiene”, lamenta Isabel Galvín, de CC OO. “Es una manera espectacular de derivar fondos públicos espectacular”, subraya. Y remata: “Es favorecer a los más favorecidos de Madrid”.

“Consultaremos a los partidos si hay manera de poner freno a esta dotación presupuestaria”, advierte Teresa Jusdado, de UGT, sobre una partida que previsiblemente contará con el apoyo de Ciudadanos, por lo que saldrá adelante si hay Presupuestos. “Así se fomenta la desigualdad, que en Madrid va in crescendo. El objetivo es derivar a las familias para que soliciten plaza en la privada”, opina. “La política de desmantelamiento de la escuela pública la sabe hacer muy bien el PP en Madrid. Ya lo ha hecho en otros niveles y ahora por primera vez lo hace con el bachillerato”.

Las críticas de la oposición y de los sindicatos sirven para medir el valor estratégico del anuncio de Garrido. Con las elecciones en el horizonte, el PP enarbola una de las banderas con las que se identifica más fácilmente su electorado: frente a Sánchez y la izquierda, la libertad de elección de los padres con la que la formación etiqueta a la concertada.

Lo que oculta la batalla de PP y Ciudadanos por la enseñanza pública gratuita de 0 a 3 años

Esta es una batalla para seducir a más de 90.000 familias antes de las elecciones de 2019. La tensión que preside las negociaciones presupuestarias emprendidas por el PP y Ciudadanos para que la educación infantil pública entre 0 y 3 años sea gratis se debe a algo más que a las discrepancias sobre el coste (350 millones, según el PP; 35, según Ciudadanos). Bajo los rifirrafes parlamentarios se oculta el valor electoral que le conceden los estrategas de ambas formaciones a una reforma que afectaría a los 40.000 alumnos de guarderías públicas —salvo que la medida deje fuera a los centros municipales— y que generaría un efecto llamada sobre los casi 50.000 que van a la privada y los 3.000 de la concertada. A solo unos meses de los comicios, tanto el PP como Ciudadanos saben que cada gesto cuenta, y más si afectan a la conciliación, la igualdad y la renta de las familias.

"La educación entre los 0 y los 3 años permite una mejor conciliación y una mayor posibilidad de incorporación al mercado de trabajo de los padres, y principalmente de las madres, después de los primeros meses de crianza, por lo que contribuye también a la igualdad de género", opina Gabriel González Bueno, especialista en políticas de infancia de UNICEF. "Además de cumplir esta función para las familias que estaban ya en el mercado de trabajo, una educación de 0 a 3 años universal y gratuita permitiría también la posibilidad de incorporarse al empleo a aquellos padres y madres que no estaban en él, y con ello impactaría en la reducción de la pobreza en esos hogares".

Suecia y Dinamarca subvencionan casi el 100% de esas plazas, según FUNCAS. Finlandia, el 97%. Y Países Bajos, un 84%. Sin embargo, en España ninguna Comunidad financia que la enseñanza pública infantil de los 0 a los 3 años sea gratuita. Solo La Rioja y Asturias trabajan en ese sentido.

El Gobierno de Madrid —donde las familias pagan entre 57,76 euros y 187,72 por las esculas públicas infantiles— tiene un doble problema para ser pionero. El primero es de costes, porque se enfrentaría a la dificultad de financiar la gratuidad de una franja en la que lidera los índices de escolarización —casi el 50%, solo por detrás del País Vasco—. El segundo es puramente político: Ciudadanos tiene previsto poner el acento en esta etapa educativa dentro de su propuesta electoral nacional, y ha dado el primer paso en Madrid porque ha detectado el valor electoral de la medida.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información