LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Madrid pide autorización a Sanidad para hacer test de antígenos en las farmacias

El Gobierno de Ayuso enviará este viernes al Ministerio de Sanidad el protocolo, al que prevén que se adhieran unas 500 boticas y que establece circuitos diferenciados y formación previa

Cartel de una farmacia de la Comunidad de Madrid.
Cartel de una farmacia de la Comunidad de Madrid.Ricardo Rubio / Europa Press

Para personas asintomáticas —justo para aquellas para las que los expertos no los aconsejan— con un circuito diferenciado y previa formación. Estos son los tres puntos que resumen el plan de Madrid para realizar test de antígenos en las farmacias de la región, para el que va a pedir permiso al Gobierno central este viernes. “Lo enviaremos hoy al ministerio [de Sanidad] y, si hay una respuesta positiva, yo hablaría del mes de diciembre”, ha especificado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, sobre la autorización que necesitan por parte del Gobierno central y sobre los plazos que estiman para poder ponerlo en marcha.

Calculan, según datos del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, que podría activarse en unos 500 de los 2.880 de estos establecimientos que operan en la comunidad. Sin embargo, especialistas en Epidemiología, Salud Pública y Medicina Preventiva y organismos nacionales e internacionales, no avalan por el momento el uso de estos test en personas sin síntomas. Sostienen que no están indicadas para la población general —otra práctica que la Comunidad lleva a cabo con los cribados masivos— ni son eficientes para el control de la pandemia. “¿Para qué sí sirven?”, preguntaba hace unos días Fernando García, epidemiólogo y portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública: “Para lo que sí están indicados porque se ha estudiado previamente que sí funcionan”. Es decir, en entornos con una previsible alta prevalencia (urgencias hospitalarias, atención primaria y residencias de mayores), personas con síntomas en los primeros cinco días de evolución de la enfermedad, además de contactos estrechos y población vulnerable o expuesta, como los trabajadores sanitarios.

Aún así, la Comunidad ha decidido desarrollar un plan para llevar los test de antígenos hasta las farmacias. Si reciben un sí por parte del ministerio —Salvador Illa aseguró este viernes en una entrevista en La Sexta que van “a estudiar la propuesta de las farmacias con toda la imparcialidad y diligencia posibles”—, habilitarían de forma inmediata “una declaración responsable” que las oficinas deberán firmar y en la que aseguran que reúnen varios requisitos: que tienen espacios físicos, medios humanos y recursos materiales adecuados para llevar a cabo las pruebas, que harán una correcta gestión de residuos y su compromiso de cumplir con todos los protocolos.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, momentos antes de hacer balance este viernes de la situación epidemiológica en la Comunidad de Madrid. En vídeo, sus declaraciones.EFE/David Fernández / VÍDEO: QUALITY

Esta petición es voluntaria y los test solo podrán realizarlos “los titulares, adjuntos, regentes o sustitutos acreditados por el colegio, previo curso de actualización de conocimientos [en coordinación con la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac)]”, ha explicado el consejero, que ha recordado que quienes presenten síntomas [aquellos para quienes sí están indicadas estas pruebas] “deben dirigirse al circuito asistencial”, es decir, al sistema sanitario, y no a las farmacias.

Una vez dado el visto bueno a esta declaración responsable, las farmacias podrán acogerse a dos modalidades. “Una, las que puedan realizar las pruebas durante su horario, con un circuito de acceso a la zona acotada para la prueba. La otra, tras el cierre al público, en cuyo caso facilitarán el horario específico para tal fin”, ha explicado Escudero. En cualquier caso, tendrá que haber un lugar específico para realizar las pruebas que se desinfectará tras cada prueba y deberán contar con ventilación natural o mecánica y un espacio para la entrega de documentación, información y las recomendaciones higiénico sanitarias.

Tanto si el resultado del test de antígenos es positivo como negativo —tarda entre 15 y 20 minutos y la única referencia sobre su precio es al que fue vendida cada unidad a la Comunidad, 4,5 euros—, “las farmacias recabarán la información para la posterior información al ciudadano, al Servicio Madrileño de Salud y a la Dirección General de Salud Pública”, ha dicho el responsable de Sanidad, para lo que “ya cuentan con una línea segura de conexión, como sucede con la receta electrónica, por lo que la confidencialidad de los datos está asegurada”.

La propuesta de la sanidad madrileña, que ha sido redactada junto al Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, la Sefac y representantes del sector, tiene como finalidad “dar continuidad a la estrategia de test masivos”, ha dicho Escudero. La intención de la consejería es seguir realizando cribados masivos en población general con este tipo de prueba, otro protocolo no avalado por los expertos. Seguirán haciéndose en las zonas básicas de salud con mayor incidencia de coronavirus, determinadas por Salud Pública. “Las farmacias”, ha concluido Escudero, “garantizan la cercanía y la confianza de los ciudadanos y tienen una gran disponibilidad horaria”.

El curso que habilitará a los farmacéuticos

Desde Sefac explican que el curso se publicó hace dos días y está abierto a todos los farmacéuticos comunitarios. “Buscamos actualizar a los profesionales, no solo en cuanto a los test, sino en torno a la epidemiología, las recomendaciones higiénicas, etcétera”, detalla Eduardo Satué, vicepresidente de la sociedad. Este es una actualización del que ya desarrollaron en marzo, al que ahora se incluye formación sobre los test de antígenos.

El documento, Test de detección del coronavirus SARS-CoV-2, está compuesto de cinco temas que pueden completarse en siete horas y en los que se facilita información sobre las cuestiones básicas de la infección, inmunología, sistemas de detección, recomendaciones a la población y cuatro vídeos de casos prácticos. Una vez terminados, los profesionales han de pasar un test: un cuestionario de 20 preguntas con cinco opciones de respuesta, siendo solo una de ellas válida. “El criterio de evaluación exigido para obtener los créditos será del 80% de aciertos”, explica la página web de la organización. Para la posterior acreditación, tendrán que pedirla a la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Comunidad de Madrid.

Esto, puntualiza el portavoz, “no autoriza de forma inmediata a realizar los test, tiene que estar en coordinación con la autoridad pertinente”, en este caso, la Consejería de Sanidad: “La avalancha que se ha producido hoy por el anuncio es tal que estamos aumentando la capacidad del servidor para que no se cuelgue la página. Aún no tenemos cifras”. Desde Sefac, asegura Satué que el “enfoque es, siempre, la coordinación con el resto de sanitarios, esto es fundamental. Cualquier cosa que se haga tiene que estar coordinada con los centros de salud, no es cuestión de que yo resuelva a un paciente la duda sobre si está contagiado, sino que después viene el seguimiento, que el sistema sanitario lo incorpore a la red epidemiológica, esa es una cuestión prioritaria”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50