LA CRISIS DE CORONAVIRUS

Los bomberos de Madrid sufren un brote con al menos 20 infectados por coronavirus

El Ayuntamiento confirma 13 positivos en el parque número 12, situado en Aluche, aunque asegura que tiene la situación controlada

Varios bomberos retiran un árbol en un edificio del madrileño barrio de Canillas.
Varios bomberos retiran un árbol en un edificio del madrileño barrio de Canillas. / Europa Press

Los bomberos de Madrid siguen sumando positivos y desavenencias con el Ayuntamiento de Madrid, de quien dependen directamente. Ahora mismo, al menos una veintena de bomberos se encuentran confinados en sus casas tras haber desarrollado la enfermedad, 13 de ellos del mismo parque, el 12, el que está situado en Aluche. El colectivo lo lleva diciendo desde hace meses: por un lado faltan efectivos y por otro el protocolo que se utiliza dentro del cuerpo de Bomberos, considerado un servicio esencial desde hace un mes, complica más las cosas. Los mandos superiores mezclan a los bomberos de diferentes parques cuando hay bajas y, teniendo en cuenta que en las guardias comen, duermen y pasan numerosas horas juntos, favorece a que el virus se extienda. El área de Emergencias y Seguridad del Ayuntamiento confirma los 13 positivos del parque 12, no más, aunque insiste en que la situación la tienen controlada

“Hoy, nada más detectarse, y siguiendo el criterio sanitario y los protocolos de los servicios de prevención de riesgos laborales, se han hecho a diferentes trabajadores 23 test de antígenos (todos ellos negativos) y 103 pruebas PCR (aún a la espera de resultados)”, explican desde el Ayuntamiento. El Parque de Aluche ha sido totalmente desinfectado “sin ninguna afectación al servicio”, aseguran las mismas fuentes, que insisten en que “los protocolos de comunicación y seguimientos han funcionado bien, y en un día se ha rastreado y testado a todo trabajador municipal que pudiera haber tenido contacto”. Se está recabando la información necesaria para tratar de conocer todas las circunstancias relativas al origen del brote.

La tranquilidad que muestra el Gobierno municipal, sin embargo, contrasta con la del propio cuerpo de Bomberos. No ven lógico el tema de los traslados, porque este problema se veía venir, según uno de los infectados. El origen del descontrol lo tienen claro desde dentro, según fuentes internas: mezclar a compañeros de diferentes parques en medio de una pandemia. Mandos intermedios consultados por este periódico aseguran que cada parque debería gestionar a su personal, para establecer sus propios grupos burbuja. Califican lo que pasa de choteo y de vergüenza, y creen que este brote se puede descontrolar más porque ahora corren riesgo sus propias familias.

“Es una máxima la de ocultar en covid estas cosas a las secciones sindicales por parte de la Jefatura”, se queja David Gómez, representante de CC OO. Desde el sindicato también calculan que el “goteo” de casos en relación con el parque 12 son unos veinte, “que son muchísimos en un servicio tan mermado como el nuestro”. “Mucha gente dobla sus guardias con otras extraordinarias por la falta de personal y eso hace que se crucen con otros turnos”, añade Gómez, que insiste en que durante los relevos entre las guardias sí suelen tener precaución, “pero los parques solo se desinfectan si hay un positivo confirmado”. Los turnos de los bomberos, además, rotan cada tres días.

En estos momentos, el cuerpo de bomberos está esperando el resultado de los más de 100 bomberos que han podido tener contacto con los positivos. Pero la queja por el descontrol no es nueva, independientemente de los resultados. A mediados de agosto, un positivo en el parque número dos levantó todas las alarmas después de una guardia. Los compañeros, que habían dormido en la misma habitación tuvieron que seguir trabajando varios días después y denunciaron que las decisiones tomadas por los mandos les pusieron en peligro a ellos, a sus familias y a los ciudadanos implicados en sus intervenciones. Aseguraron, además, que las pruebas del coronavirus se las realizaron cuatro días después de conocerse el positivo del compañero, y que hasta el 11 de agosto el Ayuntamiento no había enviado un protocolo específico de actuación.

Poco después, el sábado 29 de agosto, el incendio en una torre de viviendas en el norte de la capital volvía a poner en entredicho la labor organizativa de los Bomberos. Durante largos minutos, varios efectivos pidieron refuerzos sin éxito. La plantilla volvía a trabajar bajo mínimos. Según documentos internos vistos por EL PAÍS, ese día había disponibles 205 bomberos de atención directa en siniestro, menos de la cifra de 223 estipulada en la Carta de Servicios del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Este es un documento público por el que los políticos locales se comprometen a prestar el servicio con estándares de calidad.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50