La loca mañana de Almeida esperando el “155 sanitario”

En medio de reuniones, corrillos y declaraciones fallidas, el alcalde asegura que los madrileños acatarán el decreto de estado de alarma pese a la “indignación” que produce

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, responde a los periodistas sobre el estado de alarma.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, responde a los periodistas sobre el estado de alarma.Luis De Vega Hernández /

A veces las previsiones se cumplen. Este viernes ha sido uno de esos días. Se veía venir. Mañana loca de reuniones, llamadas, declaraciones, mensajes, idas y venidas. En torno al ecuador del día todas las preguntas de los reporteros y las respuestas del alcalde de Madrid se quedan viejas en el momento en que se pronuncian. No sirven para nada en un escenario mediático que vive en riguroso directo y en el que dos minutos después las declaraciones no son noticia. Son pescado podrido para una radio, una televisión, una agencia o un periódico. [Qué se puede hacer y qué no en las ciudades a las que afecta el estado de alarma]

Habla José Luis Martínez-Almeida pasado el mediodía de las posibilidades de salvar el estado de alarma y de acordar medidas con La Moncloa cuando la actualidad le estalla en la cara. A él y a los periodistas. El estado de alarma acaba de pasar de ser posibilidad a ser hecho confirmado. Miradas al teléfono. Caras de qué hacemos ahora… “Alcalde, esto que nos acaba de decir ya no nos vale”, le comenta una redactora de La Sexta.

Almeida se rodea de manera más que improvisada con parte de su equipo al tiempo que consulta la pantalla de su móvil:

Trata en un primer momento de dar por buenas sus respuestas anteriores. Pero es imposible. Eso es ya más que agua pasada. Intercambia pareceres con la concejal Almudena Maíllo, su jefe de prensa, Joaquín Vidal, y su asesor Ángel Carromero. Tres responsables de protocolo siguen la escena de cerca. También una veintena de periodistas ansiosos por poder comunicar a la audiencia algo con una mínima relevancia.

Fumata blanca minutos después. Almeida regresa al micrófono consciente de que ha de mantener viva su imagen ante las cámaras y dar un aldabonazo en forma de reacción. “Un bis a petición del público”, resuelve tratando de romper el hielo Joaquín Vidal. Gesto grave y tono serio de su jefe.

“Una resolución profundamente injusta”

Al decretar el estado de alarma, Pedro Sánchez impone a Madrid un “155 sanitario” que no tiene justificación, asegura el regidor ya consciente de que el peor escenario está consumado. Frente a esa medida, “los madrileños vamos a acatar esta resolución profundamente injusta”. Se trata, entiende Almeida, de un agravio frente a otras comunidades como Navarra o Cataluña. Pero hace un llamamiento a la cordura ciudadana: “Les pido que esta indignación no se canalice en el incumplimiento del estado de alarma”, que tengan una “respuesta ejemplar y democrática”. Las restricciones afectan a todo el territorio de Madrid capital y otras ocho ciudades: Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla y Torrejón de Ardoz.

El alcalde hace esas declaraciones en el parque de El Retiro, donde ha asistido a un evento conmemorativo del Día de la Fiesta Nacional. A primera hora del viernes Almeida ya estaba en la Puerta del Sol para abordar con el Gobierno regional la manera de afrontar el último órdago lanzado por Pedro Sánchez en la noche del jueves. Desde allí entra en directo en la Cope y lanza a través de las ondas que no hay por qué apostar obligatoriamente por la orden más “gravosa”, que sería el estado de alarma. Insiste, por enésima vez, en que las medidas de la Consejería de Sanidad estaban consiguiendo una “bajada drástica” de la incidencia en Madrid. Lo ha repetido varias veces este viernes: la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes ha pasado de 850 a 465. Aunque esa media no es el único dato a tener en cuenta. [Análisis: ¿Qué dicen realmente los datos de Madrid? Lo bueno y lo malo]

Y otro argumento habitual en su discurso: “¿Pedro Sánchez se atrevería con otra comunidad autónoma? No tengo la más mínima duda de que no se atrevería”, se responde él mismo al habla con el periodista Carlos Herrera. Seguidamente, el alcalde sigue disparando. Deja caer que el retraso en la hora de celebración del Consejo de Ministros extraordinario es porque hay integrantes del Gabinete de Sánchez que ya se habían ido este jueves de puente lejos de Madrid y no les daba tiempo regresar a las 8 de la mañana. Hay que dar de comer al bicho mediático pese a que la realidad y el Gobierno central le pisan los talones. Almeida casi siempre tiene hueco para una entrevista. Con la reunión en Sol casi finiquitada, corre al acto de El Retiro, al que no llega finalmente la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos. Se queda en representación municipal para rematar la reunión con el Ejecutivo regional.

Sí acuden a la celebración previa a la Fiesta Nacional los portavoces del resto de grupos en el Ayuntamiento: Rita Maestre, de Más Madrid; Pepu Hernández, del PSOE, y Andrea Levy, del PP. Con algo de retraso se une Javier Ortega Smith, de Vox.

Desde hace semanas el alcalde trata de estirar las horas del día y no saltarse actos de agenda para no dar munición a los opositores, que sospechan de su plena dedicación en el timón capitalino desde que fue nombrado portavoz nacional del Partido Popular. Plenos, juntas de gobierno, presentaciones de libros, ruedas de prensa, estudios de radio y televisión, visitas a barrios, actos con concejales en sus distritos, recepciones y reuniones en Cibeles. Moto para arriba. Moto para abajo. Génova. Cibeles. Casa…

Queda este viernes como “un día triste” para el alcalde de Madrid.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información