LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

“La Comunidad de Madrid ha tenido diferentes raseros en función del color político”

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, critica la falta de comunicación que ha tenido Isabel Díaz Ayuso con los Ayuntamientos durante la pandemia

El alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, en la plaza de Cervantes.
El alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, en la plaza de Cervantes.ADOLFO BARROSO

El municipio de Alcalá de Henares ha sido uno de los más golpeados por el coronavirus. Han muerto unos 900 vecinos, de los que 361 estaban en residencias de mayores. Su alcalde, Javier Rodríguez Palacios, ha estado al frente en la lucha contra la pandemia desde el Ayuntamiento. Alcalaíno de 48 años, ingresó en el PSOE en 2004. Es regidor desde 2015, tras haber pasado ocho años en la oposición.

Pregunta. ¿Cómo ha vivido la pandemia y el estado de alarma?

Respuesta. Ha sido la experiencia más dura de toda mi vida política, pero también de las más duras en lo personal, porque al final el alcalde se involucra mucho con sus vecinos. Cuando han fallecido casi 900 personas en esta ciudad, muchas de estas tienen rostro y tienen una relación estrecha conmigo en lo personal. Con lo cual hubo unas semanas en las que prácticamente había que llamar a cuatro o cinco personas que apreciabas porque habían perdido a algún ser querido, como su mujer, su marido… Y esa fue una época muy dura en la que casi no se veía como se podía salir de esto.

P. Alcalá ha sido, junto con otros municipios como Leganés, uno de los principales focos de la pandemia. ¿Se sabe por qué?

R. Lo deberían decir los expertos, pero la idea de que somos un área que nos relacionamos muchísimo. En el corredor del Henares, hay gente que vive en Coslada y trabaja en Alcalá o viceversa o en Torrejón. Y todo ello con un transporte público muy bueno que, cuando no se tomaban medidas de control, era un lugar donde se podía difundir el virus de una manera masiva. Creo que eso es una de las causas, junto a la cercanía del aeropuerto de Barajas que también influye. Luego, en el caso particular de Alcalá, ha golpeado el número de fallecidos por tener una gran cantidad de residencias. En total, 15 en las que se han contabilizado 361 personas fallecidas. Ese es el dato fehaciente a causa de la covid-19

P. ¿Estaba preparada Alcalá para una situación así?

R. No creo que se deba hablar de una ciudad en particular, sino del todo. Probablemente la realidad que se produjo en China nunca se transmitió y se pensó que en unos primeros momentos no iba a ser tan duro. Pero no hablo como Alcalá, sino como Europa, como España, como el mundo que seguimos viendo cómo la pandemia sigue avanzando por todos los continentes.

P. El hospital Príncipe de Asturias ha estado colapsado y prácticamente no recibiendo pacientes. ¿Qué ha fallado?

R. Por un lado, durante unos días no se le prestó la suficiente atención por parte de las autoridades sanitarias de Madrid. Aquí fuimos con unos días de adelanto respecto a otras unidades geográficas. De repente, todos los días hablaba con el director del hospital y se veía y se palpaba como las urgencias comenzaron a saturarse. Algunas jornadas había hasta 300 personas. En esos momentos, no se actuó con agilidad por parte del Gobierno regional. Posteriormente, ya se fueron tomando medidas, pero luego hubo un tiempo en que gracias a la solidaridad de vecinas y vecinos de Alcalá, de empresas, pedir ayuda como la Brigada Paracaidista que los primeros días nos permitió llevar camas de hoteles al hospital de Alcalá de Henares y aumentar en un 30% las camas, gracias a donaciones, gestionadas por este Ayuntamiento y llevadas al centro por los militares. Todo eso se hizo sin el concurso y la participación de otras Administraciones. Lo solucionamos desde el ámbito local directamente al habla con el hospital.

P. Entonces, ¿falló la Consejería de Sanidad?

R. Creo que no actuaron correctamente. Estamos en una situación nueva, que es comprensible, pero la rapidez de las medidas no se tomaron hasta que no fue todo Madrid, incluida la capital, las que empezaron a sufrir el golpe. Y en esta parte de la región, en el corredor, lo sufrimos con unos días de antelación y no hubo una respuesta adecuada.

P. ¿Influyó que el primer caso se diera en Torrejón para que Alcalá fuera uno de los grandes perjudicados?

R. Sin duda. El origen se produce en Torrejón y todo lo que ocurre aquí influye a Alcalá de Henares, San Fernando, Coslada. Cuando se habla de corredor del Henares es que es una realidad física, el río Henares y su valle, y una realidad social. Hay muchísimas personas que interactúan en esta zona.

P. ¿Por qué montan un hospital junto al Príncipe de Asturias? ¿Se llegó a utilizar?

R. Esta es otra de las iniciativas que fue exclusivamente entre el Ayuntamiento, el hospital de Alcalá de Henares, la ONG Médicos sin Fronteras y el apoyo de muchas personas que pusieron de su parte, junto con la universidad que cedió el espacio. Un lunes por la mañana, a las siete de la mañana, suena mi teléfono y nos proponen cómo podemos colaborar en un hospital que ayude a tener más capacidad al Príncipe de Asturias. Al cabo de dos días, nuestra labor estaba prácticamente realizada. Consistió en encontrar un transportista que nos trajo desde Torrelodones, nuestros trabajadores colocando voluntariamente las camas, llamada a la Bripac para que ayudaran a instalar. Durante unas semanas, tuvo una total ocupación. Ahora está cerrada, pero preparado por si hay que abrirlo inmediatamente. Lo interesante es que estaba a 300 metros del Príncipe de Asturias.

P. ¿Fue más efectivo entonces que el de Ifema?

R. Estoy convencido de que la idea de hacer un gran hospital para Madrid es errónea, porque no es lo adecuado un hospital para pandemias. Hay que reforzar los servicios de primaria, hay que contratar personas. Ya no es una situación de espacio, sino de reforzar el personal cualificado y la metodología para detectar un rebrote.

P. ¿En algún momento la Comunidad les ayudó en ese hospital?

R. No. No hubo ninguna intervención de ningún departamento del Gobierno regional, más allá de que el hospital Príncipe de Asturias pertenece a la red pública.

P. ¿Les dijeron que no lo abrieran o les informaron de la apertura de Ifema?

R. La comunicación con la Consejería de Sanidad y con la presidenta ha sido nula. De hecho, hay cartas enviadas por parte de este Ayuntamiento y de otros que nunca han sido contestadas.

P. ¿Qué ha fallado en las residencias de mayores?

R. A mi entender, es un modelo que está mal diseñado desde el principio. Cuando la Comunidad de Madrid se lanza a concertar residencias en las que pone el escudo regional, pero apenas eso, sin controles ni inspección, ya iniciado por Esperanza Aguirre, es cuando comete el error. La gente cree que está llevando a sus mayores a un centro tutelado por lo público y la tutela de lo público ha sido inexistente en este caso.

P. Pero eso se ha acentuado en la pandemia

R. Claro. Cuando ha llegado la pandemia, no han sido apoyadas esas residencias ni todas se han comportado diligentemente ni la información ha fluido como fluiría si hubieran sido tuteladas por lo público. Creo que este es un punto que hay que mejorar. Cualquier institución que convenie con una Administración, tiene que estar tutelada y controlada por la misma.

P. En el caso de Alcalá ha habido 361 fallecidos. ¿Se podrían haber evitado o cuando menos reducido?

R. Yo estoy convencido de eso. Falló el Gobierno regional al no unir lo que le decía la Consejería de Políticas Sociales con los recursos que podía tener la Consejería de Sanidad. En cuanto se instauró mando único de la Comunidad, cursé una carta al consejero de Sanidad diciéndole que teníamos noticias de que las residencias estaban en muy mala situación. Lo sabíamos por vecinos a los que se les morían familiares y nos llamaban.

P. Otros municipios, como Alcorcón, lo hicieron.

R. Alcorcón conoce antes la situación de sus residencias, porque sus bomberos son municipales y entran en las residencias. Los bomberos de Alcalá son de la Comunidad de Madrid y los datos que recaban no los comparten con este Ayuntamiento. Cuando entra nuestra Policía Local a partir del 20 de abril por mandato de la Dirección General de Seguridad es cuando descubrimos los datos que nos permiten afirmar que ha habido esos muertos. Pero ya ha pasado más de un mes desde que comenzó la pandemia.

P. ¿Qué siente como alcalde al ver esa cifra?

R. Una profunda frustración porque a más de uno le pongo cara y sé quienes son esas personas. Todo esto nos va a influir a todos, cuando afloren estrés postraumáticos.

P. ¿Tuvo contacto con los directores de las residencias?

R. Ese es el gran problema. Al ser 15 residencias, no coordinadas y con distintos regímenes como públicas, privadas o concertadas, realmente ha sido la decisión de cada gerente o de cada empresa que la lleva la que ha marcado esa relación con los Ayuntamientos. Y eso no solo ha pasado en Alcalá de Henares. Ha pasado en todos los municipios. Aquí hemos ayudado con mayor profundidad a cinco, porque nos pidieron más ayuda que el resto. No se podía ayudar si no te la pedían, porque de puertas adentro no se puede entrar como Ayuntamiento. Así de duro ha sido esta realidad.

P. ¿Cómo ha sido la comunicación con Isabel Díaz Ayuso y con Enrique Ruiz-Escudero?

R. Es paradójica, porque la relación con el consejero de Sanidad siempre ha sido fluida, pero en los momentos más duros no han respondido como institución a las llamadas de los Ayuntamientos. Nada de nada. En el caso de la presidenta regional, inexistente. Se comprometió a dialogar con los municipios y nunca lo ha hecho. El único diálogo que ha mantenido ha sido con la capital y creo que por motivos estrictamente partidistas.

P. Entonces, ¿si usted hubiese sido del PP, habría tenido más apoyo de la Comunidad de Madrid?

R. Yo estoy convencido de que la Comunidad de Madrid ha tenido diferentes raseros en función del color político. Ejemplo, permitir un test masivo en Torrejón de Ardoz con un apoyo de una entidad privada cuando realmente nos han denegado a los demás Ayuntamientos cualquier tipo de apoyo por parte de nuestro hospital de referencia.

P. ¿Y se lo han hecho saber a la presidenta, se han quejado, han protestado?

R. Me consta que muchos alcaldes hemos enviado cartas a la presidenta de la Comunidad de Madrid con este tema de los estudios serológicas y la respuesta no nos la ha dado Isabel Díaz Ayuso. Nos la ha dado su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez. Realmente es vergonzoso que una carta dirigida entre los máximos responsables de instituciones nos las conteste su jefe de gabinete. Eso nunca había ocurrido con ninguna Administración, ni con Mariano Rajoy, ni con Cristina Cifuentes ni con Esperanza Aguirre.

P. ¿Y cómo se sintió?

R. Realmente es un desprecio hacia lo que representamos. Si una presidenta no contesta a la carta de un alcalde elegido por los ciudadanos de una ciudad, en el fondo, no está respetando a esa ciudad.

P. ¿Qué opina de los protocolos que impedían trasladar a los ancianos de las residencias a los hospitales?

R. Creo que es un tema clave que tendrá que estudiar la justicia. Y no lo digo yo, lo ha dicho Antonio Burgueño, que es el que diseñó el plan de choque contra la covid en la Comunidad de Madrid encargado por la propia presidenta.

P. ¿Cómo es la situación ahora en Alcalá?

R. Estamos viendo cómo los empresarios, los autónomos quieren tirar hacia delante y desde el Ayuntamiento estamos ayudando en lo que podemos. Hemos diseñado líneas de ayuda para micropymes, de menos de seis empleados; para el sector turístico y hostelero de Alcalá de Henares. Este sector es muy importante y tiene que ser claramente apoyado. En ese sentido, vemos que se va recuperando nuestro turismo, que viene de la capital y de la Comunidad de Madrid. Por ello, yo animo a que con respeto a todas las medidas de seguridad se animen a venir los turistas.

P. Las fiestas de agosto se han suspendido.

R. Como tal, sí se han suspendido. No va a haber recinto ferial ni actos masivos de las ferias de Alcalá, pero sí habrá una actividad lúdica y festiva compatible con la covid. No serán las de otros años, pero no vamos a permitir que la enfermedad nos gane la partida de no lograr la recuperación. No vamos a perder la esencia de esta ciudad, como es la historia y la cultura y poner en valor todo lo que tenemos.

P. ¿Destinaría ese dinero para hacer un test masivo a la población, como ha hecho otro Ayuntamiento, el de Arganda del Rey?

R. El test masivo que se ha realizado en Torrejón ha tenido dos hechos diferenciados. En teoría se autorizó sin ser un test masivo, por lo que alguien podría pensar si se ha cumplido o no estrictamente la normativa de la Comunidad de Madrid y por otro ha tenido el apoyo de su hospital de residencia, que está gestionado por una empresa privada y que ha aportado el personal y gran parte de las necesidades para hacer ese test. Una prueba de esas características sin ninguna ayuda costaría a la ciudad de Alcalá de Henares en torno a los cuatro millones de euros. Con ese dinero, lo que estamos haciendo es ayudar a las micropymes y a las empresas turísticas y hosteleras y reforzar los servicios sociales. Y todo ello, sin el apoyo regional porque así nos lo ha contestado el jefe de gabinete de la presidenta.

P. ¿Cree que puede haber un nuevo confinamiento?

R. Va a haber otra oleada y va a haber rebrote. La cuestión es si mantenemos las medidas personales y de las Administraciones de control no se colapsará el sistema sanitario y no nos llevaría a un confinamiento. Por lo tanto, yo hago el llamamiento a que continuemos con esa tensión en positivo que nos haga recordar que no debemos vulnerar las normas y advertencias que nos hacen las autoridades sanitarias.

P. ¿Se está preparado?

R. Creo que la reacción será mayor y más rápida. Eso sí, me preocupa que la atención y las urgencias en primaria sigan en algunos casos cerrados con muy poca dotación de personal. Son las claves, las antenas para detectar si comienza a acelerarse un contagio entre los vecinos de esta comarca.

Más información

Lo más visto en...

Top 50