La crisis del coronavirus

Solo el 30% de los viajeros podrá usar el transporte público en Madrid los próximos meses

El Gobierno de Madrid pide mantener el teletrabajo y escalonar turnos y recomienda el uso del coche y de la bici

Usuarios del Metro de Madrid, en el pasillo de una estación el pasado lunes.
Usuarios del Metro de Madrid, en el pasillo de una estación el pasado lunes.GABRIEL BOUYS / AFP

Los responsables del transporte público de Madrid han dibujado este miércoles cómo será la movilidad de los ciudadanos cuando regresen a algo parecido a una vida normal tras la crisis sanitaria. Para empezar, las medidas de distancia social decretadas por Sanidad harán, según los cálculos de la consejería, que "solo entre un 28 y un 30% de los usuarios del metro, Cercanías o los autobuses puedan usarlo durante varios meses”, que queden reservados a movimientos imprescindibles “por motivos laborales, por estudios o por necesidades médicas” y “siempre con mascarilla”. Se trata de un auténtico "cambio en la cultura del viaje”, como lo define el consejero de Transportes, Ángel Garrido, en un audio distribuido a los medios.

El Consorcio Regional de Transportes, según explica un portavoz de la consejería, “trabaja en el escenario de la desescalada con la vista puesta en el corto plazo”, en el 9 de mayo, y el análisis que hace es que, “como lo que parece es que se va a mantener la distancia social”, el transporte público solo podrá asumir a tres de cada 10 viajeros que lo usaban a diario antes de la pandemia. Para hacer sus números, Transportes ha usado la ratio de metro y medio de separación por persona, a medio camino entre el mínimo de un metro y los dos metros considerados óptimos.

En un mundo ideal sin averías ni incidencias en el que se pudieran sacar a circulación el 100% de los vehículos, ya sean trenes o autobuses, estos transportarían a un 28/30% de su capacidad total. “De los 5,5 millones de viajes diarios de media que se realizaban antes de la crisis, solo se podrían mantener 1,5,. En el caso del suburbano, donde antes cabían cuatro pasajeros por metro cuadrado y ahora solo pueden ir uno”, subraya el portavoz.

¿Y el resto? El Gobierno regional plantea que, dado que solo puede transportar a una parte de los ciudadanos en las condiciones de higiene y seguridad exigidas, el uso del transporte público quede reducido “a lo imprescindible”: movimientos por trabajo, de estudio ―la suma de ambos perfiles de viajeros supone el 43 % del total― y o por cuestiones médicas.

La consejería también recomienda a los ciudadanos “ir a pie o en bicicleta en el caso de los desplazamientos cortos y, en vehículo privado, en el caso de los largos”. En la actualidad, solo pueden viajar en un mismo coche dos personas sentadas en diagonal y con mascarilla, lo que reduce la posibilidad de acuerdos para compartir transporte y se traduce en miles de coches más en las vías de acceso a la ciudad y en la almendra central, a no ser que se mantenga el teletrabajo en los niveles actuales y se arbitren medidas de cara a la reincorporación a sus puestos de los trabajadores afectados por ERTES ― 421.734 a 14 de abril― y los autónomos que habían dejado de tener actividad-

El previsible aumento del uso del coche tendrá importantes repercusiones en forma de atascos y empeoramiento de la calidad del aire, por no hablar de problemas de aparcamiento. Los niveles de dióxido de nitrógeno descendieron en un 60% en la segunda quincena de marzo —inicio del confinamiento por la crisis del coronavirus—, registro que representa el mínimo histórico en los últimos 19 años, según un estudio de eltiempo.es realizado en las 12 estaciones de medición de calidad del aire de la capital. En una entrevista con ABC, Garrido apunta a la línea de flotación de Madrid Central, ya que pide “incluso facilitar el acceso de los vehículos privados a las ciudades para evitar que se congestione el transporte público”.

Con estos cifras en la mano, la Comunidad de Madrid lo que pretende es dar un toque de atención para que el Gobierno, que entienden que es quien tiene las competencias, adopte medidas de cara a la reactivación de la economía, como "mantener el teletrabajo lo máximo posible, reorganizar los turnos de trabajo y escalonar la entrada y salida a los trabajos” con el objetivo de “aplanar la curva de la hora punta” en palabras del consejero-. Por ejemplo, el 20% de los viajeros de Metro de Madrid se concentran de siete de la mañana a nueve de la mañana “y esto no puede seguir siendo así”.

Además, “la forma de viajar también va a cambiar”, por lo menos durante los primeros meses, ya que los usuarios deberán respetar la separación en estaciones, convoyes y paradas, y la mascarilla será “obligatoria”. “Guantes, en principio, parece que no”, dice la consejería. En el caso de los autobuses, si no disponen de mampara, como ocurre en muchos de los autocares interurbanos y en algunos de la EMT, aunque se planea instalarla en todos, el acceso “se seguirá haciendo por la parte de atrás” y las primeras filas tras el conductor estarán vacías. En todos los autobuses, en el pago se seguirá prescindiendo del dinero en efectivo para minimizar la posibilidad de contagios.

¿Se plantean más medidas, como impedir el acceso de los ciudadanos a las estaciones una vez cubierto el aforo para evitar aglomeraciones o instalar cámaras térmicas como estudia hacer el Ayuntamiento para sus trabajadores? “De momento, el escenario es este, hoy estamos en esta fase”, contesta el portavoz.

De cara a la reactivación de la economía, Transportes, de la mano del Ministerio de Fomento, estudia cómo reajustar la oferta, que se llegó a reducir para los días laborales a niveles de fin de semana durante las dos semanas de máximo confinamiento. El día con menor demanda fue el Domingo de Ramos, en el que solo se hicieron 147.879 viajes, un 93,1% menos que el mismo domingo de 2019. Tras la vuelta a sus puestos de 300.000 trabajadores no esenciales desde el 13 de abril, la oferta se sitúa entre el 60 y el 70% dependiendo de si es hora punta o valle en el suburbano y los autobuses, mientras que en Cercanías se sitúa en un 65%. “La ocupación media está en el entorno al 10%”, señala una portavoz de Renfe, que apunta a posibles cambios la semana próxima. En resumen, “no se va a poder seguir viajando igual que se viajaba antes durante unos meses o durante el tiempo que sea necesario”, concluye el portavoz de Transportes.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50