La crisis del coronavirus

Las 13 residencias de mayores intervenidas en Madrid concentran 480 muertes desde el inicio de la epidemia

El coronavirus se ha cebado con un pequeño grupo de geriátricos que suman el 10% de las muertes en 710 residencias para personas vulnerables de la Comunidad

Dos trabajadoras asisten a un residente en la residencia de ancianos Monte Hermoso, en Madrid.
Dos trabajadoras asisten a un residente en la residencia de ancianos Monte Hermoso, en Madrid.FERNANDO VILLAR / EFE

Solo 13 residencias de mayores de la Comunidad de Madrid concentran hasta 480 muertes en el último mes, según datos oficiales que ha podido conocer EL PAÍS y que muestran el desigual impacto del coronavirus en estos centros. Esas residencias concentran casi el 10% de los 4.750 fallecimientos de residentes en 710 residencias (de mayores, de personas con discapacidad o de personas con enfermedad mental) entre el 8 de marzo y este miércoles 8 de abril. Ese período arranca pocos días después de que fueran detectados los primeros casos en la región.

Los 13 geriátricos a los que se refieren los datos son centros privados que la Comunidad ha intervenido desde hace una semana. Cada uno tiene de media 37 muertes. Los datos no detallan cuántos decesos se han producido en cada residencia, pero avalan las informaciones de familias y trabajadores que durante semanas vienen alertando de la devastación. En muchos casos solo se han conocido estos daños a través de filtraciones a la prensa. Las familias se quejan de que la dirección de esos centros ha sido opaca sobre los daños.

Los 13 geriátricos intervenidos son DomusVi Espartales, Casaquinta Ciempozuelos, Isabel La Católica-La Ventilla, Fundación Reina Sofía Alzheimer, Sergesa Boadilla, Vitalia Leganés, Monte Hermoso Madrid, Residencia de Usera, Geriatel Rivas, Orpea Santo Domingo, Santísima Virgen y San Celedonio, La Purísima Concepción y Santa Teresa Jornet.

La medida de “intervención” sugiere un alcance mayor del real. En la práctica muchas residencias intervenidas solo han recibido la visita de un funcionario que pasa parte de la jornada en el centro. Sin recursos, la Comunidad no ha podido cumplir con su promesa del 12 de marzo de “medicalizar” las residencias para que los mayores sean atendidos allí mismo. Aún hoy, las residencias siguen sin refuerzos médicos y pocos creen que vayan a llegar pronto los respiradores, las máquinas de inyección de aire a presión que pueden salvar vidas. Durante semanas, las residencias donde había brotes del virus han lidiado como han podido, sin equipos de protección (EPI) ni tests de diagnóstico. Los EPI comenzaron a llegar la semana pasada y los tests podrían llegar este fin de semana, según un anuncio de este miércoles de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

A pesar de la patente necesidad de sanitarios y cuidadores en las residencias de Madrid, el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida dijo este martes en Twitter que iba a enviar a Castilla y León a 20 sanitarios y 20 voluntarios del servicio Samur-Protección Civil. “Ahora es nuestro turno: es el momento de que Madrid sea solidario”, tuiteó el alcalde madrileño.

¿Geriátricos con más muertes?

Según la información oficial vista por este periódico, la intervención de las 13 residencias se ha debido a un exceso de muertes, pero no queda claro si se trata de los geriátricos con más decesos. Otros familiares y trabajadores de centros no incluidos en esa lista han contactado a este periódico en las últimas semanas alertando de gran mortalidad.

Mientras, otras residencias madrileñas como la municipal de Buitrago del Lozoya, en la sierra, han logrado mantenerse indemnes.

Los datos han sido recabados por los inspectores de la Comunidad y enviados al Ministerio de Sanidad, que el fin de semana pasado pidió a las autoridades regionales que les enviarán información sobre el impacto del virus en las residencias. Los datos arrojan algo de luz sobre el drama pero son muy incompletos. No especifican qué residencias sufren más daños por brotes de la enfermedad, una información demandada por las familias, angustiadas porque no pueden visitar a sus mayores o conocer la realidad del centro en el que viven.

Las 4.750 muertes se refieren a decesos por cualquier causa entre el 8 de marzo y 8 de abril, pero la gran mayoría se debe a la enfermedad causada por el coronavirus. 4.260 son casos de Covid-19 confirmado o sospechado pero que no pudo ser diagnosticado por culpa de la falta de test.

Los datos que la Comunidad ha enviado al Gobierno central incluyen los daños en residencias de mayores de Madrid (475) y los centros para personas con discapacidad o enfermedad mental de cualquier edad (235).

¿Conoces casos de brotes de coronavirus en una residencia de la Comunidad de Madrid? Contacta con los reporteros fpeinado@elpais.es o jdquesada@elpais.es o mándales un mensaje por Twitter a @FernandoPeinado o @jdquesada

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50