_
_
_
_
_

Los siete exetarras de las listas de Bildu con delitos de sangre renuncian a ser concejales

Los candidatos afirman que toman la decisión “para no añadir dolor a quien ha sufrido” y “para desmentir que EH Bildu tenga como objetivo legitimar a ETA”. Otegi reafirma la apuesta “por vías exclusivamente pacíficas y democráticas” y dice: “Debemos avanzar hacia el futuro y no generar zozobra”

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, durante la comparecencia de este martes.Foto: Javier Hernández | Vídeo: EPV

Los siete exetarras con delitos de sangre incluidos en las listas de Bildu para el 28-M han anunciado que renuncian a ser concejales, en el caso de salir elegidos, para “contribuir a la paz y la convivencia”, según una carta publicada este martes por la mañana por el diario Naiz, vinculado a la izquierda abertzale. “La configuración de las listas en nuestros respectivos municipios ha alcanzado una indudable trascendencia, que nos obliga, por diferentes motivos, a retirar nuestras candidaturas en la medida posible y a asegurar que en ningún caso tomaremos el cargo de concejal”, dicen en la misiva, en la que rebajan el peso en ETA del resto de los candidatos condenados por terrorismo que siguen en las candidaturas. La inclusión en las planchas de Bildu de exterroristas condenados por asesinato se había convertido en uno de los ejes de la contienda electoral, y en la principal arma contra el PSOE de PP y Vox. Los firmantes de la carta son los exetarras Jose Antonio Torre Altonaga, Asier Uribarri Benito, Lander Maruri Basagoiti, Begoña Uzkudun Etxenagusia, Jose Ramón Rojo González, Juan Carlos Arriaga Martínez y Agustín Muiños Díaz, quienes subrayan que toman esta decisión para no “añadir dolor a quien ha sufrido”, así como “para desmentir que EH Bildu tenga como objetivo legitimar a ETA”.

La carta de los siete precisa que esta medida supone retirar la candidatura “en la medida de lo posible”, aunque subrayan que “en ningún caso tomarán posesión del cargo de concejal”. Con el escrito, dicen, quieren dirigirse “en primer lugar a las víctimas de ETA” con un fin: “Mostrar así nuestro compromiso para que ni nuestras palabras ni nuestras acciones añadan jamás el más mínimo padecimiento al ya habido”. Los firmantes son conscientes de la “polvareda política y mediática” que ha levantado la presencia de los 44 exetarras en las listas, especialmente la de ellos mismos. Admiten que su caso ha cobrado más importancia por los hechos por los que fueron condenados. “No vamos a negar ahora nuestra militancia del pasado ni la responsabilidad que asumimos con ello”. Pero insisten en que su única estrategia ahora es la paz.

Del resto de los candidatos hasta llegar a 44, en cambio, dicen que muchos fueron condenados “bajo la estrategia de ‘todo es ETA’ que persiguió actividades estrictamente políticas”, una tesis que nació con el dirigente del PP vasco Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior con José María Aznar. Tomar medidas contra ellos, dice, sería “seguir pisoteando” sus derechos, escriben. No obstante, la polémica política no se ha centrado en los siete condenados por asesinatos, sino por la mera presencia de personas que militaron en ETA en las listas, que fue denunciada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite).

Los firmantes dejan claro que hace más de una década asumieron una “apuesta inequívoca por vías exclusivamente políticas y democráticas”, y se adhieren expresamente a la Declaración del 18 de Octubre (la del décimo aniversario del fin de los atentados de ETA en la que los radicales reafirmaban su compromiso democrático). Para ellos, la polémica de los últimos días “poco o nada tiene que ver con la construcción de la convivencia y la paz”, y niegan cualquier intento de blanquear el pasado, tanto de la banda, como de la izquierda abertzale y de ellos mismos. “No se puede sostener que EH Bildu tenga como objetivo ratificar nuestra trayectoria anterior (...). Obviamente, su participación en este proyecto colectivo que es EH Bildu no tiene por objeto legitimar a ETA”.

Los firmantes de la carta son:

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Agustín Muiños Díaz, que concurre en el puesto número seis de la lista de EH Bildu a la alcaldía de Legutio (Álava) y fue condenado en 1985 a 29 años de prisión por el asesinato, en 1983, del empresario José Antonio Julián Bayano.

Jose Ramón Rojo González, número 21 en la lista a la alcaldía de Irun (Gipuzkoa), condenado a 55 años por el asesinato de Francisco Gil Mendoza y las heridas a un hermano de este en 1991.

Lander Maruri Basagoiti, segundo suplente en la lista para la alcaldía de Zierbena (Bizkaia), y Asier Uribarri Benito, número cuatro en la lista para la alcaldía de Maruri-Jatabe (Bizkaia), fueron condenados en 2001 a 16 años de prisión cada uno por su participación como cómplices en el asesinato, en 1997, del guardia civil José Manuel García Fernández.

Jose Antonio Torre Altonaga, alias Medius, penado por su colaboración en el atentado que costó la vida, en 1978, a dos trabajadores en las obras de la central nuclear de Lemoniz, es parte de la lista a la alcaldía de Mungia (Bizkaia).

Begoña Uzkudun Etxenagusia, que es la número tres en la lista para la alcaldía de Errezil (Gipuzkoa), recibió dos condenas en 1989 que sumaron más de 100 años de cárcel por dos atentados mortales.

Juan Carlos Arriaga Martínez, número tres en la lista para la alcaldía de Berrioplano (Navarra), fue condenado en 1989 a 29 años de prisión por el asesinato en 1984 del empresario y comandante del Ejército retirado Jesús Alcocer Jiménez.

Declaración de Otegi

Este mediodía, Arnaldo Otegi, coordinador nacional de EH Bildu, ha comparecido en la sede de la formación en San Sebastián, para leer un comunicado de la mesa política de la formación en el que valora la carta de los siete, y reafirma que los “casi 4.500 candidatos y candidatas, todo ellos con sus derechos civiles y políticos en vigor, suscriben el compromiso de EH Bildu con las vías exclusivamente pacíficas y democráticas”. A su juicio, lo que ha habido tras saberse que 44 candidatos abertzales fueron de ETA ha sido una “nueva inaceptable campaña de acoso y derribo por parte de determinados sectores de la derecha española, a los que se han sumado irresponsablemente otras fuerzas, para crear un lodazal en el que chapotear por meros intereses políticos y electoralistas”. Dicho eso, admiten que EH Bildu debe asumir su responsabilidad y “actuar en consecuencia”.

La declaración de la mesa política añade: “Aunque resulta prácticamente inevitable que ese tipo de operaciones por parte de sectores reaccionarios e involucionistas se produzcan, es nuestra obligación hacer todo lo posible para evitarlas o mitigar sus efectos, para reafirmar nuestra voluntad de avanzar hacia el futuro y no generar zozobra en otros sectores que, desde la diversidad e incluso la discrepancia, están dispuestos a recorrer el camino para la construcción de la convivencia democrática mediante el ejercicio de todos los derechos para todas las personas. Ese es el compromiso que queremos adquirir hoy ante nuestro pueblo. Así interpretamos la decisión de algunos de los candidatos y candidatas de EH Bildu de renunciar a ser concejales, una decisión que aplaudimos al ser un gesto inequívoco en el sentido del compromiso descrito”.

La carta íntegra de los siete exetarras

Este es el texto íntegro de la carta firmada por Jose Antonio Torre Altonaga, Asier Uribarri Benito, Lander Maruri Basagoiti, Begoña Uzkudun Etxenagusia, Jose Ramón Rojo González, Juan Carlos Arriaga Martínez y Agustín Muiños Díaz, publicada en exclusiva por el diario Naiz, heredero de Gara, que ofrece esta traducción:

"La inclusión de nuestros nombres en las candidaturas de EH Bildu en nuestras respectivas localidades ha levantado una gran polvareda política y mediática. Se ha citado a 44 candidatos, la mayoría de los cuales fueron condenados bajo la estrategia de ‘todo es ETA’ que persiguió actividades estrictamente políticas y que condujo a la conculcación de derechos civiles y políticos de muchos ciudadanos y ciudadanas. Se haría flaco favor a los mínimos principios democráticos si se da por bueno que dichos derechos se puedan seguir pisoteando.

Nuestros casos concretos han sido más destacados por los hechos por los que fuimos condenados. No vamos a negar ahora nuestra militancia del pasado ni la responsabilidad que asumimos con ello.

La configuración de las listas en nuestros respectivos municipios ha alcanzado una indudable trascendencia, que nos obliga, por diferentes motivos, a retirar nuestras candidaturas en la medida posible y a asegurar que en ningún caso tomaremos el cargo de concejal.

Con esta decisión nos queremos dirigir en primer lugar a las víctimas de ETA y, en general, a todas las personas que han sufrido en este conflicto, para mostrar así nuestro compromiso para que ni nuestras palabras ni nuestras acciones añadan jamás el más mínimo padecimiento al ya habido.

Queremos resaltar que desde el inicio participamos en el cambio de estrategia de la izquierda abertzale producido hace ya más de una década, y que asumimos su apuesta inequívoca por vías exclusivamente políticas y democráticas.

Asimismo, nos sumamos expresamente a la Declaración del 18 de Octubre como una mirada autocrítica sobre el ciclo de enfrentamiento anterior. No está en nuestro ánimo ocultar el pasado y creemos necesarios los ejercicios de memoria sinceros, constructivos y completos. No queremos un futuro sin pasado, pero tampoco podemos dar por buena la actuación de aquellos sectores reaccionarios que quieren condenar a nuestro país a un pasado sin futuro.

Resulta bastante obvio que en los últimos días se han impuesto los intereses partidistas y electoralistas que poco o nada tienen que ver con la construcción de la convivencia y la paz, y que el objetivo de la polémica no es otro que el de dañar a EH Bildu, al haber logrado ser un referente ineludible y la principal fuerza transformadora.

A nuestro juicio, no se puede sostener que EH Bildu tenga como objetivo ratificar nuestra trayectoria anterior. A nuestro entender, este proyecto político representa un futuro lleno de esperanza para Euskal Herria que ha logrado la adhesión de numerosas personas y sectores, incluidos muchos que en su día se enfrentaron a nosotros abiertamente, que nos censuraron y condenaron nuestra actuación. Obviamente, su participación en este proyecto colectivo que es EH Bildu no tiene por objeto legitimar a ETA.

Entendemos que EH Bildu se constituyó en un nuevo tiempo como un instrumento para alcanzar la soberanía, la paz y la libertad, para construir un país mejor. Y ese es también nuestro compromiso.

Lea el comunicado de la Mesa Política de EH Bildu. Si no puede verlo, pinche aquí.

Recibe cada tarde el boletín Diario de elecciones, escrito por el director adjunto de EL PAÍS Claudi Pérez. ¿Sabes cuánto cobra tu alcalde? Descúbrelo aquí.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

J. A. R.
Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_