La CUP exige en la negociación con ERC un cambio radical en los Mossos

Sabater pide la dimisión de Sàmper, la disolución de la Brimo y la activación de mediadores en los disturbios

Carles Riera, número dos de la candidatura, y Dolors Sabater, este martes, en una rueda de prensa.
Carles Riera, número dos de la candidatura, y Dolors Sabater, este martes, en una rueda de prensa.Alejandro García (EFE)

La CUP tiene como objetivo condicionar e influir en esta legislatura y ha puesto sobre la mesa un cambio radical y de arriba abajo en el modelo policial de los Mossos d’Esquadra. Los anticapitalistas ya advirtieron este martes de que cualquier acuerdo para buscar la unión independentista en un futuro Gobierno catalán será muy complicado tras la “brutalidad” mostrada por los Mossos para contener la protesta contra el encarcelamiento de Pablo Hasél. Tras la pérdida de un ojo de una manifestante ―el colectivo Irídia lo achaca a una bala de foam (bala de espuma prensada)― Dolors Sabater, líder del grupo CUP-Guanyem, ha pedido la dimisión de consejero del Interior, Miquel Sàmper, la prohibición de esa munición y la suspensión del agente.

Más información
Una CUP dividida negocia con ERC
La CUP muestra sus cartas de negociación
La CUP tiene la llave de un Govern al doblar sus escaños

En un mensaje en la red, Sabater planteó la prohibición de esos proyectiles, la dimisión del consejero la disolución de la Brimo ―la unidad antidisturbios―, el cambio de modelo de seguridad, el fin de la represión y la retirada de las acusaciones en alusión a las que ejerce la Generalitat ―en algunos casos piden prisión― contra manifestantes independentistas. “Todo esto está ahora sobre la mesa de las negociaciones además del compromiso final de legislatura sobre la comisión de investigación”, afirmó pidiendo también que en la nueva legislatura se active la comisión de investigación para aclarar la conducta de los mossos en las protestas tras la sentencia de procés en la que observaron “humillaciones, porrazos en la cabeza, o vejaciones e impactos de foam”.

Sabater ha denunciado este jueves, en una entrevista en TV3, la “mala praxis” de los Mossos y la necesidad de que cuando se producen disturbios recurra a mediadores para evitar altercados y daños. La candidata también ha apuntado que el consejero no ha realizado ni una sola crítica al comportamiento de los agentes, ha “criminalizado” la protesta. “La Brimo [Área de Brigada Móvil de los Mossos] ha cometido actos escalofriantes”, ha dicho apuntando que el cuerpo precisa de mecanismos democráticos. Maria Sirvent, exdiputada, ya dijo este miércoles que la unidad independentista sería “muy difícil” ante la “brutalidad” exhibida por los agentes. La CUP denunció en el último mandato la actitud de los Mossos y una suerte de doble moral del Govern que animaba, por un lado, a protestar y, por otro, reprimía. Los abogados de la Generalitat han pedido en algunos casos peticiones de prisión que la CUP considera del todo injustificadas.

El tema policial será un tema clave en la negociación con Esquerra para la formación de Gobierno. Las negociaciones entre las dos fuerzas comenzaron este miércoles y proseguirán en los próximos días. La CUP encara esas conversaciones dividida en dos, las entidades más importantes que la integran, como Poble Lliure y Endavant, mantienen estrategias opuestas: los primeros quieren contribuir a la formación de un Govern y los segundos lo rechazan de plano. Sus diferencias son históricas. Lluís Llach, que ha dado su apoyo a la CUP; dijo tras conocer la posición de Endavant, una entidad clave en la CUP: “Ya empezamos”.

En su reflexión, Sabater, de Guanyem, ha minimizado la división interna y ha planteado que si se salta del titular a la letra pequeña se ve que todas las entidades anticapitalistas piden lo mismo. “Dependerá del qué y del cómo”, ha afirmado en referencia a que quieren dar un giro de 180 grados en el Govern y que no puede ocurrir lo que pasó hace tres años cuando dieron soporte al Ejecutivo de Torra y no avanzó ni socialmente ni en el eje soberanista. Sabater es la líder de la candidatura, pero no integrará el equipo de negociación. “Ningún cabeza de lista está”, ha afirmado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS