Mercadona dejará de elaborar pan y acudirá a proveedores locales para mejorar la calidad del producto

La cadena tiene en marcha ya un proyecto piloto con especialistas que asumieron la producción de más de 20 millones de kilos al año

Imagen de uno de los supermercados Mercadona.
Imagen de uno de los supermercados Mercadona.Cristina Arias (Cristina Arias)

La cadena de supermercados Mercadona ha anunciado este miércoles que dejará de fabricar pan y recurrirá a proveedores locales en lugar de mantener la elaboración propia, única categoría que fabrica en las diferentes líneas existentes en los almacenes de algunos sus bloques logísticos. El objetivo, según ha comunicado la cadena en un comunicado, es ofrecer “la máxima calidad al precio más bajo posible” y optimizar los procesos de fabricación.

Mercadona inició en 2018 un proyecto piloto con la colaboración de varios proveedores especialistas que asumieron inicialmente la producción de más de 20 millones de kilos al año de pan. Comenzaron con especialidades como el pan de leche, las pulguitas o los integrales. Tras esta prueba inicial, la compañía ha incorporado paulatinamente a más proveedores locales a la estrategia, como por ejemplo Valero, que elabora el ‘pan payés’ en Cataluña desde 2021 o PandeCan, que fabrica pan de millo y matalahúva en Canarias desde principios de 2022; o Mondat, proveedor andaluz, que elabora el ‘bocadillo integral’ desde hace unos meses. “Todos ellos han contribuido, gracias a su conocimiento más profundo del proceso y a una mejor gestión de las materias primas, a impulsar la competitividad de esta categoría”, según el mismo comunicado.

La idea es seguir desarrollando esta iniciativa durante los próximos años e ir cerrando, de forma progresiva, sus líneas de elaboración propia, presentes en ocho bloques logísticos. “Este movimiento, del que ha sido informada la representación legal de la plantilla, no afectará a las 650 personas que la conforman las líneas de panificación, que se irán reubicando conforme se vaya implementando la estrategia; y así ha sido informada la representación legal de las trabajadoras y trabajadores”, según la firma.

“La estrategia contribuirá al crecimiento de las economías locales, fruto de la colaboración con proveedores locales que garantizarán los volúmenes, la calidad y la diversificación en esta categoría”, señala en el mismo escrito en el que expone que el movimiento también implicará liberar espacio en los bloques logísticos, “lo que conllevará un importante incremento de eficiencia y productividad, y les permitirá centrarse en sus actividades ordinarias de recepción, almacenaje y expedición de productos”.

Según Ariana González, directora general de fabricación de pan, “en 2018 optamos por buscar alternativas a la producción propia de pan, única categoría de cuya elaboración se encargaba la compañía, para apostar, como en el resto del surtido, por proveedores especialistas”. González ha explicado que en estos casi cuatro años de trabajo y colaboración conjunta “confirmamos las mejoras de calidad y eficiencia previstas y por ello hemos decidido dar continuidad a este proyecto en toda la cadena con el cierre gradual de todas las líneas de pan; lo que nos permitirá reforzar nuestro papel de prescriptores y centrarnos en lo que mejor sabemos hacer: ofrecer un surtido eficaz de la máxima calidad y al precio más bajo posible”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS