La Generalitat exime del pago del canon de saneamiento de agua durante seis meses para paliar la inflación

La medida beneficia a cerca de dos millones de hogares y se extiende a todos los valencianos

Ximo Puig y Aitana Mas en el primer pleno de las Cortes valencianas con Mas como vicepresidenta.
Ximo Puig y Aitana Mas en el primer pleno de las Cortes valencianas con Mas como vicepresidenta.Generalitat Valenciana

El president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, ha anunciado este jueves en la sesión de control de las Cortes valencianas la exención del pago del canon de saneamiento durante los próximos seis meses para todos los valencianos. Puig ha circunscrito la iniciativa entre las medidas de apoyo a las familias para luchar contra el alza de los precios. Así, 1,97 millones de hogares serán beneficiarios de la exención, ya que se extiende a los 4,95 millones de valencianos.

Esta medida se aprobará con carácter de urgencia en las próximas semanas, tal como ha anunciado Puig en la réplica a la síndica del PP, María José Catalá. Esta nueva medida supondrá un ahorro para las familias de 139 millones de euros, a razón de 23 millones mensuales. El canon de saneamiento es un tributo autonómico que grava la producción de aguas residuales a través del consumo de agua y aparece reflejado en la factura del agua.

Tras el anuncio de Puig, la consejería de Agricultura, de la que depende el impuesto de saneamiento, ha especificado que se trata de una “moratoria”. Fuentes de la consejería han señalado que, cuando transcurran los seis meses, la consejería analizará la situación económica y decidirá si mantiene la suspensión del pago del canon o se prorratea, al igual que se hizo cuando se puso en marcha con motivo del periodo de confinamiento y el Estado de Alarma por la pandemia la covid.

La consejera Mireia Mollà ha señalado que la moratoria “se hace para dar apoyo a las familias, a los autónomos y a las empresas en una coyuntura de subida de precios y tensiones inflacionarias como la actual”. “Es hora de estar junto a las familias valencianas y poner todo de nuestra parte para ayudar a la ciudadanía, a las empresas y a los autónomos para superar la situación de alza de los precios generada a raíz de la invasión de Ucrania”, ha añadido Mollà.

Las Cortes valencianas han celebrado este jueves su primera sesión de control con Aitana Mas sentada a la izquierda de Ximo Puig como vicepresidenta de la Generalitat, cargo que ha jurado esta misma mañana. Pese a la dimisión de Mónica Oltra de todos sus cargos, la exvicepresidenta y exconsejera de Igualdad ha estado presente en las intervenciones, sobre todo, de los partidos de la oposición que, hasta ahora, habían centrado sus críticas en el hecho de que Oltra siguiera en el escaño, algo que ya no ocurre.

En el caso de Compromís, socio de Gobierno del Botánico, el encargado de hacer la pregunta de control al presidente Puig ha sido el exconsejero de Educación, Vicent Marzà, quien ha criticado la falta de inversiones del Estado en la Comunidad valenciana y en el bajo índice de ejecución de las previstas. Puig ha reconocido a Marzà que la Generalitat no tiene “ninguna satisfacción” por el nivel de inversiones, ya que en 2021 no se ejecutó todo lo presupuestado, y ha exigido al Gobierno el “cumplimiento estricto” del Estatut d’Autonomia en el dinero estatal que corresponde a la Comunidad: “Queremos que todo lo que esté en el Presupuesto se invierta e incluso se pueda ir más allá”. El president ha hecho hincapié en que “la agenda valenciana es irrenunciable” tanto en financiación autonómica como en inversiones y en “visibilidad”, ya que ha reiterado que España es más que Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, Marzà ha exigido que la agenda valenciana “se haga fuerte” y respete a los ciudadanos de la Comunidad “gobierne quien gobierne en Madrid”. “Llegados a este punto, es evidente que no ha habido ningún Gobierno que haya respetado a los valencianos”, ha denunciado, y ha afeado que Sánchez dijera al diputado nacional de Compromís, Joan Baldoví, que pedir más inversiones es fomentar el agravio territorial.

“No vamos a seguir ni la agenda de la derecha ni la sumisión a nadie que no sea el pueblo valenciano (...) No nos subordinaremos a nadie”, ha proclamado el también exconsejero de Educación.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS