_
_
_
_
_

El Ayuntamiento de Montcada intenta frenar la gran ‘favela’ de Barcelona

El consistorio exige al Govern que colabore para derribar las barracas que proliferan junto al río Besòs

Ayuntamiento Montcada
Una excavadora retira materiales de las chabolas en la chopera del Besòs.AYUNTAMIENTO DE MONTCADA
Clara Blanchar

El Ayuntamiento de Montcada i Reixac (Barcelona) y el consorcio de la Serralada de Marina han iniciado este lunes la retirada de materiales y construcciones levantadas ilegalmente en una chopera de Sant Pere de Reixac, de gran valor ecológico. Se trata de un espacio natural a continuación de la gran favela de chabolas que discurre durante más de un kilómetro de largo entre la carretera de La Roca del Vallès y el río Besòs. Un poblado cada vez más encerrado en sí mismo, perimetrado con planchas metálicas y otros materiales, donde hay una mezcla de usos: queda una minoría de huertos con casitas de herramientas, chabolas donde viven familias de varias nacionalidades y también hay negocios (como talleres) al margen de la ley. En el enclave, en zona inundable, viven un centenar de personas, entre ellas menores, en situación de extrema vulnerabilidad.

La actuación iniciada este lunes ha afectado a barracas ubicadas en una chopera que mide cuatro hectáreas y que todavía no están habitadas, ha explicado el Ayuntamiento. El derribo busca que el poblado no se extienda en perímetro. En la zona sí han encontrado animales, como perros y gallinas. Para llevarse las barracas el Ayuntamiento ha acudido con maquinaria de las Agrupaciones de Defensa Forestal (ADF) y policía local que ha comprobado que no hubiera nadie en la zona. Con esta actuación el consistorio busca también llamar la atención al resto de las administraciones en un grave problema que todo el mundo admite que no tiene una solución fácil pero que nadie aborda en serio. Hace dos años hubo un incendio en el que murió una pareja que acababa de comprarse una barraca en el asentamiento, y el pasado mes de noviembre hubo otro fuego, sin víctimas.

Barracas de Montcada
Un tramo del poblado de barracas de Montcada, entre el cauce del río Besòs (a la izquierda) y la carretera de La Roca (derecha) que serpentea la sierra de Marina, el año pasado.Gianluca Battista

“Hasta aquí hemos llegado, comenzamos con el proceso para erradicar los asentamientos ilegales, que cada vez proliferan más. En esta chopera hace un año casi no había nada y en pocos meses se ha ocupado prácticamente toda la zona”, ha explicado el alcalde de Montcada, Bartolo Egea. El concejal de la policía local, David Zambrana, ha asegurado que los agentes llevan a cabo “un control exhaustivo para que los asentamientos no crezcan”. Para llevar a cabo el operativo ha sido necesario llegar a un acuerdo con la propiedad del terreno. El concejal de Urbanismo y presidente del área Territorial y de Movilidad del consistorio, Andreu Iruela, ha exigido a la Generalitat “que asuma sus competencias para erradicar el barraquismo en el Besòs y elaborar la hoja de ruta”. “No podemos esperar más”.

En verano pasado, antes del último incendio, se celebró un encuentro de la comisión para erradicar el chabolismo, de la que forman parte representantes de varios departamentos de la Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona, el Consorcio del Besòs y el Ayuntamiento de Montcada. En noviembre, cuando las autoridades visitaron el poblado después del fuego, el delgado de la Generalitat en Barcelona, Joan Borràs, recordó que desde marzo de 2022 la Delegación coordina la comisión técnica para realizar una diagnosis y encontrar una solución para esta zona. “Las competencias urbanísticas en el uso del suelo son municipales, pero existe un momento en que los municipios se ven superados y, en este caso, nos pidieron apoyo”, dijo Borràs. “Durante este tiempo, se han realizado cinco exhaustivos estudios en el ámbito social, jurídico, medioambiental, de riesgos y de seguridad ciudadana”, informó la delegación, que apuntó que los trasladaría al Consorcio del Besòs ”para que puedan encargar el Plan de Acción que deberá guiar las actuaciones en la zona”. Preguntada la Delegación por la cuestión, ha respondido que no respondería este lunes. Mientras, en el Ayuntamiento intentan que este poblado, uno de los tres que hay en el municipio, no siga creciendo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_