_
_
_
_

Aragonès cambió a 114 altos cargos del Govern tras la ruptura con Junts

ERC solo ratificó en el puesto a 22 personas que habían sido designadas por el exsocio en 2021

Camilo S. Baquero
Junts per Catalunya
Los exconsejeros de Junts del Ejecutivo catalán: Jordi Puigneró, Jaume Giró, Victòria Alsina, Josep Maria Argimon, Lourdes Ciuró, Gemma Geis y Violant Cervera.

El divorcio entre Esquerra Republicana y Junts per Catalunya implicó que 114 altos cargos designados por esta segunda formación (en su mayoría militantes) salieran del Ejecutivo catalán. El balance final se conoce cuatro meses después de que los de Laura Borràs dejaran el Govern, el tiempo que ha tardado la Generalitat en actualizar su listado de cargos de confianza y que cuelga en el portal de la Función Pública. Solo 22 nombramientos hechos en su día por Junts, con un perfil muy técnico, han sido mantenidos en el Gobierno monocolor que preside Pere Aragonès.

En septiembre de 2022 (la crisis de Govern fue en octubre), la Generalitat contaba con 369 cargos de confianza, entre consejeros, directores y secretarios generales y otros puestos de carácter eventual (asesores o jefes de prensa, por ejemplo). A este número, además, habría que sumarle el de los titulares de las empresas del sector público de la Generalitat. Esquerra y Junts se habían dividido las responsabilidades por mitades y más de la mitad de los puestos de alta responsabilidad, unos ingresos anuales superiores a los 85.000 euros brutos.

La comparación de ese listado con el publicado el pasado mes de febrero (la primera actualización después de la ruptura de la coalición independentista) deja ver el real impacto del cambio. Un total de 114 altos cargos de las siete consejerías que ostentaba Junts (Vicepresidencia, Acción Exterior, Salud, Economía, Derechos Sociales, Justicia y Universidades) desaparecen de la relación de altos cargos. Algunos presentaron su renuncia voluntariamente y otros fueron cesados del cargo directamente después de que el 55,7% de la militancia del partido de Borràs se decantara por abandonar el Ejecutivo, como respuesta al cese del vicepresidente Jordi Puigneró y por los incumplimientos de Aragonès en el apartado independentista del pacto de Govern.

ERC prácticamente barrió con las estructuras de las consejerías neoconvergentes. Una de las excepciones fue el Departamento de Universidades e Innovación, que ahora preside el exdirigente socialista Joaquim Nadal. Allí se encuentran cuatro de los 22 nombres que sí fueron ratificados por Aragonès pese a haber sido designados por Junts. Es el caso, por ejemplo, de Xavier Aldeguer, director general de sociedad del conocimiento; Maria Victòria Girona, directora general de Universidades; Joan Gómez Pallarés, titular de Investigación y la directora de Servicios, Pilar Sorribas.

La comparación no puede ser exacta, pues el Ejecutivo monocolor de ERC ha cambiado la estructura interna de varios departamentos para dejar su sello, reduciendo en 17 los cargos de confianza. Esto ha implicado que la partida dedicada a sufragar esos sueldos pase de 30,4 millones de euros a 29,4 millones. La diferencia refleja no solo el alcance de la pérdida de poder de Junts en el Ejecutivo sino también la disminución en sus ingresos, puesto que el partido tiene como una de sus fuentes de financiación un porcentaje de esos sueldos que mensualmente daba cada militante por tener un puesto en la estructura de la Generalitat. Esos ingresos, lógicamente, fueron a parar a las arcas republicanas.

El listado también permite conocer la antigüedad de muchos de los altos cargos de la Generalitat. Un total de 36 iniciaron su periodo desde antes de que comenzara el mandato resultante de las elecciones del 14 de febrero de 2021. En ese grupo no solo están los encargados de las oficinas de los expresidentes del Govern sino también veteranos funcionarios claves en el funcionamiento de la máquina de la Administración. Tal es el caso de Josep Maria Sánchez, director de política financiera, de seguros y tesorería que está en el cargo desde enero de 2015. Es decir, se ha mantenido en esa posición desde el Gobierno de Artur Mas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En una situación similar se encuentra Josep Vidal Fàbrega, que desde los tiempos en que Carles Puigdemont ostentó la jefatura del Govern (2016) es el director general de economía social. La consejería con los altos cargos más veteranos en la estructura del Ejecutivo es Acción Climática. Según el listado de febrero, el alto cargo del ejecutivo más longevo es José Luis García, asesor jurídico del Departamento de Hacienda. Aterrizó allí en 2004, con el tripartito PSC-ERC-Iniciativa, y el socialista Antoni Castells al frente de la cartera económica. Desde entonces, cinco consejeros le han ratificado.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Camilo S. Baquero
Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_