Premios Gaudí 2023: el recuerdo a Agustí Villaronga atraviesa la gran noche de ‘Alcarràs’

El adiós al cineasta mallorquín marca una gala en la que la cinta de Carla Simón se ha hecho con cinco premios, entre ellos dirección, guion original y mejor película

Carla Simón y Arnau Vilaró recogen en la gala de los XV Premis Gaudí el galardón a Mejor guión original por la película 'Alcarràs'. Foto: PAU VENTEO - EUROPA PRESS (PAU VENTEO - EUROPA PRESS) | Vídeo: EPV

La gran triunfadora de la noche lo ha dejado claro nada más pisar la alfombra roja del MNAC el domingo: “Es muy poético que Agustí haya fallecido justo hoy, el día que estamos celebrando el cine catalán, cuando todos podemos juntarnos para recordarle”, ha dicho Carla Simón poco antes de la gala de la decimoquinta edición de los Premios Gaudí. Y la presidenta de la Academia de Cine Catalán, Judith Colell, le ha dado la razón: “Esta va a ser la gala de Agustí Villaronga”.

Emocionada pero contenida, Colell, amiga íntima del cineasta mallorquín que falleció la madrugada del domingo a causa de un cáncer que lo tenía en paliativos, aseguró que aunque el guion de la fiesta del cine catalán estaba cerrado y con el ensayo general del sábado a punto, “Agustí va a estar presente en la celebración y en los discursos de la cosecha de uno de los mejores años del cine catalán”. Lo recordó nada más empezar un discurso en el que reclamó que el fenómeno de Alcarràs sea norma y no excepción, instó por una mayor educación de cine en las aulas y más medios y presupuesto para la corporación catalana audiovisual, además de anunciar la creación de una residencia de guionistas.

El equipo de 'Alcarràs' recibe el premio a la Mejor Película, durante la gala de la XV edición de los Premios Gaudí de la Academia del Cine Catalán celebrada este domingo en la Sala Oval del MNAC, en Barcelona.
El equipo de 'Alcarràs' recibe el premio a la Mejor Película, durante la gala de la XV edición de los Premios Gaudí de la Academia del Cine Catalán celebrada este domingo en la Sala Oval del MNAC, en Barcelona. Marta Perez (EFE)

“Para los payeses, que lo tienen jodido”

El director de más de una veintena de títulos reconocidos nacional e internacionalmente como Incierta gloria, Pa Negre o Tras el cristal —una película de 1989 que, en palabras de Colell, “nos marcó profundamente a casi todos los cineastas de aquí, lo hizo en mi carrera o en la de Juan Antonio Bayona”—, ha atravesado una edición de premios marcada por el gran triunfo de Alcarràs.

Frente a unos 1.300 invitados congregados en la sala Oval, la película de Simón sobre la precarización y el espíritu de resistencia de una familia dedicada al cultivo del melocotón en Lleida se ha hecho con cinco premios (mejor película, dirección, guion original, dirección de producción y premio del público) en una noche en la que el resto de estatuillas estuvieron muy repartidas. “Para todos los payeses de las tierras de Ponent, que lo tienen muy jodido. Autoridades que estáis aquí, echadles una mano y por favor, comprad productos de proximidad”, recordó Carla Simón al recoger su premio junto a Arnau Vilaró al mejor guion original.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ausente por tener que acudir a una retrospectiva de su obra en Los Ángeles, Albert Serra, director de Pacifiction —la gran ignorada en los nominados de los Goya—, no ha podido recoger su Gaudí a mejor película de habla no catalana o ver cómo su equipo se hacía con el premio a la mejor dirección artística y fotografía. Un año, una noche, de Isaki Lacuesta, la historia sobre un superviviente español del ataque en la parisina sala de conciertos Bataclan, se llevó cinco estatuillas (guion adaptado, montaje, música original para Raül Refree, efectos visuales y sonido).

El periodista y crítico de cine Jaume Figueras (d) recibe el Gaudí de Honor, durante la gala de la XV edición de los Premios Gaudí de la Academia del Cine Catalán celebrada este domingo en la Sala Oval del MNAC, en Barcelona.
El periodista y crítico de cine Jaume Figueras (d) recibe el Gaudí de Honor, durante la gala de la XV edición de los Premios Gaudí de la Academia del Cine Catalán celebrada este domingo en la Sala Oval del MNAC, en Barcelona.Marta Pérez (EFE)

Suro, la historia de una pareja de urbanitas intentando vivir del cultivo del corcho en el campo, se hizo con los galardones a dirección novel para Mikel Gurrea —que dedicó el premio a los trabajadores del campo que estaban durmiendo “para irse pronto al bosque”— y mejores interpretaciones protagonistas para Vicky Luengo y Pol López.

Las lágrimas de Carla Quílez

En una gala en la que el periodista Jaume Figueres recogió su Gaudí de Honor a manos de Ana García Siñeriz por su labor informativa en programas como el añorado Cinema 3 o como Mr. Belvedere en Fotogramas, La maternal, de Pilar Palomero, esa película que se imaginaba metafóricamente qué pasaría si la hija del personaje de Penélope Cruz del Jamón Jamón de Bigas Luna se quedase embarazada, se hizo con dos premios a la interpretación. “Esto es un grito para visibilizar estos casos, que lo que no se vea tenga luz”, ha dicho Carla Quílez bañada en lágrimas, al hacerse con el premio revelación. El de mejor actriz secundaria fue para Ángela Cervantes, que confirma lo meteórica que está siendo su carrera. Hace solo un año, recogía en el mismo escenario el premio a actriz revelación por Chavalas. “Si una adolescente no puede abortar, se la debe acompañar”, recordó la actriz barcelonesa al recoger un premio que dedicó a las jóvenes cuyas historias inspiran la película.

Por su parte, Alex Brendemühl se hizo con el segundo Gaudí de su carrera por Historias para no contar, de Cesc Gay; Los renglones torcidos de Dios se hizo con mejor maquillaje y vestuario y Tadeo Jones 3 fue elegida mejor película de animación.

La actriz Carla Quilez recibe el Premi Gaudí a la Mejor interpretación revelación por su papel en 'La maternal', de Pilar Palomero.
La actriz Carla Quilez recibe el Premi Gaudí a la Mejor interpretación revelación por su papel en 'La maternal', de Pilar Palomero. PAU VENTEO - EUROPA PRESS (PAU VENTEO - EUROPA PRESS)

“Somos muchas y no nos callaremos, caeréis todos”

Si Carla Simón destacaba poco antes de la gala que el sector está en un momento de “reparación histórica, pero lejos de la paridad” con respecto al reconocimiento y los porcentajes de representación de las creadoras y trabajadoras del cine en los rodajes, la gala de los Gaudí volvió a confirmar el poderío femenino (y feminista) en el celuloide. Llum Barrera reclamó que “se nos escuche y se nos crea” y que los hombres presentes “revisaran sus comportamientos machistas porque lo que vivimos es violencia y se ha de decir muy alto”.

Mientras el in memoriam decidió no recordar al dramaturgo Joan Ollé entre la lista de fallecidos, Isabel Coixet se hizo con el premio al mejor documental por El techo amarillo, que recogieron las exalumnas del Aula de Teatro de Lleida que denunciaron a sus profesores por abuso sexual. Las jóvenes protagonizaron la gran ovación de la noche cuando recordaron en su discurso que “para proteger a un adolescente hace falta toda una comunidad. Representantes políticos, necesitamos recursos y ganas. Nuestro caso ha prescrito, pero gracias al documental hemos conocido otros casos. Escuchadnos, porque somos muchas y no nos callaremos. Caeréis todos”.

Y se repartieron otras 11 estatuillas a mujeres frente a las 14 entregadas a hombres, como el premio a cortometraje a Júlia de Paz Solvas por Harta, que reflexiona sobre el impacto de la violencia machista en la niñez. O la producción Cinco lobitos, de Alauda Ruiz de Azúa, escogida como mejor película europea.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS