Ciudadanos se rompe también en el Ayuntamiento de Barcelona: de seis concejales quedan tres, y están peleados

El regidor Paco Sierra exige a la dirección primarias para elegir alcaldable y releva a Luz Guilarte en la presidencia del grupo

Paco Sierra y Noemí, concejales de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, esta semana.
Paco Sierra y Noemí, concejales de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, esta semana.EUROPA PRESS (EUROPA PRESS)

El malestar en el grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona lleva meses existiendo y ha estallado la tarde de este jueves: acusaciones de autoritarismo de dos concejales hacia la dirección del partido, amenazas de expulsión de la cúpula a uno de ellos, y malestar cruzado, con relaciones personales que parecen irreconciliables. El partido, que obtuvo seis concejales en las últimas elecciones municipales en Barcelona, tiene solo tres en vísperas a las elecciones. Y se han peleado.

De los tres que quedan, Paco Sierra y Noemí Martín (que justo esta semana relevó a Celestino Corbacho después de jubilarse) se han aliado para reemplazar a la hasta ahora presidenta del grupo, Luz Guilarte, que además es la alcaldable a quien la dirección del partido eligió para encabezar la lista en las municipales de mayo de 2023. Sierra no estuvo en el acto de presentación de la concejal como alcaldable. Los dos concejales acusan a Guilarte y al coordinador del grupo, Josep Maria González, de autoritarismo y exigen a la dirección del partido que se celebren primarias para elegir alcaldable. No tienen “nada en contra de Guilarte”, que fue elegida a dedo por la dirección, aseguran, sino que quieren recuperar la “democracia” en el partido. Si hubiera primarias estarían incluso dispuestos a apoyarla y a restituirla en la presidencia del grupo si está dispuesta a un “funcionamiento distinto”.

Mientras, el partido ha emitido una breve nota en la que asegura que Sierra habría contactado con otro partido político para integrarse en sus listas electorales y que ha iniciado el proceso para expulsarle del partido. Él lo niega tajantemente y asegura que no tiene ninguna intención de abandonar la formación naranja. “No sé de dónde sale ni a qué responde este ataque. En ningún caso he pretendido ni dejar la afiliación ni ser de otro partido distinto al que pertenezco desde 2010″, ha aclarado.

Sierra también asegura que ha intentado resolver con diálogo la situación hablando con los máximos responsables de la formación en Cataluña y a nivel estatal: nombres como Carlos Carrizosa, Jordi Cañas, Begoña Villacís o la actual líder, Inés Arrimadas. Les reprocha también no haber hecho primarias para elegir al candidato de las últimas elecciones al Parlament, cuando Ciudadanos pasó de 36 escaños (habiendo ganado las elecciones en 2017 con más de un millón de votos, a seis escaños y ni 160.000 votos en 2021).

Esta nueva bronca en el partido fundado por Albert Rivera (que abandonó la política tras liderarlo durante 13 años), llega tras el desmembramiento por capítulos del grupo municipal, que concurrió a las elecciones de 2019 de la mano de Barcelona pel canvi, el partido que creó el ex primer ministro francés Manuel Valls. Ni dos meses después de las elecciones, Ciudadanos rompió con Valls por facilitar con sus votos la investidura de la alcaldesa Ada Colau. De seis, el grupo pasó a cuatro. Valls y la edil Eva Parera se quedaron a parte.

A los pocos meses, fue la concejal Marilén Barceló quien abandonó la formación naranja para convertirse en concejal no adscrita, aunque su posicionamiento se alinea siempre con Parera. Esta, ha creado ahora un nuevo partido, Valents, con el que busca (sin éxito por ahora), aunar a los partidos constitucionalistas en próximas elecciones. La última salida del grupo fue la de Celestino Corbacho, ex diputado, alcalde y ministro. Aseguró que se marchaba a casa para jubilarse, pero fuentes del partido aseguran que también tenía mala relación con Guilarte y con el coordinador.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sierra ha confiado este miércoles en que el próximo congreso extraordinario de Ciudadanos “cesen los cargos que ahora mismo hay dirigiendo el partido en Cataluña”. “Espero y deseo que de la asamblea salga una representación y una dirección más acorde con los tintes democráticos”, ha dicho sobre la cúpula de la formación. Respecto a lo ocurrido en el Ayuntamiento, ha hablado de “tintes autoritarios, falta de sensibilidad con la gente, trato a consejeros de distrito... entendemos que tenemos que volver a las dinámicas de 2014 cuando afiliados, agrupaciones, consejeros, asesores y concejales éramos iguales”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS