Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera abandona la política

El hasta ahora presidente del partido llevaba 13 años al frente de la formación

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el anuncio de su dimisión este lunes. En vídeo, el anuncio de su dimisión y su retirada de la política.

Albert Rivera se convirtió este lunes en la primera víctima del bloqueo político en España: anunció que dimite y deja el escaño y la política. La repetición electoral ha terminado con la carrera política del dirigente catalán, que aún no ha cumplido los 40 años, tras el hundimiento en las urnas del partido que fundó. Rivera ha liderado Ciudadanos de forma presidencialista durante 13 años. Forjó un proyecto nacido en Cataluña como una opción de centro para plantar cara al nacionalismo y se va castigado por la parálisis política y arrollado por la extrema derecha. No quiso poner un cordón sanitario a Vox ni pactar con el PSOE cuando sumaban mayoría absoluta. Tras su salida, un congreso aún sin fecha decidirá el nuevo liderazgo. Inés Arrimadas tiene el mayor número de apoyos internos.

Rostros desencajados, ojos enrojecidos cuando no lágrimas desconsoladas en hombres de casi dos metros de altura, como Carlos Cuadrado, secretario de Finanzas. La ejecutiva de Ciudadanos adoptó tonos fúnebres para dar el último aplauso al único líder que ha conocido el partido. “Esto es un duelo”, reconocía uno de los dirigentes recién incorporados, que dejó su trabajo por la llamada del jefe. La escena era significativa de la profunda identificación de la formación con su líder. El grupo de colaboradores más cercanos aplaudió varias veces durante largos minutos, interrumpiendo el discurso de despedida del presidente, de una alta carga emotiva. El líder de Ciudadanos puso fin a su carrera vencido por las urnas, conteniendo a duras penas las lágrimas, en un gesto muy infrecuente en la política española.

La derrota no tenía paliativos. Y aun así Rivera sorprendió con su decisión de dimitir, que solo anticipó la noche del domingo a sus más estrechos colaboradores. Varios de ellos trataron de disuadirle para que se quedara, pero Rivera ya había decidido durante la campaña, viendo cada vez más cerca que el final se aproximaba, que se iría en caso de hundimiento. A sus más cercanos les había confesado en campaña que se marcharía “si no le quería la gente”. A mediados de semana, en la cúpula del partido ya sabían que la campaña no había funcionado y no habría remontado. Rivera ya barruntaba entonces su salida. El jueves, en un desayuno informativo en Madrid, ya insinuó que estaba pensando en dar un paso atrás.

Su discurso hizo énfasis precisamente en el tiempo que va a recuperar al salir de la política, con un cierto tono de liberación. “La vida es mucho más que la política", subrayó un Rivera emocionado, que prometió pasar a ser a partir de ahora “mejor padre, mejor hijo, mejor pareja y mejor amigo”. También reconoció marcharse preocupado por el devenir del país y, aunque admitió “errores y aciertos”, no profundizó en la autocrítica. Pero sí asumió el fracaso en primera persona. “Sea justo o injusto, es lo responsable”, dijo. Rivera quiso citar en su despedida una frase del expresidente estadounidense Barack Obama, sin un destinatario específico, como reflexión general: “Si para ganar tienes que dividir a la gente, vas a tener un país ingobernable”. “Viva la libertad”, se despidió. No recogerá su escaño, que pasará a ocupar el abogado del Estado Edmundo Bal.

El político catalán ha pagado la factura de la vuelta a las urnas tras seis meses de vaivenes y virajes que decidió en primera persona con un reducidísimo grupo de colaboradores. El giro estratégico principal se remonta, no obstante, a 2017, tras la declaración unilateral de independencia en Cataluña, que catapultó los resultados de Ciudadanos y le llevó a intentar disputar el liderazgo de la derecha al PP. Rivera, asesorado por el experto demoscópico Rafael Ruiz y su equipo de estadísticos, a quien fuentes de la dirección atribuyen un peso decisivo con sus análisis en las decisiones del líder, apostó por abandonar el centro y sustituir al PP. Ahí comenzó a dar pasos progresivos para atraer al votante de derechas. El primero de calado fue el pacto en Andalucía con el PP, apoyado en Vox. Después llegó la foto de Colón y el veto al PSOE, que fracturó su ejecutiva con un reguero de dimisiones de dirigentes que le pedían que desbloqueara el país. En las elecciones de abril, Rivera vio validada su tesis: con la negativa a Pedro Sánchez rozó el sorpasso al PP y se alzó a la tercera fuerza con 57 escaños, a solo nueve de Pablo Casado. Con ese resultado mantuvo durante seis meses el no al líder del PSOE. Solo lo levantó con una oferta de abstención en los minutos de descuento de la investidura.

Vox fue su principal problema. Rivera cabalgó a lomos del cabreo contra el independentismo catalán hasta que Ciudadanos comprobó con desasosiego que la fuerza de ultraderecha lograba capitalizar toda esa rabia. En las elecciones del 10-N, la extrema derecha, a la que renunció a poner un cordón sanitario como sus homólogos franceses de En Marche, explotó hasta arrebatarle la tercera posición en el Parlamento y gran parte de sus escaños. Santiago Abascal sumó 28 escaños; Rivera perdió 47.

En vídeo, resumen de la trayectoria política de Rivera.

Con su marcha, el político catalán deja el partido huérfano y de luto. Cs se ha sumido en el vértigo de un futuro sin Rivera: Juan Carlos Girauta, exportavoz parlamentario, anunció por la tarde su salida. Tal era el desconcierto en el partido por el paso atrás del líder que durante la mañana no estuvo claro quién asumía a partir de ahora las riendas del poder orgánico. Al final, se transmitió que el consejo general del partido (máximo órgano entre asambleas) dirigirá la formación una vez disuelta la ejecutiva por la dimisión del presidente. El consejo se reunirá en un plazo máximo de 15 días y nombrará una gestora (de un máximo de 15 miembros) y convocará la quinta asamblea extraordinaria de Cs. Los militantes decidirán ahí el liderazgo. Según los estatutos, esa asamblea no podría celebrarse hasta dentro de cuatro meses desde la convocatoria electoral —esto es, en marzo— pero varias fuentes de la dirección coinciden en que esa norma se reformará para acelerar el proceso.

Abierta la carrera sucesoria, Inés Arrimadas es la mejor situada para asumir el puesto. La portavoz parlamentaria es la “sucesora natural”, según varias fuentes de peso consultadas, y cuenta con los principales apoyos internos. Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid, será con toda probabilidad su número dos para la lista al congreso. Arrimadas tiene además el respaldo del principal dirigente crítico con Rivera, el jefe de filas en Europa, el economista Luis Garicano, quien en conversación con EL PAÍS descartó ayer de forma “tajante” postularse. “Inés sería una candidata excelente y tendría todo mi apoyo”, anticipó Garicano.

Arrimadas tiene la ventaja, además, de que ostenta la portavocía del grupo parlamentario, el puesto de mayor proyección mientras dure la etapa de vacío de poder hasta el congreso. Se la considera además la heredera natural porque formó tícket electoral con Rivera: su imagen aparecía en todos los carteles electorales junto al del líder. “Hay unanimidad en torno a Inés, todo el mundo lo da por hecho. Es el icono de la resistencia en Cataluña, la adoran en Andalucía, es buena compañera, íntegra y disciplinada. Tiene todo a su favor y todo mi apoyo”, afirma Villacís. La portavoz, que a sus 38 años acaba de anunciar su embarazo, agradeció ayer a Rivera su “lucha por la libertad e igualdad de los españoles durante años en circunstancias muy difíciles” y su “lección de dignidad”. “Eres un orgullo y un referente para todo Cs. Esta es y será siempre tu casa. Gracias”, escribió en redes sociales. Fue leal al líder hasta el final. Nunca se opuso a las decisiones estratégicas del partido.

Rivera no señaló en la reunión de la ejecutiva ninguna preferencia para sucederle en el cargo, para no influir en el debate. Algunas fuentes de la dirección apuntan a que el círculo del exlíder —sobre todo José Manuel Villegas, exsecretario general, y Carlos Cuadrado, exsecretario de Finanzas, que son los apoderados del partido— tienen como encomienda evitar que la formación acabe en manos de Garicano, a quien responsabilizan en parte del desplome. La sucesión, no obstante, no está escrita. Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, abrió la puerta ayer a postularse en función de lo que negocie con Arrimadas. Tampoco son descartables otras candidaturas aupadas por pesos pesados.

Rivera asumió todo el poder de Cs y ha asumido toda la responsabilidad de su fracaso; está por ver si Ciudadanos puede ahora sobrevivir a Rivera.

Girauta también se retira

Tras Albert Rivera, el exportavoz parlamentario de Ciudadanos y uno de los dirigentes de más peso del partido, Juan Carlos Girauta, anunció este lunes que también se retira de la política. Girauta afirmó que se marcha porque no quiere seguir dedicado a la vida pública sin que lo esté el hasta hoy presidente de Ciudadanos, con quien le une una estrecha amistad de muchos años. “Se ha aplastado a un hombre bueno y yo no quiero estar ahí después de eso”, afirmó en esRadio. El escritor barcelonés había perdido su escaño en el Congreso en estas elecciones como número uno por Toledo.

En una entrevista en EL PAÍS durante la campaña, ya anticipó que se marcharía si Rivera lo dejaba. “Yo estoy en este proyecto porque un día Rivera me llamó. Me metí por él”, afirmó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información