La teoría de la conspiración sin base de los atentados del 17-A que apunta al imán de Ripoll y el CNI

Partidos independentistas y algunas de las víctimas abrazan la tesis de que el Estado permitió el atentado para dar un susto a Cataluña

Homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 17/a en las Ramblas de Barcelona y en Cambrils.
Homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 17/a en las Ramblas de Barcelona y en Cambrils.Gianluca Battista

La teoría de la conspiración de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto de 2017, que acabaron con la vida de 16 personas y causaron centenares de heridos, tomó cuerpo en 2019 con a raíz de un artículo de Público y sigue viva, sin ninguna prueba que la sostenga, tres años después. Algunos partidos independentistas, con Junts a la cabeza y en ocasiones con el apoyo de ERC, la CUP o incluso Podemos, se han resguardado bajo la fórmula “queremos saber la verdad”. Pero sus acólitos, menos comprometidos con los eufemismos, dicen directamente lo que algunos dirigentes políticos insinúan. “España es un estado asesino”, se pudo oír este miércoles, en el acto de homenaje a las víctimas de los atentados, interrumpiendo el minuto de silencio.

La base de la teoría de la conspiración pivota en la figura del imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty y sus relaciones con el CNI y las fuerzas de seguridad del Estado, con quienes mantuvo contactos cuando estuvo encarcelado entre 2010 y 2014 en Castellón por tráfico de drogas. Sostiene que el Gobierno, a través de sus servicios secretos y el propio Ministerio del Interior, era conocedor de los planes del imán de atentar, y dejó que hiciese para así escarmentar y frenar el movimiento independentista, que estaba en pleno auge en ese momento. Una tesis que el polémico comisario jubilado José Manuel Villarejo alimentó en su declaración en el juzgado el pasado mes de enero, cuando dijo que los atentados fueron un “error grave del señor [Félix] Sanz Roldán [entonces director del CNI] que calculó mal las consecuencias por darle un pequeño susto a Cataluña”.

El CNI reconoció en la Comisión de Secretos Oficiales, en marzo de 2018, que habían tratado con Es Satty, como es habitual con internos susceptibles de radicalización. Sanz explicó a los diputados que sus agentes se equivocaron al no dar la importancia que merecía al imán, y desentenderse una vez salió de prisión. En el juicio, además, el diputado de Junts y abogado de uno de los padres del niño de tres años asesinado en La Rambla, Jaume Alonso-Cuevillas, planteó la hipótesis de que el imán sigue vivo. La sentencia, sin embargo, dio carpetazo a esa posibilidad: todas las pruebas indican que murió en la explosión (se cotejó el ADN de los restos con sus familiares, y el único superviviente de la explosión contó que en ese momento estaba en el interior de la vivienda).

Los lógicos interrogantes de cualquier investigación policial sobre un hecho que se intenta reconstruir a posterior son las otras brechas por las que se cuelan las distintas tesis conspirativas de los atentados del 17-A en Cataluña. Como un correo que usaban los terroristas y que alguien consulta una vez ya ha explotado la casa de Alcanar. La sentencia recoge que Younes Abouyaaqoub, el autor del atropello en La Rambla, que “seguía con vida y huido”, pudo acceder al buzón de correo que usaban los miembros de la célula para comunicarse entre ellos a través de los borradores. También consta que un teléfono, que se compró con identidades falsas y que Es Satty también para hablar con el grupo de Ripoll “tuvo actividad” tras su muerte. La sentencia insiste que la tarjeta no fue hallada y “pudo ser utilizada por otra persona”.

Ni los Mossos d’Esquadra, ni la investigación tutelada por la Audiencia Nacional han encontrado ningún rastro que demuestre que los servicios secretos, el Gobierno, o ambos en una oscura comunión para impedir los planes independentistas en Cataluña permitiesen o alentasen un atentado que frenase los planes del Gobierno catalán, que acabó celebrando el referéndum ilegalizado del 1 de octubre de 2017. Los partidos políticos independentistas siguen pidiendo una comisión de investigación a fondo que aclare cualquier sospecha sobre lo que ocurrió.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS