Barcelona impide consolidar las terrazas ampliadas en pandemia en las siete calles más saturadas

El Ayuntamiento estudiará si reduce el horario nocturno de los bares de la calle de Enric Granados para reducir el ruido

Terraza en la calle de Enric Granados de Barcelona, en octubre pasado.
Terraza en la calle de Enric Granados de Barcelona, en octubre pasado.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

El Ayuntamiento de Barcelona no renovará las licencias a las terrazas que se ampliaron de manera extraordinaria durante la pandemia (como medida para apoyar a la restauración) en siete calles “especialmente saturadas” del distrito del Eixample. En total, son 144 bares o restaurantes ubicados en las calles de Parlament, Muntaner, Aribau, rambla de Catalunya, paseo de Sant Joan, avenida de Gaudí y Enric Granados. En el caso de Enric Granados, que se declarará Zona Acústicamente Tensionada, el Consistorio estudiará medidas para reducir las molestias de los locales. Entre estas posibles actuaciones figuran reducir el horario por la noche o aumentar la limpieza.

Lo ha explicado este viernes el concejal del Eixample, Pau González. El distrito concentra el 30% de los locales de la restauración de la ciudad, que suman 3.500 terrazas. Pasada la pandemia, la Ordenanza de Terrazas se actualizó a finales del año pasado y contemplaba mantener las mesas y sillas añadidas en algunos casos y condiciones, pero en estas vías se impedirá.

El criterio, ha defendido González, es técnico: se ha tenido en cuenta la ocupación del espacio público por parte de las terrazas, el volumen de locales de restauración respecto al total de actividades, y las quejas vecinales: “En estas zonas había especial saturación y riesgo de desequilibrar las calles, donde deben poder convivir la actividad económica y la vida y el descanso vecinal”. De 429 establecimientos de estas vías, 144 han pedido consolidar las terrazas ampliadas y no podrán, ha especificado. La idea es retirar estas terrazas antes de finales de año.

Por otra parte, el concejal del distrito ha explicado que dentro del plan de lucha contra la contaminación acústica presentado por el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, se están estudiando 11 zonas de la ciudad. La primera en ser declarada Zona Acústicamente Tensionada será la calle de Enric Granados, en la que ya hay sonómetros. En los próximos días, el Consistorio convocará a vecinos y restauradores para comenzar a acordar medidas para reducir el ruido en horario nocturno. Las iniciativas que están sobre la mesa son la reducción de horarios nocturnos, el refuerzo de la limpieza o ayudas para mejorar el aislamiento de las viviendas. “Estamos abiertos a todas las propuestas y siempre para cumplir con los estándares de contaminación acústica”, ha defendido.

Otra de las medidas que el Ayuntamiento ha puesto en marcha para “concienciar y fomentar la buena convivencia” es la actuación de 48 “informadores ambientales en materia de ruido” que estarán por toda la ciudad, de jueves a sábado entre las 9 de la noche y las 2 de la madrugada, en zonas de concentración de terrazas y locales de ocio nocturno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS