_
_
_
_

Las derechas de Barcelona buscan líder para enfrentarse a Colau en las municipales

Comunes, PSC y ERC tienen cabeza de cartel para los comicios, mientras Junts, Ciutadans, PP y Vox no lo han decidido todavía

Clara Blanchar
Elecciones municipales Barcelona
El pleno de Barcelona, este viernes.EUROPA PRESS (Europa Press)

A un año de las elecciones, y a diferencia de los partidos de izquierdas, las formaciones de derechas en el Ayuntamiento de Barcelona no tienen cabeza de lista para las municipales de mayo de 2023. La excepción es Valents, el partido creado por Eva Parera después de la marcha del Consistorio del ex primer ministro francés Manuel Valls. Parera anunció este jueves que será ella quien encabece la lista y mantuvo su llamamiento a los partidos “constitucionalistas” a agruparse para lograr gobernar instituciones, como ha conseguido el independentismo.

Un llamado que por ahora no tiene éxito en el caso de Barcelona y en el que la concejala incluye también a Vox, con quien no descarta pactar si se tratara de evitar que gobierne Ada Colau. El partido de ultraderecha tampoco ha anunciado a quién presentará. En 2019 obtuvo 8.700 votos, un 1,16% del total. Pero sus resultados se dispararon en las generales de 2019 y las autonómicas de 2021, cuando les votaron 44.000 barceloneses.

En los partidos de izquierdas, la alcaldesa ha anunciado que repetirá como alcaldable por tercera vez por Barcelona en Comú. La amalgama de movimientos anti-Colau por ahora no se han estructurado en ninguna candidatura, mientras crece la inquietud de la patronal Foment del Treball y otros sectores empresariales por un eventual tercer mandato de la líder de los comunes. La derecha está también pendiente de los movimientos del expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, dispuesto a presentarse, pero al margen de cualquier partido, indican fuentes de su entorno. Es otra incógnita si pueden aparecer nuevos inventos electorales como lo fue la candidatura de Valls en 2019.

En ERC, está previsto que este sábado Ernest Maragall sea designado formalmente alcaldable tras ser el único candidato a primarias. Y en el PSC, Jaume Collboni, socio de los comunes en el ejecutivo municipal, no es formalmente candidato, pero ha sido bendecido por la dirección socialista.

En las filas de derechas, el único partido que tenía candidata, Junts per Catalunya, se quedó sin cabeza de lista de forma súbita con el inesperado anuncio de Elsa Artadi de que se retira de la política por razones de salud emocional. Con citas internas pendientes en los próximos meses, la formación no decidirá su candidato hasta después del verano. Hasta final de mandato, el grupo municipal ha designado a Neus Munté como presidenta y a Jordi Martí Galbis como portavoz. Munté ganó en primavera de 2018 las elecciones primarias, aunque el candidato acabó siendo Joaquim Forn, cuando estaba encarcelado por su participación en el procés. Tanto Munté como Galbis figuran en las quinielas, como incluso el también concejal y exsocialista Ferran Mascarell, algo más conocido por su etapa de consejero de Cultura. Fuera del partido se baraja a, Gerard Esteva, impulsor de la manifestación contra la gestión de Colau del pasado otoño. Pero no hay un claro candidato a ser candidato, para desespero del partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Distinta es la situación de Ciutadans, partido en horas bajas en el conjunto de España y que en el Congreso tiene apenas 10 diputados (llegó a tener 57). La formación naranja se presentó junto al partido creado por Valls, Barcelona pel Canvi, pero se separaron después de que este facilitara la investidura de Colau. Ahora tienen tres concejales y el grupo municipal lo lidera Luz Guilarte: hace un par de semanas convocó un acto preelectoral, pero no quedó claro si será candidata en un partido donde se hacen primarias, habitualmente más cerca de las elecciones.

Guilarte señala “las prisas que tienen otros que llegan menos preparados a 2023″, y defiende que su partido está “centrado en el proyecto de ciudad”. “Lo que queda claro”, precisa, “es que la única alternativa y antídoto ante el colauismo es Ciutadans, el único partido que ni ha convertido a Colau en alcaldesa, ni formamos parte de ningún gobierno con ella, ni hemos dado apoyo a sus presupuestos ni al impuestazo en los últimos tres años”. Otras fuentes del partido ven a Guilarte candidata, aunque se muestran menos entusiastas, vistas las encuestas que les dejan fuera del Consistorio, y alertan de que habrá que ver cuál es la salud de la marca Ciutadans cuando falten pocos meses para las elecciones.

En el PP hay incógnitas y algunas certezas. En las certezas, la principal, que el empresario Josep Bou, candidato en 2019, no repetirá. Avalado por la anterior dirección del partido, encabezada por Pablo Casado, la actual le descarta, aseguran fuentes de la formación. “No ha salido bien. Es verdad que sacamos dos concejales, pero políticamente no ha aportado y se han sucedido las polémicas y meteduras de pata”, indican en un partido donde la disciplina es la norma. “Cinco minutos de gloria y cuatro años de calvario”, resume otra voz veterana. La otra certeza es que el partido se presentará con sus siglas. Y la gran pregunta es quién será el candidato, que no se sabrá hasta después del verano, cuando la dirección nacional designa los cabezas de lista de las grandes capitales.

Preguntados PP y Ciutadans si se sumarían a la iniciativa de Parera de los constitucionalistas, la respuesta de los populares es que “no lo está poniendo fácil”: fue número 3 en las últimas elecciones al Parlament y luego fundó su partido, ha fichado concejales populares por toda Cataluña y ha apoyado los dos últimos presupuestos de Colau. En Ciudadanos, el malestar con Parera es palmario: “Practica el transfutrepismo”, apunta una persona del partido naranja en un juego de palabras entre “tránsfuga” y “trepa”. “Es una persona que ha sido senadora de CiU, miembro de una escisión de Unió, se ha presentado con Ciutadans en el Ayuntamiento, luego con el PP en el Parlament y ahora funda otro partido”, enumera.

Falta todavía un año y la experiencia demuestra que incluso los partidos que designan candidatos los pueden arrinconar cuando mandan las encuestas o trackings. Neus Munté ganó unas primarias, el candidato fue Joaquim Forn y luego en el Ayuntamiento la líder fue Elsa Artadi, recuerda un experto. Alfred Bosch ganó primarias y el candidato fue Ernest Maragall, añade.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_