La Justicia avala la propuesta del Gobierno catalán de retomar el toque de queda y limitar las reuniones sociales

La Fiscalía se había opuesto a estas medidas al considerar que se trata de restricciones “severas” con los derechos fundamentales

El personal de mantenimiento de la discoteca Luz de Gas, antes del cierre.
El personal de mantenimiento de la discoteca Luz de Gas, antes del cierre.Albert Garcia (EL PAÍS)

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha ratificado este jueves las medidas anunciadas por el Gobierno de la Generalitat para controlar la pandemia, pese a que la Fiscalía se había opuesto al plan del Govern. La Justicia avala así la propuesta de aplicar un toque de queda nocturno entre la una y las seis de la madrugada para los municipios con más de 10.000 habitantes que tengan una incidencia superior a 250 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y limitar las reuniones sociales a un máximo de 10 personas. Estas medidas entrarán en vigor a partir de esta medianoche y estarán vigentes las próximas dos semanas. Además, el TSJC avala también la reducción de aforo al 70% en actos religiosos y civiles, y mantiene el uso del pasaporte covid. En paralelo entrarán en vigor las medidas que no necesitaban el aval de la justicia: el cierre del ocio nocturno y la reducción al 50% del aforo en restaurantes. Las medidas propuestas por el Govern tratan de frenar la explosión de contagios de la sexta ola, que este jueves ha marcado un nuevo récord en Cataluña con 13.000 nuevos positivos registrados en las últimas 24 horas.

El plan anunciado por el Govern entrará en vigor a partir de esta medianoche. Las medidas suponen dar varios pasos atrás en la gestión de la pandemia, ya que se retoman duras restricciones que se pudieron relajar gracias a la campaña de vacunación. Pero la rápida transmisión de la variante ómicron ha obligado a mover ficha, y la Generalitat ha apostado por desplegar unas medidas muy restrictivas, y solo le acompaña Murcia respecto a las demás comunidades. Las medidas anunciadas son el toque de queda de una a seis de la madrugada en las ciudades de más de 10.000 habitantes que tengan una incidencia superior a 250 casos por cada 100.000 habitantes, o en las ciudades que están alrededor de las localidades con esta situación pandémica (en total, la medida afecta a 126 municipios catalanes, incluidas las ciudades más pobladas); límite de reuniones sociales de 10 personas; cierre del ocio nocturno; y reducción del aforo de los restaurantes a un 50% y de los ámbitos deportivos, comerciales y culturales a un 70%.

En su informe, la Fiscalía consideraba que las dos primeras medidas son “severas, extensas, muy restrictivas, intensas y generalizadas”, y que no están “debidamente motivadas” ni son las mejores para frenar el avance de los contagios. La Fiscalía considera además que estas restricciones afectan a derechos fundamentales, como la libertad de circulación, la intimidad familiar y el derecho de reunión, el derecho a la igualdad y el derecho a la protección de datos de las personas. En el escrito, el ministerio público recuerda que el TSJC ya advirtió el pasado 25 de noviembre a la Generalitat, cuando avaló la prórroga de la exigencia del pasaporte sanitario, que ampliar su uso “sin freno” requeriría una “mayor motivación y justificación reforzada”. En este sentido, la Fiscalía considera que para justificar las medidas restrictivas “no basta” con los datos de incidencia de la covid-19. El ministerio público también ve “incongruencias” entre el plan anunciado para el toque de queda y el que finalmente propuso la Generalitat.

Con todo, los datos de incidencia de la pandemia en Cataluña muestran que la situación sigue siendo de riesgo. Este jueves se han notificado 13.000 nuevos positivos por covid-19 registrados en las últimas 24 horas, lo que aumenta la media en los últimos días a 6.000 contagios diarios. No obstante, también hay datos que señalan un relajamiento de la curva pandémica: la velocidad de propagación del virus (el indicador Rt) está en 1,39 puntos, seis centésimas menos que ayer y tras tres días de descenso. El riesgo de rebrote, que había subido de forma muy importante, se mantiene igual que ayer en los 1.144 puntos. La incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 845 casos por cada 100.000 habitantes, 36 más que el día anterior. Y el porcentaje de pruebas PCR y antígenos que dan positivo es del 11,63% (el tope máximo para tener la epidemia bajo control es el 5%, según la OMS).

Esta alta transmisión del virus se traslada a los centros sanitarios y hospitales en forma de presión asistencial. Este jueves hay 1.344 enfermos de covid-19 en planta, 18 más que ayer, y 356 (13 más) están en la UCI. Estos niveles de enfermos en las camas de críticos son superiores a los que había hace un año. Los centros de atención primaria atendieron el miércoles a 37.913 pacientes con el coronavirus, 15.000 más que el miércoles de la semana pasada.

Contratación de enfermeras y médicos estudiantes

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ante esta alta presión asistencial, el Departamento de Salud ha decidido facilitar la contratación de profesionales sanitarios desde ahora hasta el 16 de enero. En este periodo, se podrá contratar a estudiantes de grados de Enfermería y Medicina que estén cursando los dos últimos años de formación. Sus funciones se desarrollarán bajo la supervisión de profesionales sanitarios, como cuando ocurre en las prácticas. Los estudiantes que quieran podrán inscribirse en el formulario que han difundido las facultades, y en las últimas 24 horas ya se han enviado más de 1.000 solicitudes.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS