Las víctimas que denuncian abusos de Albert Benaiges estudian una acción conjunta

Los casos investigados del exformador del FC Barcelona en su época de docente en una escuela ponen el foco sobre su etapa en el fútbol base mexicano

Albert Benaiges, durante su paso por el Chivas de Guadalajara.
Albert Benaiges, durante su paso por el Chivas de Guadalajara.Ulises Ruiz Basurto ((EPA) EFE)

Joana, nombre ficticio, se siente angustiada. Está inquieta desde que salieron a la luz este viernes las denuncias de abuso sexual contra el excoordinador del fútbol base del FC Barcelona, Albert Benaiges, en su etapa de maestro de educación física en la Escola Barcelona, situada en el barrio barcelonés de Les Corts. Ella, exalumna, le sufrió. Y hace dos días que sus recuerdos vuelan descontrolados. “Es como si se hubiera abierto una puerta que tenía cerrada”.

Su caso no es excepcional. Muchos de sus compañeros viven una situación parecida y ahora pretenden actuar contra el que fuera su maestro tras la publicación del diario Ara que sacó a la luz el caso. El sábado crearon un grupo de WhatsApp llamado Clase para poner en contacto a todos los exalumnos de su generación y analizar las opciones que podía tomar. “Hay mucha gente que quiere denunciar de forma individual”, explica Joana, “pero ahora estudiamos realizar alguna acción conjunta. Es una opción que contemplamos”. Los Mossos investigan el caso a raíz de una primera denuncia. Algunos de los excompañeros que residen actualmente lejos de Cataluña tienen previsto volver a casa por Navidad y aprovechar su estancia para unirse a las denuncias.

Admite Joana que su experiencia de niña cerca de Benaiges la ha marcado de adulta. Especialmente cuando buscaba escuela para sus dos hijos. “Todo aquello me afectó y sufrí ansiedad al buscar la escuela para los pequeños. Lo planteé a mi psicólogo, que me ayudó a tomarlo con perspectiva. Tuve que ser consciente de que lo que pasamos no ocurre en todos los colegios”. La exalumna rememora la tendencia de Benaiges de entrar en los vestuarios de chicas, cuando ellas tenían entre 10 y 12 años, y se duchaban. “Nos ponía muy nerviosas”, dice. “Le pedíamos que picara a la puerta antes de entrar, pero hacía lo contrario: abrir la puerta y picar luego, como si hiciera una broma”.

Existe una sensación generalizada de que Benaiges actuaba con cierta “impunidad”. “Nadie cuestionaba lo que hacía en la escuela”, analiza. “Parecía que todo estaba bien. La dirección y los profesores alucinaban con él porque estaba en contacto con el Barça”. El excoordinador del fútbol base azulgrana entró en el club en 1991 y traía a jugadores a la escuela en jornadas especiales. “Por allí pasaron Koeman, Zubizarreta y muchos otros”, agrega Joana. “Y aquello le convertía en especial. Él jugaba con esta condición”.

Comportamientos extraños

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los alumnos, en todo caso, tenían la sensación de que “pasaba algo que no estaba bien”. “Benaiges se llevaba a los chicos con aptitudes deportivas al gimnasio y hacían juegos en los que se bajaba el pene o se tocaban”, dice, confirmando la investigación del Ara. “En el patio había unas ventanas que daban al gimnasio, y allí nos poníamos a mirar si veíamos alguna cosa”, insiste Joana. Con el paso del tiempo, en los encuentros de exalumnos, los comportamientos de su exprofesor se fueron conociendo con más profundidad. “Siempre hablábamos de ello”.

La investigación sobre el caso de Benaiges pretende ahora poner el foco sobre su paso por el fútbol formativo del Club Chivas de Guadalajara de México. La periodista Gemma Montero, de la emisora Rac-1, conocía los casos de la escuela Barcelona antes de que la información de Albert Llimós en el diario Ara saliera a la luz, y afirma que existen publicaciones en México que aseguran que las familias de los niños del club se quejaron de su manera de trabajar. “Se dan detalles que coinciden con la escuela de Barcelona, en el que se repiten escenas en las duchas”, apunta Montero. Llimós entiende que “hubo malas praxis, pero de momento no se han confirmado casos de abusos”.

Benaiges llegó al Chivas de Guadalajara en verano del 2014 y fue despedido en octubre del mismo año. Después de un periplo como entrenador y coordinador de diferentes equipos de Emiratos Árabes, México y República Dominicana, el exprofesor volvió este verano al FC Barcelona como coordinador del fútbol base, donde ya trabajó entre 1991 y 2011. Benaiges dejó a principios de mes el club “por motivos personales”, según explicó este sábado el presidente de la entidad, Joan Laporta. El presidente azulgrana insistió este domingo en que “el club apoya totalmente a las posibles víctimas de estos actos reprobables que se están denunciando en la Escola Barcelona”. El club colabora con los Mossos, confirmó Laporta, para conocer si alguno de estos actos se hubiera producido en La Masia.

EL PAÍS se ha puesto en contacto con Benaiges pero no ha obtenido respuesta. Su entorno familiar admite que “está jodido”.

Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS