La central nuclear Vandellòs I se postula para albergar un centro pionero para tratar el cáncer

El ayuntamiento impulsa un plan para reutilizar con fines médicos la antigua instalación, en desuso por un accidente

Interior de la central Vandellós I, en Tarragona.
Interior de la central Vandellós I, en Tarragona.Manolo Laguillo (EL PAÍS)

Aprovechar el cajón del viejo reactor nuclear de la central Vandellòs I para habilitar un centro de tratamiento contra el cáncer. Esa es la base del proyecto que promueve el ayuntamiento de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant (Baix Camp), apoyado por la mancomunidad de iniciativas por el desarrollo del territorio de Tivissa y Pratdip. Se trataría de un equipamiento de protonterapia, una técnica para luchar contra los tumores que es inédita en Cataluña y que solo se aplica en un centro de Madrid, de gestión privada, en toda España.

Adecuar el viejo reactor de Vandellòs I, inactivo desde hace más de 20 años, permitiría tratar a más de 1.500 pacientes anuales y dar servicio de proximidad a pacientes de Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Baleares.

Según se desprende de un estudio económico que acompaña el proyecto, la inversión prevista es de más de 120 millones de euros, y conlleva la creación de más de 1.100 puestos de trabajo durante las obras. Una vez estuviese operativo, emplearía a 200 personas. Más allá de la potencialidad sanitaria del equipamiento, el efecto generador de empleo se presenta como un valioso activo para una zona que teme los efectos que pueda tener en la economía local el apagón de las centrales nucleares a partir del año 2030.

La central de Vandellòs I registró un grave accidente el 19 de octubre de 1989. Un incendio afectó el generador eléctrico y se produjo una inundación que afectó varios sistemas de seguridad, relacionados con el sistema de refrigeración. Aquel incidente fue clasificado como nivel 3 (“incidente importante”) en la Escala INES. No se produjo escape de productos radiactivos al exterior, ni fue dañado el núcleo del reactor.

La central termina en 2028 el periodo de latencia previo al desmantelamiento. Será entonces cuando empiece a correr el reloj para que la empresa pública estatal Enresa plantee el derribo de la caja de contención para devolver el espacio a su aspecto original.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El proyecto médico presentado este lunes defiende que las características de la edificación (blindajes y volúmenes) la hacen “particularmente adecuada para su posible reutilización parcial en un centro de protonterapia”. La reutilización del espacio supondría un ahorro de 34,4 millones de euros en las tareas de desmontaje, restitución y limpieza radiactiva. Alfons Garcia, alcalde de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant, señala que se trata de un proyecto “pionero, transformador, de ámbito supraautonómico”. Pide la complicidad de las administraciones superiores para que llegue a buen puerto. “Nosotros hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos para impulsar este proyecto”, insiste. “Reclamamos al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que lo autorice y lo lidere; y a la Generalitat de Cataluña, que lo apoye y lo gestione. Se trata de decidir si queremos aprovechar con usos innovadores esta instalación nuclear”.

El uso de la protonterapia se extiende en todo el mundo, como una técnica más eficaz, eficiente y segura para el tratamiento de determinados tumores pediátricos, aseguran los avaladores del proyecto técnico.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS