Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El accidente de Vandellòs es el "más grave" ocurrido en una central nuclear española"

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) considera que el accidente registrado el pasado día 19 en la central nuclear de Vandellòs (Tarragona) "puede ser calificado como el suceso más grave ocurrido en una central nuclear española". De hecho, el CSN, "dada la importancia del suceso", estima "necesario informar a la opinión pública de sus averiguaciones en relación con las causas, desarrollo y consecuencias del mismo".En un comunicado difundido en la tarde de ayer, el CSN destaca que, tras fallar varios sistemas de seguridad, las medidas adoptadas "consiguieron recuperar la situación crítica provocada por la precariedad en que había quedado la central tras el incendio y la inundación". El CSN anuncia un informe definitivo sobre lo ocurrido y considera "prematuro" cualquier pronunciamiento "en relación con el futuro de la central". Ayer mismo se produjo un cortocircuito en una conexión del transformador de la central, lo que originó de nuevo la alarma en la zona.

Para el CSN, según el comunicado, el accidente afectó de manera "muy importante a los sistemas de seguridad". El origen de la avería fue la rotura de un cojinete de sujeción del eje de la turbina, que ocasionó la vibración que observaron los técnicos de la central desde la sala de mandos, tras la cual se produjo la explosión del hidrógeno al perder estanqueidad el sistema. La nota del consejo avanza que los sistemas de seguridad de la central se vieron seriamente afectados por la inundación que anegó los sótanos de la central, ocasionada por el agua empleada por los bomberos y por la entrada masiva de líquidos desde el mar.

Pasa a la página 26

El CSN dice que las medidas adoptadas en Vandellòs consiguieron superar "la situación crítico"

Viene de la primera página El volumen estimado de agua que inundó parte de las instalaciones es de unos 4.000 metros cúbicos y en algunos casos alcanzó un metro de altura. El comunicado añade que, la capacidad de achique disponible en estas zonas "era insuficiente, por lo que hubo de recurrirse a otros medios de distintas procedencias".

Según el CSN, los sistemas que quedaron afectados, y "que tenían funciones muy importantes para mantener las condiciones de seguridad", son dos de los cuatro turbosoplantes de la central, las bombas de refrigeración ordinaria del reactor y .el sistema de refrigeración del reactor en parada. Destaca asimismo el "fallo del sistema automático de control del nivel del tanque de suministro de agua a las bombas del sistema de refrigeración auxiliar, provocando paros intermitentes en el funcionamiento del mismo, lo que condujo a la situación más crítica durante el suceso".

Tanto la dirección de la central como el comité de empresa han intentado restar importancia desde el día 19 a la avería de dos de los turbosoplantes y han añadido en múltiples ocasiones que siempre les quedaba la opción de utilizar el sistema de refrigeración del reactor en parada. Esta hipótesis se contradice totalmente con el informe previo elaborado por el CSN.

Nuevo incidente

Sobre la actuación del personal de operación de la central durante el accidente, el organismo nuclear asegura que se comportó de forma correcta "gracias al buen conocimiento que posee de su instalación". Asimismo, añade el comunicado, "no se identificó ninguna emisión radiactiva que hubiese supuesto el mas mínimo riesgo para el personal de intervención ni para el público". Este extremo coincide con lo expresado ayer por el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quien ha solicitado al CSN que exija las máximas medidas de precaución a la central.

Una nueva avería registrada en la central nuclear Vandellòs 1, al parecer sin importancia, alertó ayer a los habitantes de la zona al levantarse desde el recinto dé la central una gran columna de humo. El incidente, provocado por un cortocircuito en el transformador auxiliar del grupo segundo, se registró a las 9.08 horas y fue comunicado a Protección Civil a las 9.35 horas por la dirección del complejo nuclear. El hecho, que provocó la alarma entre la población -que en algunos casos estuvo a punto de huir de la zona-, se produce una semana después de que una explosión que destruyera un turbongenerador principal, lo que provocó la paralización de la central y la activación del Plan de Emergencia Nuclear de Tarragona (Penta).

Un portavoz del CSN aseguró a la agencia Efe que esta nueva avería "no tiene la menor importancia", al encontrarse la central parada, y añadió que el incidente se había magnificado debido a las circunstancias que rodean a Vandellòs 1 desde el jueves de la semana pasada. Pese al humo detectado, el cortocircuito del transformador no de7rivó en incendio, por lo que pudo ser solventado por los propios equipos de la central nuclear sin que se precisara en esta ocasión el concurso de los bomberos de la Generalitat.

El Gobernador Civil de Tarragona, Ramón Sánchez, también restó importancia al incidente e hizo un llamamiento a la calma entre la población, pero criticó la tardanza de la dirección de la nuclear en comunicar el incidente (27 minutos): "Las circunstancias especialmente sensibles de la población requerían más celeridad".

La nota facilitada por Protección Civil informa que el cortocircuito no afectó al grupo eléctrico número 1, con lo que el funcionamiento de los dos turbosoplantes que refrigeran el reactor no dejaron de funcionar. Este hecho implica que ayer aún existía en el reactor energía residual, que era refrigerada mediante la acción de los turbosoplantes que no quedaron inutilizados durante el incendio del día 19. La dificultad de enfriar el reactor fue el principal riesgo de aquel incidente. El reactor se encontraba ayer al mediodía a 60 grados de temperatura, de los 400 a los que estaba tras el accidente.

Un portavoz del Servicio Mundial de Información de la Energía (WISE) informó ayer en Tarragona que el accidente del pasado jueves en Vandellòs 1 "podía haber sido evitado", ya que en enero de 1984 se produjo en el grupo primero de la central de Ascó un accidente de características similares. En aquella ocasión, una fuga de hidrógeno en el turbogenerador provocó una inmediata explosión y causó dos heridos. La central estuvo sólo 15 días parada debido a que se sustituyó el material averiado por el de Ascó 2, que en aquellos momentos se estaba construyendo.

El portavoz del WISE, Jaume Morrón, aseguró que las medidas contra incendios de Vandellòs 1 no pasarían un examen de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Plenos de ayuntamientos

Los Ayuntamientos de Vandellòs, Montroig, Pratdip, Tivissa y L'Ametlla de Mar celebraban anoche sendos plenos para solicitar oficialmente el cierre de los dos grupos de la central nuclear de Vandellòs I. Por su parte, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, afirmó ayer que el Gobierno catalán ha solicitado al CSN que exija las máximas medidas de precaución en la central de Vandellòs I, a la vez que aseguraba que en el accidente del pasado jueves no se superó en ningún momento el nivel mínimo de radiactividad que señala la normativa en esta materia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de octubre de 1989

Más información