Los hogares que viven de alquiler en Barcelona aumentan hasta el 38%

Las familias que vivían arrendando en la capital catalana eran el 28% en 2001

Pisos de alquiler social en Barcelona, en septiembre de 2020.
Pisos de alquiler social en Barcelona, en septiembre de 2020.Albert Garcia

El número de hogares de Barcelona y el Área Metropolitana que vive de alquiler sigue creciendo y confirma el cambio de tendencia en los regímenes de tenencia de vivienda que se produjo hace una década. Es una de las conclusiones del informe publicado por el Observatorio Metropolitano de la Vivienda (OMH son sus siglas en catalán), que lleva por título La vivienda en tiempo de pandemia.

En la ciudad de Barcelona, en el periodo 2018-2019 un 38,4% de los hogares vivían de alquiler, un porcentaje notablemente superior al de 2001, cuando era de un 28,5%. En el resto del área metropolitana (los 35 municipios que rodean Barcelona) el porcentaje actual es del 23,4% frente a un 12% en 2001. Sobre los hogares con hipoteca, se detecta un ligero descenso: son el 16,7% en Barcelona (17,7% el 2016) y el 25,5% en el resto del área metropolitana (28,4% en 2016).

Mientras, la brecha entre la renta de la población y los precios del alquiler se ensanchó debido a la pandemia. Si los ingresos de la población experimentaron un descenso notable durante el año 2020 (entorno a un 14% en la ciudad de Barcelona, según el informe, que no cita la fuente), los precios solo se redujeron un 1,4%. Los datos publicados por el OMH hasta la fecha con todo, apuntaban a un descenso del esfuerzo de las familias para pagar el alquiler. Entre el periodo 2016-2017 y 2019-2019, el porcentaje de ingresos que destinaban bajó del 43% al 37%.

Construcción

El informe también analiza el efecto del parón económico a causa de la pandemia en la caída del inicio de obras de construcción de viviendas en el área metropolitana: un 23% en 2020 respecto a 2019. En Barcelona, con todo, el número de viviendas iniciadas se ha mantenido, indica el informe, “gracias especialmente al impulso de la vivienda protegida, que se incrementó un 108% y representó un 31% del total (592 pisos sociales sobre un total de 1.892)”. La fuente son los visados del Colegio de Aparejadores.

El consistorio señala que en Barcelona hay unos 2.300 pisos en obras “o cerca de iniciarlas”, un 80% de alquiler social y asequible. El resto responden a distintas fórmulas como la cesión de uso y derecho de superficie, que garantizan la titularidad pública del suelo y evitan que el parque público acabe en manos privadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS