Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Observatorio de la Vivienda cree que la subida del alquiler tiene techo

Carme Trilla dirige la nueva herramienta del Ayuntamiento, la Generalitat y el área metropolitana

Imagen de un piso en alquiler en Barcelona.
Imagen de un piso en alquiler en Barcelona.

Antes de estallar la burbuja inmobiliaria, los pisos de compra subieron de precio hasta límites que, vistos ahora, son increíbles. Fue posible porque los bancos daban hipotecas con cuotas que cualquiera podía pagar, a cambio de estirar los plazos de devolución. En cambio, la subida de los alquileres “tiene techo”. Porque “es imposible que haya suficiente demanda local con los precios actuales”. Toda la argumentación es de una voz autorizada como la de Carme Trilla, que acaba de ser nombrada presidenta del Observatorio Metropolitano de la Vivienda, que nace para centralizar los datos del sector.

La subida de los alquileres afloró durante la presentación del Observatorio, una nueva herramienta en la que participan el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana, la Diputación de Barcelona y la Generalitat, además de la Asociación de Gestores de Vivienda Social. “Habrá un estrangulamiento en los precios, es imposible que haya suficiente demanda con los precios actuales si se trata de demanda local, igual hay propietarios que se equivocan poniendo unos precios de la ciudadanía no podrá pagar”, subrayó Trilla.

Las rentas crecen un 12% en Barcelona

El precio del alquiler ha crecido casi un 10% interanual en Cataluña en el primer trimestre de 2017. En Barcelona la subida ha sido más intensa: un 12%, según el informe de la secretaría de Vivienda de la Generalitat elaborado a partir de las fianzas depositadas en el Incasòl.

En Barcelona es donde más crece el número de contratos, un 11,4%. En el resto de Cataluña aumenta el 6,9 %. En la capital la media del precio del alquiler se sitúa en 845 euros mensuales. Los pisos oscilan entre los 1.182 euros que cuestan en Sarrià - Sant Gervasi y los 615 de Nou Barris.

Quien fue secretaria de Vivienda durante el gobierno tripartito de la Generalitat escuchó ayer halagos del resto de las administraciones que integran el Observatorio, que recordaron que en materia de vivienda Trilla ha tocado todos los palos: trabajó haciendo estudios para la patronal de los promotores, para colegios profesionales, dirigiendo las políticas públicas en la Generalitat y también para la fundación de Cáritas.

Quizás por su poliédrica visión de las siempre calientes cuestiones de vivienda, Trilla aplaudió la creación “de una base de datos sólida para analizar mejor y diseñar políticas públicas” , pero alertó que el Observatorio debe ser “neutral respecto a las administraciones que lo crean”. La idea es que el Observatorio tenga presupuesto y personal propio, e incluso un rango judicial y fiscal autónomo.

La presidenta también recordó que la Ley del derecho a la vivienda, aprobada cuando era responsable de la materia en la Generalitat en 2007, ya contemplaba la creación de un Observatorio de hábitat y segregación urbana, que todavía no se ha puesto en marcha. En este sentido, recordó que la colaboración entre administraciones “es clave”, como lo es compartir metodología y equipos técnicos. El observatorio publicará cada año un informe y tendrá un “visualizador”, un portal donde ver todos los datos existentes.

El ámbito de estudio del Observatorio son los 36 municipios del Área Metropolitana y beberá de fuentes como las numerosas áreas que pueden aportar datos en la Generalitat y los Ayuntamientos; pero también el censo, el catastro, los ministerios de Fomento y Hacienda, el Consejo General del Poder Judicial.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, señaló que “la vivienda tiene máxima prioridad” en las políticas del Ayuntamiento. “No nos podemos permitir un modelo de ciudad que acabe expulsando a los vecinos, tenemos que hacer el máximo esfuerzo de colaboración institucional y para hacer buenas políticas es necesario tener buenos datos, el máximo del máximo de fuentes posibles”, afirmó.

La directora del Observatorio es Anna Vergés, que relató como el visualizador facilitará datos de 62 indicadores: población, parque de vivienda, rehabilitación, mercado del suelo y de las viviendas (precios) o aspectos socioeconómicos. En el caso de Barcelona la información se detallará por barrios.

El secretario de Vivienda de la Generalitat, Carles Sala puso ejemplos de por qué puede ser útil el Observatorio: para saber cuántas mujeres mayores solas viven en una ciudad; o evaluar planes sectoriales; o planear con datos en la mano cómo facilitar la emancipación de los hijos del baby-boom; o mejorar la estrategia para luchar contra el fenómeno de los sin techo; o analizar, más allá de los pisos turísticos, usos no residenciales de edificios de las ciudades.

El vicepresidente ejecutivo del Área Metropolitana, Antoni Balmón, alertó de que “además de observar, las administraciones tienen la obligación de actuar”. Apuntó que la vivienda es responsabilidad también de otras administraciones y lamentó que no hay una política de alquiler. Desde la Diputación, el diputado Josep Ramon Mur auguró que el observatorio tendrá “repercusión en los municipios del ámbito de la Diputación más allá del Área Metropolitana, que podrán saber qué hacen los demás".

Más información