Generalitat

Aragonès marca el inicio del diálogo con el Gobierno tras la Diada reclamando amnistía y autodeterminación

El presidente de la Generalitat señala que los avances en los traspasos no influirán en la mesa de negociación política

Pere Aragonès en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu de hoy. En vídeo, Aragonès pide concreción con los traspasos y reivindica el referéndum de autodeterminación. FOTO: DAVID ZORRAKINO (EUROPA PRESS) / VÍDEO: EFE

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se ha reafirmado en su voluntad de ir a la mesa de negociación política con el Gobierno central con dos reivindicaciones de entrada: amnistía y referéndum de autodeterminación. Aragonès ha comparecido tras la última reunión de su Gobierno antes de las vacaciones de verano y ha insistido en que la voluntad política del Gobierno que preside se mantiene invariable y que la postura de la Generalitat en la reunión que se celebrará en Barcelona el 13 de septiembre, justo tras la Diada, no se ha movido ni un ápice: “Nuestra prioridad sigue siendo la misma, la amnistía, la autodeterminación y el fin de la represión de los que están pendientes de juicio y de los que se ven amenazados por las resoluciones del Tribunal de Cuentas”.

De esa forma, el president ha marcado el inicio del curso político en septiembre, que estará protagonizado por la Diada y por la plasmación de un acuerdo nacional “en el que se ha empezado a trabajar este mes para recuperar la unidad que se tuvo en el referéndum del 1 de octubre”. Aragonès no quiso precisar en qué se trasladará o cristalizará ese “acuerdo nacional” que, en todo caso, se fundamentará en la reivindicación del referéndum y la amnistía: “La máxima fuerza que buscamos va más allá del 52% del voto independentista de las elecciones autonómicas y eso no es cosa solo de organizaciones políticas, sino también de entidades y del conjunto de la sociedad”. El objetivo de ese acuerdo nacional será, en palabras de Aragonès, ayudar a la “resolución del conflicto”.

Más información

24 horas después de que se retomasen las negociaciones en materia de traspasos y de transferencias por las disposiciones adicionales del Estatut en la comisión bilateral en Madrid, el presidente catalán ha señalado que los avances de esa reunión son insuficientes, pero que marcan un camino a andar. Un camino que no tiene nada que ver con la mesa de negociación política, insistió. “Seremos exigentes y los acuerdos de los traspasos que se puedan alcanzar en la mesa bilateral no serán, en ningún caso, la moneda de cambio para renunciar a la amnistía y la autodeterminación”.

Para Aragonès, la cita de septiembre es un “recomenzar” la negociación en el terreno estrictamente político, después de un primer encuentro que se produjo en febrero del año pasado, antes de la pandemia, y ha manifestado su interés en asistir a ese encuentro. En el único que se celebró, al que acudió el entonces presidente de la Generalitat, Quim Torra, Aragonès también estuvo presente como vicepresidente del Govern. Aragonès ha querido cerrar el curso político de sus primeros 71 días de gobierno y lo ha hecho subrayando que el Gobierno catalán ha recuperado la fuerza institucional. Una recuperación que se ha conseguido “en tiempos difíciles y complejos”, como ha augurado que seguirán siendo en los meses venideros.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50