Movilidad urbana

Barcelona reduce a la mitad la circulación de los coches más contaminantes

La movilidad durante la pandemia impide evaluar el efecto de la zona de bajas emisiones sobre la calidad del aire

Vehículos en la calle Aragó de Barcelona.
Vehículos en la calle Aragó de Barcelona.MASSIMILIANO MINOCRI

El año 2020, singular en cualquier parámetro cuantificable debido a la pandemia del coronavirus, fue en Barcelona el primero de la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE). Después de años de preparación, la ciudad y cinco municipios colindantes aplicaron la restricción de circulación de lunes a viernes a los coches y motos que no tienen distintivo ambiental de la DGT, los más contaminantes. El objetivo es mejorar la calidad del aire en una ciudad donde la contaminación provoca mil muertos al año.

Pero la pandemia, y las severas restricciones de movilidad que supuso, impactaron en la aplicación de la restricción (se retrasaron las multas y se alargaron las moratorias para furgonetas y camiones) y en la contaminación, de la que el tráfico es responsable en un 60% si hablamos de CO₂ y un 30% al contar partículas en suspensión. Con todo, ya hay un primer informe de balance del primer año. Coordinado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y con la participación del grupo de trabajo de evaluación de la ZBE, del que forman parte áreas del Ayuntamiento, la Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona, el CSIC o ISGlobal.

Más información

Las conclusiones apuntan a la dificultad de medir el impacto de la ZBE en la contaminación atmosférica y por partículas, por la singularidad de la movilidad pandémica. En cambio, sí muestran una caída a la mitad de los vehículos más contaminantes, los que no tienen etiqueta ambiental: pasaron de ser el 9%-10% del parque circulante en enero a solo el 5% en diciembre. El descenso se percibió claramente en septiembre, cuando se comenzó a multar a los infractores (en el calendario inicial, las sanciones debían arrancar en abril, pero el estado de alarma lo retrasó).

Efecto de las multas

El informe celebra que la mejora ambiental del parque circulante “comporta una reducción en el factor de emisión de NO₂ de los vehículos”. Aunque en este estudio no se ha podido cuantificar, precisa. Entre otros factores, porque durante las semanas más duras de las restricciones la tipología de vehículos que circularon (sobre todo de reparto, y muchos diésel, entre los que se encuentran los más contaminantes) no fue la habitual. El parque circulante más actualizado son los turismos, que apenas circularon.

“Son necesarios datos a más largo plazo para poder analizar la influencia de la ZBE sobre la calidad del aire, especialmente en un contexto excepcional por la covid, donde los patrones de movilidad no son los habituales. Durante los próximos meses se ampliarán los vehículos sancionables en la ZBE, por lo que el impacto esperado será mayor”, indica este primer informe.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50