Cataluña evita nuevas restricciones pese al aumento de la presión hospitalaria

El Govern deja de externalizar parte del rastreo de contactos y asumirá esta función desde Salud Pública con la incorporación de entre 400 y 700 nuevos administrativos

Un equipo médico del Hospital Clínic de Barcelona opera a un paciente.
Un equipo médico del Hospital Clínic de Barcelona opera a un paciente.Servicio Ilustrado (Automático) (Europa Press)

La pandemia vuelve a tensionar a los hospitales catalanes. Aún no habían terminado de desescalar de la segunda ola y la presión asistencial vuelve a crecer. En 10 días, el número de pacientes ingresados a causa del virus ha crecido un 14%: 1.736 permanecían hospitalizados este lunes. Las entradas en cuidados intensivos (UCI), no obstante, permanecen estables, aunque en niveles muy elevados (hay 337 enfermos críticos por covid-19). Los profesionales temen el impacto de la Navidad en la curva epidémica —en estas fechas hay más interacción social y, en consecuencia, más circulación del virus— y alertan de los riesgos de saturación si el repunte de casos se agudiza. El Govern, sin embargo, ha rechazado endurecer las restricciones sociales de cara al final de las fiestas navideñas.

Más información
Navidad en calma tensa en los hospitales
España empieza a vacunar bajo la amenaza de una tercera ola

La curva de contagios sigue creciendo en Cataluña. A menor ritmo que en las últimas dos semanas, pero mantiene la tendencia ascendente. La incidencia acumulada a 14 días se sitúa en 341 casos por 100.000 habitantes, por encima del umbral que marca el Ministerio de Sanidad como riesgo extremo. En la última semana con datos consolidados, del 18 al 24 de diciembre, se notificaron casi 14.000 contagios, un 75% más que dos semanas atrás.

Pese a tener este escenario sobre la mesa, el Govern ha rechazado endurecer las medidas restrictivas de cara a Fin de Año y Reyes. El consejero de Interior, Miquel Sàmper, se había mostrado favorable este domingo de adelantar el toque de queda en la última noche del año, pero finalmente, y contra todo pronóstico, el Procicat, que es el órgano del Govern que coordina la respuesta a la pandemia, ha decidido mantener las restricciones actuales. “Por parte de salud se ha interpretado que los criterios sanitarios estaban bajo control y no era necesario aumentar las medidas”, ha lanzado Samper.

Con el plan de desescalada en la mano, Cataluña está lejos de avanzar de fase y, más bien, le tocaría dar otro paso atrás porque los ingresos hospitalarios están creciendo y la velocidad de transmisión del virus (la Rt, que mide a cuántas personas contagia de media un positivo) sigue por encima de umbral de 1 —está en 1,16, lo que significa que por cada 100 casos se infectan otras 116 personas—. Sin embargo, la consejera de Salud, Alba Vergés, ha insistido en que mantener las restricciones actuales. “Ir más allá es prohibirlo todo. Tenemos estas medidas y vale mucho cumplirlas”, ha dicho. Vergés no ha especificado en base a qué criterios o razones no se amplían las restricciones, pese al empeoramiento de la situación epidemiológica.

Uno de los puntos críticos es la situación de los hospitales, que empiezan a notar ahora ese incremento de contagios derivado de la relajación de las medidas de protección a principios de diciembre. En plena segunda ola, el 8 de noviembre, Cataluña llegó a tener 2.800 personas hospitalizadas en sus centros sanitarios a causa de la covid-19. Llevaba apenas un mes desescalando —llegó a bajar de los 1.500 el 15 de diciembre— cuando el repunte de casos tras el puente de la Constitución empezó a impactar de nuevo en su ocupación. “Asistimos a un repunte de casos ingresados que se nota en plantas de hospitalización. El aumento de ingresos ya lo esperábamos porque llevábamos unos días con aumento de presión en atención primaria”, ha admitido el secretario general de Salud, Marc Ramentol.

“En la segunda ola llegamos a tener 150 pacientes ingresados. Bajamos a 70 u 80 y ahora volvemos a estar alrededor de 100. Ha habido un repunte. Ahora en Navidad vamos tirando porque baja la actividad quirúrgica”, señala un portavoz del Hospital Clínic de Barcelona. Pero los profesionales miran con preocupación al mes de enero: los epidemiólogos dan por hecho que habrá un repunte y, con una ocupación basal tan elevada, la entrada de nuevos ingresos puede comprometer el funcionamiento ordinario de los hospitales.

“Urgencias es nuestro termómetro y llevamos un par de días en los que, aunque no ha habido muchos ingresos, sí que notamos que están llegando más sospechosos de covid-19 que luego se confirman. Esto significa que la transmisión en la comunidad ha aumentado”, explicaba el jueves María José Abadías, subdirectora asistencial del hospital Vall d’Hebron de Barcelona. El impacto de los contagios todavía no se observa, sin embargo, en las UCI, donde se mantiene la ocupación covid por encima de los 300 enfermos críticos.

Fin de la externalización

Por otra parte, Salud ha anunciado también este lunes que finalizará el controvertido contrato con una filial de Ferrovial para hacer labores de rastreo de contactos de positivos. La externalización del servicio tras la primera ola fue muy criticada por el sector sanitario y el Departamento de Salud prometió revisar esta situación. Seis meses después, Ramentol ha anunciado que, a partir del 31 de enero, Salud Pública se hará cargo de las tareas de seguimiento de contactos estrechos que ahora hacía esta empresa en un call center.

Ramentol ha señalado que se trata de “una finalización del contrato, no de una rescisión”, por lo que no ha lugar a indemnizaciones a la compañía. Salud se acoge a una cláusula, ha explicado el secretario general, que contempla el fin del contrato cuando arranque la campaña de vacunación. La inmunización en Cataluña se inició este domingo.

A partir de febrero, Salud Pública se hará cargo de este servicio y contratará a entre 400 y 700 profesionales con un perfil administrativo y también a técnicos de salud pública para asumir estas tareas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad



Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS