LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Govern evalúa fórmulas de confinamiento ante las malas cifras epidemiológicas

La Generalitat asegura que la mejora es muy tímida y esperará a decidir en los “próximos días”

Controles policiales en Barcelona durante la primera noche del toque de queda en Cataluña.
Controles policiales en Barcelona durante la primera noche del toque de queda en Cataluña.Gianluca Battista

Cataluña sigue con la curva epidémica desbocada y el Govern estudia medidas adicionales para atajar los contagios. Con más de 5.000 nuevas infecciones comunicadas este martes y una incidencia acumulada de casi 608 casos por 100.000 habitantes, el Ejecutivo catalán valora varios escenarios de confinamiento: desde un cierre perimetral hasta confinamientos domiciliarios de fin de semana o de 15 días. “Tenemos sobre la mesa todas las medidas que puedan tomarse. Probablemente, viendo como evolucionan los datos, no serán medidas de relajación", ha asegurado este martes la portavoz del Ejecutivo catalán, Meritxell Budó, tras la reunión semanal del Govern.

No se descarta nada, repiten como un mantra los miembros del Govern, que en algunos momentos han chocado por lo que consideran es una precipitación en plantear ciertos escenarios sin estar definidos completamente. Tampoco hay nada decidido y remiten a las próximas reuniones del Procicat, el órgano de la Generalitat que coordina la respuesta a la pandemia, para acabar de pulir las nuevas restricciones. Lo que sí parece estar claro, al menos desde el punto de vista de la consejera de Salud, Alba Vergés, es que el cierre de la restauración seguirá más allá de este viernes, cuando terminaba el período de 15 días de duración de la medida. “Estamos en la línea de no bajar restricciones, de poner medidas adicionales”, ha dicho Vergés en una entrevista a la Cadena Ser.

La situación epidemiológica no deja mucho más margen de maniobra que seguir escalando en las medidas restrictivas. Aunque la velocidad de transmisión del virus (la Rt, que mide a cuántas personas contagia, de media, un positivo) lleva tres días estancada en torno al 1,52 —es decir, por cada 100 positivos, se infectan otras 152 personas—, este dato sigue siendo muy elevado y está por encima de lo que recomiendan las autoridades sanitarias (menos de 1) para mantener bajo control la transmisión. El riesgo de rebrote, de hecho, que es el indicador que mide el potencial de crecimiento de la pandemia en los próximos días, se sitúa en 887 puntos, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia.

Sobre la mesa del Govern, se dibujan distintos escenarios. Uno de ellos, el cierre perimetral, que ya han aplicado otras comunidades como Navarra, La Rioja, Aragón o el País Vasco. “No lo descartamos, pero no fue una de las prioridades para hacerlo rápido, como sí fue cuadrar el horario nocturno” del toque de queda, ha explicado Vergés este martes. La Comunidad de Madrid también lo está estudiando para evitar las entradas y salidas masivas, sobre todo, teniendo en cuenta los puentes y festivos que se acercan, como el del día de Todos los Santos, el 1 de noviembre.

Budó ya había admitido ayer lunes que el Ejecutivo catalán estudia un confinamiento domiciliario estricto los fines de semana. “Es un escenario que está sobre la mesa. El fin de semana es cuando hay más interacción social. Los datos son muy malos”, dijo, aunque el Departamento de Salud matizó sus palabras y señaló que no es la opción prioritaria del Govern, sino una más que está en estudio. La otra opción podría ser un confinamiento estricto durante 15 días para reducir al mínimo la movilidad y la interacción social y frenar la transmisión lo máximo posible. Sería un cierre total, como en marzo, pero con matices diferentes."Es un escenario distinto al del marzo, cuando hicimos un confinamiento total, incluso cerrando escuelas. Ahora hemos dicho que las escuelas serían lo último que cerraríamos porque aquello que sospechábamos en el mes de marzo, no se cumple. Para Salud, nos es de mucha ayuda tener escuelas abiertas. Va a ser distinto seguro. Los expertos lo que alertan es que nos ponemos en una situación muy tensionada en el sistema sanitario y no queremos llegar a la situación de marzo. Tenemos que hacer las medidas pertinentes para llegar a este punto. Lo más efectivo siempre es lo máximo, pero tenemos que ver cómo equilibramos esto con la sociedad", ha apuntado la consejera.

Con todo, Vergés se ha mostrado prudente y ha evitado concretar qué medida se está estudiando de forma prioritaria. "Siempre decimos que nada está descartado, pero se tiene que ver qué medidas nos pueden ayudar más y si el momento es el idóneo. No quiero especular antes de que esté trabajado y bien definido. Con ánimo de no confundir a la gente y no poner más frustración, prefiero no especular y explicar las cosas cuando estén trabajadas y a punto”, ha apostillado.

Lo que sí ha dejado más claro la consejera ha sido la conveniencia, a su juicio, de mantener las medidas restrictivas que hay sobre la restauración en Cataluña: bares y restaurantes cumplen este viernes dos semanas de cierre total y, pese a las quejas y a la presión del sector para reabrir los locales, el Departamento de Salud aboga por mantener estas limitaciones. “Intentar ir pronto nos puede llevar a alargar la agonía, alargar una situación que es mala. En vistas de esto, nosotros compartimos los datos y les decimos a ellos y a toda la sociedad que hay que bajar la transmisión porque si no, va a ser muy complicado", ha señalado la consejera.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50