LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los ingresos semanales por covid-19 en Cataluña crecen un 26% en apenas 15 días

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, da positivo por coronavirus

El Hospital de Mataró, que ha aumentado las camas de UCI por el incremento de ingresados.
El Hospital de Mataró, que ha aumentado las camas de UCI por el incremento de ingresados.Alejandro García / EFE

La covid-19 sigue haciendo mella en Cataluña, donde la curva epidémica no para de crecer. Según los datos de la Generalitat, entre el 9 y el 15 de octubre —última semana de la que se tienen datos—, se han registrado 15.085 nuevos infectados por coronavirus, casi el doble de los detectados dos semanas atrás. Crece la incidencia acumulada (353 casos por 100.000 habitantes), la tasa de PCR positivas (por encima del 10%) y los hospitales empiezan a tensionarse. En la segunda semana de octubre se registraron 765 nuevos ingresos, un 26% más que los detectados 15 días antes, en la última semana de septiembre. A fecha de ayer domingo, había 1.308 personas hospitalizadas con covid-19 en Cataluña, 214 en cuidados intensivos.

Las cifras no son nada halagüeñas y aún es pronto para ver los efectos de las fuertes restricciones sociales impuestas el pasado viernes en la comunidad, que contemplaban el cierre de la restauración y locales de estética (excepto peluquerías), la suspensión de competiciones deportivas no profesionales y la reducción de aforos en locales comerciales, culturales y deportivos. En la última semana, la velocidad de transmisión del virus (la Rt, que mida a cuántas personas contagia, de media, un positivo) ha bajado ligeramente y se sitúa en 1,30, todavía muy por encima de lo que recomiendan las autoridades sanitarias (menos de uno) para mantener a raya la expansión del coronavirus.

Lo que empieza a preocupar de forma importante es la situación de los hospitales catalanes. Hasta ahora, y pese al alto nivel de nuevos casos que registraba la comunidad desde el verano, habían logrado mantener cierta estabilidad en los ingresos y aguardaban, explicaban, en “calma tensa” la evolución de la curva. El incremento de casos en las últimas semanas, no obstante, ya ha empezado a cristalizarse en las unidades de hospitalización y UCI y el crecimiento empieza a ser exponencial. En la última semana de septiembre ingresaron 604 personas por covid-19, 105 en la UCI. En esta segunda semana de octubre, han sido 765 nuevos ingresos, 137 en cuidados intensivos.

Hospitales como el Vall d’Hebron, que ha sufrido también varios episodios infecciosos en algunas plantas, ya han restringido las visitas de acompañantes y solo permite la entrada en casos excepcionales, como los pacientes pediátricos o situaciones de final de vida. Asimismo, el hospital de Mataró ya ha ampliado las camas de UCI de 14 a 22 para dar respuesta al aumento de enfermos críticos con covid-19 u otras patologías en su área de referencia, el Maresme.

Nadie se libra del impacto del virus, ni siquiera la cúpula del Departamento de Salud. Después de una semana confinado por ser contacto estrecho de un caso positivo (un conviviente, ha aclarado Salud), el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, también ha dado positivo por coronavirus y se mantiene aislado en su domicilio. Argimon había dado negativo en una primera PCR, pero continuó aislado y, al quinto día, comenzó con sintomatología propia de la covid-19. Una segunda PCR confirmó el diagnóstico.

Riesgo de rebrote al alza

El riesgo de rebrote en Cataluña, el indicador de alerta que mide el crecimiento potencial de la epidemia al combinar la incidencia con la velocidad de expansión del virus (Rt), está a punto de alcanzar el nivel de los peores días de la primera ola. Ahora está en 438 puntos (más de 100 es riesgo alto), muy cerca de los 454 puntos que alcanzó el 20 de marzo. Claro que las situaciones no son comparables. Entonces no se hacían tantas PCR, la foto real de contagios era mucho más incompleta y la presión hospitalaria mucho mayor.

Por ejemplo, entre el 14 y el 20 de marzo, se hicieron 18.345 PCR y el 33,52% (7.759) resultó positivo. En la segunda semana de octubre, en cambio, se hicieron ocho veces más pruebas diagnósticas (145.342) y el porcentaje de positivas, aunque todavía elevado para lo que considera razonable la comunidad científica, es mucho menor: el 10,87%. Se detectan más casos que antes, pero porque se hacen más pruebas. Además, entonces, la velocidad de diseminación del virus era mayor: precisamente porque solo se detectaba la punta del iceberg y el grueso de contagios pasaban desapercibidos, un positivo contagiaba, de media, a cuatro personas, mientras que ahora la Rt es de 1,30. Sobre el número de ingresos y entradas en UCI en esa semana de marzo, Salud no aporta datos, pero sí de fallecidos: entre el 14 y el 20 de marzo murieron 476 personas, mientras que los decesos registrados esta segunda semana de octubre han sido 112.

En cualquier caso, el auge de la pandemia mantiene en vilo al Govern, que no descarta más medidas tras los 15 días de restricciones severas que arrancaron el viernes en toda la comunidad. El Procicat, el órgano del Ejecutivo catalán que coordina la respuesta a la pandemia, ha limitado también los horarios de las tiendas que abren 24 horas (tendrán que cerrar entre las 22.00 y las 7.00) y ha indicado que las áreas de restauración de las estaciones de servicio en carretera podrán servir comida para llevar, pero no se podrá consumir en el interior. Además, el Procicat ha ordenado la suspensión de actividades cívicas y comunitarias grupales presenciales —como las que se hacen en los centros cívicos—, aunque se excluye de esta prohibición las actividades de intervención socioeducativa, extraescolares, comedores sociales y programas de apoyo juvenil.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad


Más información

Lo más visto en...

Top 50