crisis del coronavirus

La curva epidémica se dispara en Cataluña

La comunidad registra más de 200 casos por 100.000 habitantes en dos semanas, la mayor incidencia desde el fin del estado de alarma. El Govern prorroga la limitación de reuniones a seis personas

Clientes en una terraza del barrio de Sants de Barcelona.
Clientes en una terraza del barrio de Sants de Barcelona.Albert Garcia / EL PAÍS

La expansión del coronavirus se acelera en Cataluña. La comunidad ha registrado una incidencia acumulada a 15 días por encima de los 200 casos por 100.000 habitantes, la mayor cifra desde el estado de alarma. En la última semana, el Departamento de Salud ha notificado 8.952 nuevos contagios, un dato que no se daba desde la primera semana de abril, aunque hay que tener en cuenta que ahora se hacen muchas más pruebas de detección y cribados masivos que en la primera ola. “Estamos creciendo, aunque conocemos los brotes y los controlamos. Pero la previsión es que hasta la semana que viene seguiremos creciendo más”, advirtió ya el jueves el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. El Govern ha prorrogado durante 15 días más la limitación de reuniones a seis personas en toda Cataluña.

Argimon ya había avisado la semana pasada que la curva epidémica en Cataluña iba a entrar en una especie de serpentina, con subidas y bajadas que esperaban poder controlar. Sin embargo, la comunidad ha entrado en una tendencia al alza que no se veía desde la primera ola. Entre el 29 de septiembre y el 5 de octubre —última semana de la que se tienen datos completos—, la velocidad de expansión del virus (la Rt, que mide a cuántas personas contagia un caso positivo) ha ido creciendo hasta situarse en 1,27, un nivel superior al que recomienda la comunidad científica (menos de uno) para mantener a raya la pandemia. Asimismo, el riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la pandemia en la comunidad, se sitúa en 256 puntos, el nivel más alto desde finales de marzo.

Además, Salud ha informado de que, en la primera semana de octubre, 541 enfermos de covid-19 han ingresado en los hospitales catalanes, 110 de ellos en cuidados intensivos. Y también han fallecido 87 personas. Aunque la capacidad del sistema hospitalario no está comprometida, actualmente hay 857 personas hospitalizadas, 157 de ellas en estado crítico en la UCI. Desde el inicio de la pandemia, la Generalitat ha contabilizado 179.620 casos de covid-19 y 13.463 fallecidos con la enfermedad o sospecha clínica de padecerla.

Ante el auge de la curva epidémica, la Generalitat se ha echado atrás en su plan de reabrir el ocio nocturno. “Estamos creciendo, pero lo estamos controlando. La prudencia es una de las razones por las que hemos congelado la decisión de reabrir el ocio nocturno”, justificó el jueves Argimon. Además, Salud ha publicado este viernes una resolución por la que prorroga la limitación de los encuentros privados y públicos a un máximo de seis personas. En su resolución, el Departamento considera esta medida “especialmente relevante, ya que se ha constatado que es en el ámbito familiar y social donde se produce un importante porcentaje de los contagios, como consecuencia de la relajación en los controles preventivos para evitarlos”.

La resolución, que firman la consejera de Salud, Alba Vergés, y el de Interior, Miquel Sàmper, explica que la finalidad de prohibir las reuniones de más de seis personas es “intentar controlar la curva de contagios y allanarla e intentar evitar que se tuvieran que adoptar medidas más limitadoras de los derechos de las personas, como sería tener que proceder a acordar el confinamiento, total o parcial, con los evidentes perjuicios que supondría para las personas y para la actividad económica”.

La medida también intenta evitar “el efecto de que la asincronía territorial favoreciera desplazamientos de grupos de personas hacia donde las medidas fueran menos restrictivas e incrementara la transmisión o expansión de la pandemia por todo el territorio”. “Este riesgo se hizo evidente desde que se incrementaron los cribados comunitarios y sus resultados mostraron que muchos de los contagios de la covid-19 provienen de personas asintomáticas, que, en la medida en que no presentan síntomas, hacen una vida o actividad normal”, añade la resolución.

La prohibición de reuniones públicas y privadas de más de seis personas en toda Cataluña no afecta a las personas que son convivientes, ni se aplica en el ámbito laboral, en los transportes, en los centros escolares o en la asistencia a actos culturales, religiosos, deportivos o a manifestaciones, pero sí en la ocupación de mesas o agrupaciones de mesas en los establecimientos de hostelería y restauración, tanto en espacios interiores como en terrazas.

Cribado puerta a puerta

La covid-19 en Terrassa lleva semanas dibujando una curva de contagios en forma de dientes de sierra, con subidas y bajadas, pero siempre al alza. La incidencia acumulada a 15 días en el municipios supera los 360 casos por 100.000 habitantes y la velocidad de expansión del virus está en 1,30, por encima de lo que recomiendan las autoridades sanitarias (por debajo de uno). Para atajar la diseminación de la covid-19, el Departamento de Salud ha puesto en marcha un cribado puerta a puerta en varias zonas de la ciudad con más incidencia.

La estrategia de test masivos vivienda por vivienda ha empezado este viernes en el área de influencia del centro de atención primaria (CAP) Terrassa Est. El próximo día 14, el cribado puerta a puerta con pruebas PCR se extenderá a la zona de referencia del CAP Terrassa Oest. Por su parte, el Ayuntamiento también reforzará su campaña de concienciación sobre el virus y se intensificará la atención domiciliaria para garantizar que los casos positivos o sospechosos cumplen la cuarentena y no salen a comprar.

Lo más visto en...

Top 50