la crisis del coronavirus

Los festivales de cine calculan que perderán “un mínimo de un 25%” de puestos de trabajo

Catalunya Film Festivals ha realizado una radiografía del sector en lo que dure la crisis por el coronavirus y pide ayudas a la Administración

Una imagen de 'Hi AI!', proyectada en el DocsBarcelona.
Una imagen de 'Hi AI!', proyectada en el DocsBarcelona.

La cultura está siendo uno de los campos que más está sufriendo la situación generada por la expansión del coronavirus. En cuanto al sector específico del cine, Catalunya Film Festivals (CFF), entidad que da voz a 48 festivales y muestras cinematográficas en toda Cataluña, ha detallado una radiografía del panorama a raíz de la crisis sanitaria y está manteniendo conversaciones con las distintas Administracions para obtener medidas de apoyo adecuadas para evitar lo que consideran “un descalabro cultural”. En 2020, solo se han podido celebrar en su formato original dos festivales: el Animac, en Lleida, y el Americana Film Fest. Dos, el NonStop Barcelona Animació y Mostra de Cinema Llatinoamericà de Cataluña, ya se han cancelado. Cuatro han adoptado rel formado en línea: el Mecal, el D’A Film Festival Barcelona, el DocsBarcelona y la Mostra Internacional de Films de Dones. Y 14 festivales se han aplazado (10 de los cuales, sin fijar nueva fecha). Los otros 27, la mayoría, siguen a la expectativa tanto de la evolución de las fases de desescalada, como de las medidas sanitarias que se impongan a los acontecimientos en un futuro y de las ayudas que se dirijan a los festivales para poder enfrentar posibles cancelaciones, aplazamientos, adaptación a las medidas sanitarias o virtualización.

Más información

Esta radiografía todavía no puede aportar datos demasiado concretos sobre las pérdidas económicas y de lugares de trabajo, porque “a estas alturas se han cancelado o virtualizado un número pequeño de festivales respecto a los que siguen con la incertidumbre de si se celebrarán, se anularán o tendrán que cambiar el formato”. CFF ha pedido a sus festivales asociados un cálculo de cuántos puestos de trabajo creen que se pueden perder respecto de las ediciones del año pasado y hay un amplio consenso que se perderán, al menos, un 25% (incluyendo personal contratado temporal y proveedores freelance). “Es un porcentaje mínimo porque el volumen de cancelaciones, virtualizaciones o el grado de exigencias de seguridad sanitaria pueden empeorar mucho los números”, han querido matitzar desde la entidad.

Lo que tienen claro los organizadores es que hay que levantar la voz por un sector del audiovisual que consideran que “a menudo tiene poco protagonismo, cuando tiene un peso económico y social importante y también en el tejido industrial, puesto que en muchos casos los festivales son el circuito de difusión primero y natural de los creadores y productores de aquí”.

En las reuniones mantenidas a finales de la semana pasada con los representantes del audiovisual en el ICEC, de la Generalitat, y el ICAA, del ministerio de Cultura, ambas administraciones han abierto la puerta a incorporar medidas de apoyo adecuadas a las diferentes casuísticas en que se encuentren los festivales, ya sea para hacer un cambio de formato o, incluso, por la cancelación de los eventos cuando esta sea la opción que haya que llevar a cabo. En este sentido, la Cataluya Film Festivals pide que el resto de administraciones estudien medidas similares, descartando como solución el aplazamiento a la segunda mitad del año.

Mil películas al año

Los festivales de la Catalunya Film Festivals movilizan anualmente unas 1.000 películas, impulsando la creación, la producción y la difusión de un cine que pretende ser diverso, plural y creativo y que genera nuevos públicos y nuevos proyectos audiovisuales. Llegan a 580.000 espectadores, lo que consideran que evidencia una fuerte impronta social y también económica, y suponen un volumen de puestos de trabajo y de inversión a los territorios que forma parte intrínseca de la industria cultural.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50