Cataluña retrasa la desescalada en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana

La Generalitat propondrá que Lleida, Girona y la Catalunya Central pasen a fase 1 el lunes

Dos personas pasean por una calle de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).
Dos personas pasean por una calle de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).Albert Garcia (EL PAÍS)

La desescalada en Barcelona y su área metropolitana tendrá que seguir esperando. La Generalitat volverá a hacer una propuesta al Ministerio de Sanidad para que las regiones sanitarias de Lleida, Girona y la Catalunya central se unan a la fase 1 el próximo lunes, en la que ya se encuentran Tarragona y al Pirineo de Lleida desde el 11 de mayo. En una nueva propuesta, la consejera de Salud, Alba Vergés, considera que la capital catalana y sus alrededores todavía no está preparada para iniciar el desconfinamiento, aunque admite que están trabajando para tomar alguna medida específica en los próximos días para Barcelona y el área metropolitana.

In English
Barcelona and its metropolitan area will see further delay to coronavirus deescalation

“Las incidencias acumuladas están bajando en todos los territorios”, ha puntualizado Vergés. Pero solo las regiones de Lleida, Girona y la Catalunya Central están listas para pasar a la siguiente fase, según la decisión que ha tomado el Procicat, el comité técnico de la Generalitat encargado de pilotar la pandemia. Esto significa que 1,7 millones de personas se unen a los cerca de 772.000 catalanes de la provincia de Tarragona y el Pirineo de Lleida que entraron el lunes en la fase 1. La consejera ha matizado, no obstante, que el Govern sigue trabajando con los Ayuntamientos para buscar medidas intermedias para Barcelona y su área metropolitana. Vergés ha rechazado concretar cuándo se definiría esta propuesta específica y si se trataría de medidas intermedias (no toda la fase 1) o de retrasar solo unos días más la entrada en la fase 1.

La consejera ha apelado a la distinta realidad de las tres regiones sanitarias que permanecen confinadas para justificar el retraso y la necesidad de estudiar minuciosamente cada caso en particular. “Hay que trabajarlo bien para presentar propuestas adecuadas en estos ámbitos. No es una cuestión de aislar a nadie, sino de tener en cuenta diferencias territoriales y de forma de vivir de la gente en estos. Veremos qué fecha es más apropiada pero no nos queremos ir muchos días más allá, queremos avanzar y ver cómo podemos recuperar la vida con la prudencia necesaria. La implicación de Ayuntamientos es importante”, ha apuntado la titular de Salud. El Departamento puso en marcha una oficina técnica con el Ayuntamiento de Barcelona para decidir conjuntamente la estrategia de la desescalada. “Compartimos la prudencia para que las prisas no nos hagan cometer errores involuntarios”, ha explicado Vergés.

La consejera de Salud de Cataluña, Alba Vergés, en rueda de prensa. En vídeo, Vergés explica este miércoles que la Generalitat propondrá que Lleida, Girona y la Catalunya Central pasen a la fase 1.Vídeo: GENERALITAT | EP

Con su primera propuesta, el Govern dejó fuera de la desescalada a más de seis millones de catalanes. Aunque el Ministerio de Sanidad propugnaba desconfinar por provincias, la Generalitat defendió su plan de avanzar hacia la nueva normalidad por regiones sanitarias, que es la división administrativa que se emplea en el Departamento de Salud, y propuso desconfinar solo tres de las nueve de la comunidad. A pesar de la tendencia a la baja de la curva epidémica en toda Cataluña, el riesgo de rebrote solo era bajo en Terres de l’Ebre, Camp de Tarragona y Alt Pirineu i Aran (esto es, solo el 10% de la población de Cataluña). En cambio, era moderado en las regiones sanitarias de Lleida, Girona, la Catalunya Central, y las zonas Metropolitana Nord y Sud. En el área de Barcelona ciudad, el Departamento de Salud lo catalogó en moderado-alto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para medir el riesgo de rebrote, la Generalitat ha combinado indicadores como la incidencia acumulada en los últimos 14 días, la tasa reproductiva efectiva (cuántas personas infecta un caso positivo) y también el llamado índice EPG, que resulta de multiplicar la incidencia acumulada en 14 días con la tasa reproductiva en los últimos siete días. Cuando el índice EPG es menor de 30, el riesgo de rebrote es bajo; entre 30 y 70, el riesgo es moderado; entre 70 y 100 es moderado-alto, y, a partir de 100, el riesgo se considera alto.

Todas las regiones están ahora en riesgo moderado o bajo, aunque algunas zonas que aspiran a la desescalada, como la Catalunya Central o Lleida, tienen una incidencia acumulada a los 14 días mayor que en las áreas metropolitanas, por ejemplo: de 65 y 48 casos por 100.000 habitantes, respectivamente, en las últimas dos semanas a 55 en la Metropolitana Nord y 38 en la Metropolitana Sud. Pero, además de este parámetro, la consejera ha puntualizado que se miden otros indicadores de forma simultánea. “La decisión no es solo en base a riesgo epidemiológico, sino también la capacidad asistencial para hacer frente a saber si asumimos más riesgo o no, la capacidad de seguimiento de nuevos casos... Esto es lo que nos hace decidir”, ha apuntado Vergés.

Las tres regiones sanitarias que están ya en fase 1 (Terres de l’Ebre, Camp de Tarragona y Alt Pirineu i Aran) son aquellas con menos densidad de población y menos afectadas por el coronavirus. Entre las tres suman 18.000 positivos o sospechosos de infección por coronavirus, apenas el 7% de todos los casos detectados en Cataluña.

La Catalunya central ha registrado 22.444 casos (menos del 10% del total) y 1.401 fallecidos; la región sanitaria de Girona ha notificado 26.598 afectados y 719 decesos; por su parte, Lleida ha reportado 8.275 y 191 muertos. La incidencia acumulada de casos en los últimos 14 días es de 65, 51 y 48 casos por 100.000 habitantes, respectivamente.

El grueso de los casos positivos y muertes, no obstante, se mantienen en torno a Barcelona y su área metropolitana. Dos tercios de los casos positivos están en estas zonas y el 75% de los 11.357 fallecidos registrados desde el inicio de la pandemia en Cataluña, también.

Seguimiento de contactos

El Departamento de Salud asegura tener todo el despliegue técnico a punto para empezar la desescalada. Con el foco puesto en contener posibles rebrotes y detectar lo más precozmente posible la enfermedad, Salud ha desplegado un call center con unos 60 rastreadores para hacer el seguimiento a los contactos de los casos positivos. “Cualquier persona que tenga síntomas compatibles con la covid-19 tiene que ser visitado y ser sometido a una PCR diagnóstica en 24 horas. En el momento de la visita ya se le pide los contactos próximos en las últimas 48 horas, las personas que han estado a menos de dos metros durante al menos 15 minutos. Se le pide el teléfono de estas personas y ya los llamamos desde el call center para explicarles la situación y decirles que tienen que aislarse y monitorizar los posibles síntomas que desarrolle", explica Pilar Saura, directora general de Planificación Sanitaria del Departamento. Este centro de llamadas para hacer el seguimiento de los contactos irá aumentando el personal a medida que las regiones sanitarias inicien la desescalada y llegará a contar con más de 200 personas, según los cálculos de Salud.

Saura asegura que “no hay problema de desabastecimiento” en cuanto a material de protección, otra de las premisas expuestas por el Ministerio para dar el visto bueno a la desescalada en las distintas zonas. Las unidades de cuidados intensivos (UCI), que llegaron a triplicar su capacidad (de unas 600 a 2.000) durante la pandemia, empiezan ya a replegarse, pero Salud garantiza que podrán recuperar estas camas si fuese necesario. Además, el Departamento ya ha anunciado que incrementará un 25% las plazas estables de UCI respecto al inicio de la epidemia (hasta las 825).

Con todo, Salud admite que la incidencia de casos condicionará la desescalada. “Estamos tranquilos en el despliegue de medios. Es el número de casos lo que te puede frenar el paso a una nueva fase”, valora Saura. La incidencia acumulada de casos en los últimos 14 días en Cataluña es la segunda más alta de España, solo por detrás de Castilla y León: casi 51 casos por 100.000 habitantes.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS