SANT JORDI

Los libreros no aplicarán el 10% de descuento el 23 de abril

El sector del libro se guarda el reclamo económico para la jornada del ‘Sant Jordi de verano’, que apunta a julio

Una mujer paga con tarjeta de crédito su compra en una parada de libros en La Rambla de Barcelona durante Sant Jordi.
Una mujer paga con tarjeta de crédito su compra en una parada de libros en La Rambla de Barcelona durante Sant Jordi.Joan Sanchez

El coronavirus va acorralando la diada de Sant Jordi: las medidas de confinamiento y el estado de alarma, que el Gobierno prevé prorrogar esta semana al menos 15 días más, hacen inviable no tan solo la firma de autores y de tenderetes en la calle como ya encajó el sector el pasado 17 de marzo sino también la remota esperanza que se barajaba de que las librerías pudieran abrir puertas con un acceso controlado a su interior. La asunción más clara por parte del mundo del libro de que será una diada anómala es que el tradicional descuento del 10% que se realiza ese día no se va aplicar el próximo 23 de abril, donde las compras serán mayormente on line, con sus costes. La rebaja se dejaría para la jornada ya bautizada entre editores, distribuidores y libreros como el Día del Libro y de la Rosa de verano, que apunta más a julio que a junio, a tenor del calendario de restricciones y el largo desconfinamiento que va imponiendo la pandemia: “Sería lo más lógico, pero aún no se ha tomado una decisión colectiva al respecto”, apuntan fuentes del sector.

En esa línea, algunas librerías catalanas ya han arrancado la campaña del 23 de abril por si sus clientes desean ese día un libro en particular o que le sea enviado a alguien. En algún caso, como el de la carismática librería Documenta de Barcelona, se especifica que en esas compras “no habrá descuento”, refiriéndose al popular 10% de rebaja, mientras remite para ello explícitamente a la jornada especial (“El Sant Jordi fuera de fecha ya llegará”). Si un día no está estipulado como festividad o celebración específica, las librerías sólo pueden aplicar por ley un 5% de descuento en los libros, en tanto en España rige el precio fijo para los mismos.

Mientras, algunas editoriales, a la par que empiezan a estudiar estrategias de visibilidad virtual para el día de Sant Jordi, actualizan los libros de su catálogo disponibles en formato electrónico, como Edicions del Periscopi, o lanzan directamente estos días sus novedades en digital antes que en papel con miras al 23 de abril, dado el incremento que se ha detectado en esos formatos (e-books, audiolibros) durante las tres semanas de reclusión y cierres de tiendas. Es el caso de Penguin Random House Grupo Editorial, que ante el confinamiento ha decidido lanzar inicialmente en e-book la novela La peste, de Albert Camus, best-seller en Francia e Italia en lo que se lleva de pandemia, tras adquirir los derechos mundiales en castellano de toda su obra. O de la editorial Kolima, que ha hecho lo propio con la última novela de Alberto Vázquez-Figueroa, Cien años después, donde refleja en una familia los miedos de una sociedad aún afectada en lo material y lo moral por los estragos de la famosa gripe española.

Lo más visto en...

Top 50