NÚRIA MARÍN, presidenta de la Diputación de Barcelona

“Todas las residencias se quejan de falta de material, personal y soluciones”

La presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L’Hospitalet censura la gestión que está haciendo la Generalitat con las residencias

Nuria Marin, alcaldesa de l'Hospitalet, trabajando en su casa.
Nuria Marin, alcaldesa de l'Hospitalet, trabajando en su casa.EL PAÍS

La presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L’Hospitalet censura a Torra que no aproveche todos los recursos disponibles para luchar contra el virus

La presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín (PSC), pasa casi todo el día confinada en su domicilio de esta ciudad en la que nació hace 56 años. Ha recuperado un estudio que apenas utilizaba para trabajar desde allí y considera que la Generalitat no está aprovechando todos los recursos a su alcance para combatir el virus.

Pregunta. Los alcaldes del PSC del Baix Llobregat enviaron una carta a Quim Torra hace unos días, pidiendo que se pusiera al frente de la crisis. ¿Comparte esa reclamación?

Respuesta. Entiendo la carta, porque en estos momentos de crisis sanitaria es cuando los alcaldes queremos que se den soluciones a los problemas de forma rápida. Quien tiene que liderar esta gestión es la Generalitat a través de los departamentos de Salud, Interior y Asuntos Sociales. Parece que solo hay liderazgo para criticar al Gobierno del Estado, pero no para coordinar todo el talento y el esfuerzo que representan las entidades locales y las diputaciones.

P. ¿Quiere decir que Torra no está liderando la crisis?

R. Están muy bien los discursos, pero lo que necesitamos son decisiones claras, no estudios. Es una emergencia que requiere celeridad, no podemos perder el tiempo.

P. Torra respondió a los alcaldes que ha celebrado muchas reuniones con el mundo local y siempre les ha escuchado.

R. Sí, se han celebrado reuniones y se han guardado las formas, pero no se ha concretado nada. Se han dado explicaciones muy vagas. La Generalitat ha intentado la coordinación con el mundo local, pero deja mucho que desear. El enemigo a batir no es el Gobierno, es el virus y solamente lo vamos a superar si luchamos juntos.

P. Torra volvió a enviar otra carta a todos los alcaldes de Cataluña el pasado el pasado sábado pidiéndoles que hagan un frente común con la Generalitat para exigir al Gobierno que los ayuntamientos dispongan de más recursos. ¿Qué piensa?

R. Agradezco la carta y estaremos de acuerdo en todas las medidas para flexibilizar el control de gasto e inversión de los ayuntamientos, pero ahora lo prioritario es que la Generalitat aborde la situación dramática que se está viviendo en las residencias de la tercera edad y ejerza ya con eficacia sus competencias en esta materia.

P. Parece que este tema es el que peor se está gestionando.

R. Si, porque no han tomado decisiones, que es lo que tiene que hacer uno cuando gobierna. No voy a decir que no hayan hecho absolutamente nada, pero ha sido muy insuficiente. Las residencias de la provincia de Barcelona se quejan todas de falta de material, falta de personal y falta de soluciones por parte del departamento que tiene las competencias, que es el de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias.

P. La polémica con las tarjetas de las becas comedor también fue criticada por los ayuntamientos.

R. Sí, y así se lo manifesté a Torra. Él estaba con su teoría de “confinamiento, confinamiento y confinamiento”, pero, mientras tanto, el Departamento de Educación se planteó que se repartieran 160.000 tarjetas de becas comedor entre todas las familias, pero creíamos que en el siglo XXI había otros mecanismos. En L’Hospitalet movilizamos a cien personas entregando las tarjetas. Así impedimos que se movilizaran las siete mil familias que tenemos becadas. Nadie estaba de acuerdo en la decisión de la Generalitat, pero al final hicimos todo lo posible porque llegaran las tarjetas.

P. Parece que con el Departamento de Salud ha habido mayor coordinación institucional.

R. Sí, no sería justo meter a todo el mundo en el mismo saco. Con la dirección del CatSalud hemos establecido una alianza desde la Diputación para hacer de mediadores con los gremios y habilitar hoteles y sean medicalizados o para alojar personal sanitario. También hemos ofrecido nuestra flota de vehículos para quien lo necesite y con el Vall d’Hebron hemos ofrecido 70 camas que teníamos en una residencia o hemos coordinado el montaje de los hospitales de campaña de Badalona, Sant Cugat o Terrassa o los hoteles de L’Hospitalet para alojar a sanitarios. Con algunos hay voluntad de sumar, con otros es imposible porque no saben por dónde empezar.

P. ¿Se están duplicando las instituciones?

R. La razón de ser de la Diputación es apoyar a los municipios y lo está haciendo. Estamos muy coordinados con todos los ayuntamientos y los alcaldes de la Conca d’Òdena mejor que yo pueden decir quién les está apoyando desde el primer momento. Normalmente no compramos material sanitario, ni contratamos personal psicológico. Debemos ser utilizados en positivo por quien está obligado a gestionar esa crisis, que es la Generalitat. No se están aprovechando todos estos recursos, sino que a veces están enfadando al mundo local. Vemos con desesperación que lo que podría funcionar no funciona.

P. ¿Le toca a la Diputación repartir test de detección del virus a los ayuntamientos de la provincia?

R. Corresponde a la Generalitat. A nosotros nos toca velar por los servicios mínimos que representamos; plantillas de policías locales, protección civil o servicios sociales. Nadie pensará en ellos si no somos nosotros. Ya se han repartido seis mil tests y en unos días llegarán 50.000 más. Estamos invirtiendo recursos para comprar 200.000 mascarillas, batas, patucos o gorras.

P. ¿Tiene algún reparo hacia la gestión que está haciendo el Gobierno?

R. Seguro que hay asuntos mejorables. Yo también me incluyo, con algunos errores no deseados. Pero el Gobierno gobierna y ha adoptado medidas que generan tranquilidad. Salvador Illa está demostrando ser un excelente ministro de Sanidad. El Gobierno está a la altura de lo que se espera.

P. ¿Se debería haber decretado antes el confinamiento más severo?

R. Si diéramos marcha atrás algunas cosas se harían diferentes. No lo sé, sí creo que se han tomado las decisiones en función de los informes técnicos. A toro pasado es más fácil decir lo que se debería haber hecho.

Más información

Lo más visto en...

Top 50